La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) considera que los padres de niños pequeños que no puedan hacer teletrabajo y estén aislados por el coronavirus deberían tener derecho al permiso retribuido, ya que creen que es «un deber inexcusable de carácter público y personal amparado en una situación de salud pública».

A través de un comunicado, OCU asegura que está recibiendo «cientos de llamadas» para aclarar el alcance de la decisión de cerrar guarderías, colegios y universidades en varias comunidades autónomas para evitar la propagación del coronavirus.

Frente a esta situación excepcional, OCU pide que se esclarezca qué ocurre con los servicios pagados en los colegios como ruta escolar, comedor o actividades extraescolares. La organización entiende que «debería estudiarse la posibilidad de devolver el importe proporcional de estos servicios no percibidos».

En cuanto a los viajes ya reservados y pagados, entienden que el coronavirus está dentro de «casos de fuerza mayor frente a un miedo insuperable a contraer la enfermedad o a quedarse aislado en cuarentena lejos de su residencia». «Por lo tanto, el consumidor tiene derecho a cancelarlos sin coste alguno, percibiendo la cantidad adelantada», reclaman.