España | País Vasco | Salud | Sociedad | Vida Sana

El País Vasco no descarta volver a la emergencia sanitaria ante el aumento de casos

El miércoles se registraron 569 nuevos casos de covid-19, 200 más que en la jornada anterior

logo
El País Vasco no descarta volver a la emergencia sanitaria ante el aumento de casos

Playa de La Concha, San Sebastián EFE

Resumen:

El País Vasco ha registrado este pasado miércoles 569 nuevos casos de covid-19, más de 200 nuevos contagios más que en la jornada anterior, y ha alcanzado los 121 pacientes hospitalizados, lo que evidencia «la severidad de la situación», según ha advertido la consejera vasca de Salud, Nekane Murga, que ha afirmado que el Gobierno Vasco estudia declarar la Emergencia Sanitaria si la expansión del coronavirus sigue al ritmo actual y ha considerado que «no es el momento ni la situación» para un confinamiento.

Murga ha comparecido en una rueda de prensa en Bilbao, junto al coordinador del Plan de Vigilancia y Control de la pandemia, Ignacio Garitano, después de que esta mañana se reuniera la Comisión de Seguimiento de la Covid-19, presidida por el Lehendakari. Un encuentro en el que, en palabras de la consejera, se ha constatado «la severidad» de la situación actual, especialmente en Bizkaia.

En función de los datos aportados por Salud, a lo largo del miércoles se han realizado en Euskadi 6.618 pruebas PCR, por debajo de las 7.320 que se habían efectuado el día anterior, a pesar de lo cual la cifra de positivos detectados ha subido en más de 200 casos y se han elevado a 569. No obstante, más de 280 de los positivos se han detectado a través pruebas realizadas a contactos de anteriores positivos entre personas «sin ningún síntoma», ha precisado Murga.

Según informa Europa Press, más del 70% de los contagios corresponde a Bizkaia, que suma 402 positivos (173 más que un día antes). En este territorio destaca Bilbao con 156 contagios, mientras que Barakaldo alcanza los 47, Portugalete 36 y Sestao 28. Zamudio, Getxo y Erandio superan los diez casos.

Por su parte, Álava registra 75 positivos (tres casos más que el martes), 69 de ellos en Vitoria, y Gipuzkoa suma 72 (19 más que un día antes), con el mayor número de casos en San Sebastián (18 nuevos contagios) y Elgoibar y Errenteria (ambos con seis). Los 20 casos restantes corresponden a personas con residencia fuera de Euskadi (11 más que el día anterior).

Más del 20% de los casos detectados en Euskadi en la última jornada se da en personas de entre 20 y 29 años, un total de 120. Además, rondan el centenar los infectados de entre 30 y 39 años y entre 40 y 49 años (con 99 y 98 casos, respectivamente). Los positivos entre las personas de 50 a 59 años suman 71.

Entre la población de menor edad, los niños menores de 9 años registran 38 casos, la misma cifra que la franja de 10 a 19 años. Entre los más mayores, se dan 34 casos de personas de 60 a 69 años, 33 en la franja de 70 a 79, 22 entre los de 80 a 89 y 12 en mayores de 90 años.

En los hospitales vascos, las personas ingresadas en planta se sitúan en 112, tras ser hospitalizados 26 pacientes a lo largo del día de ayer, mientras que en las UCI permanecen nueve pacientes con esta enfermedad, uno más que el martes.

«Todos los indicadores confirman que la afirmación de que el coronavirus va ganando terreno es, un día más, una realidad», ha lamentando Murga, que ha recordado que, en la última semana, cinco personas fallecieron a causa del covid y «el virus ha vuelto a aparecer» en las residencias de personas mayores. De este modo, ha subrayado que «el virus avanza y retrocede lo conquistado con un gran esfuerzo realizado en común».

En este sentido, ha planteado que «superar lo peor de la pandemia fue mérito del conjunto de la sociedad y este retroceso también debe vencerse conjuntamente y evitando todos y cada uno que se pueda producir la transmisión del virus». «No hay otra vía que la responsabilidad», ha insistido.

NO HAY MEDIDAS «MÁGICAS»

Ante los datos de las últimas jornadas, la consejera ha afirmado que se está analizando la situación epidemiológica actual y la posibilidad de que se vuelva declarar la Emergencia Sanitaria, que ya se puso en marcha en Euskadi en las primeras semanas de marzo. «Nuestra idea es, si la gravedad de la epidemia lleva el ritmo que está llevando, considerar que estamos en una situación similar, y sí sería un momento para declarar la Emergencia Sanitaria», ha apuntado.

En todo caso, ha insistido en que se está en «un momento de análisis, estudio y valoración» para ver si la situación «lo justifica y qué nos aporta».

Asimismo, preguntada por la posibilidad de implantar un ‘toque de queda’, Murga ha señalado que «el ocio que puede haber a partir de cierta hora por las personas que están en la calle habitualmente no va a mantener mascarilla y distanciamiento social». «Cerrar locales (de hostelería) pero que las personas se agrupen nos parece que no va a tener el efecto adecuado y suficiente para parar la curva de la epidemia», ha manifestado. Por ello, ha considerado que «es algo que se debe valorar».

En este sentido, la consejera ha advertido de que «no hay ninguna acción mágica» que pueda eliminar los contagios, salvo «un confinamiento», si bien ha subrayado que, en su opinión, «no es el momento para hacerlo ni la situación», que es «totalmente diferente» a la sufrida en marzo.

Por su parte, el coordinador del Plan de Vigilancia y Control de la pandemia ha insistido en que el virus se puede combatir «desde las normativas» del Gobierno, pero los ciudadanos «cada vez que salen de casa, pueden reducir muchísimo el riesgo» al usar mascarilla o el ocio «de forma más medida que antes».

Por lo que respecta específicamente a Bizkaia, la consejera ha anunciado que, este mismo jueves, mantendrá un encuentro con el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, para analizar posibles acciones «eficaces» ante el avance de los contagios.

En todo caso, ha precisado que, a la hora de adoptar medidas, es necesario tener en cuenta cuál es el origen de los casos, para que «realmente tengan su eficacia». En este sentido, ha advertido de que en Bizkaia y sus municipios con mayor población existe «mucha movilidad» y limitar actividades que «no son la causa» no tendría «el efecto esperado».

LOS RASTREADORES

En otro orden de cosas, Murga ha destacado la «extraordinaria labor» que están realizando los profesionales encargados del rastreo de casos, que ha cifrado en 270 personas en Osakidetza, que trabajan en red junto a «otros profesionales de Salud Laboral, medicina preventiva, unidades de vigilancia epidemiológica y Osalan». Su trabajo, ha indicado, está logrando detectar más casos y que la evolución de la curva epidemiológica sea «más aplanada».

En este sentido, preguntada por la petición del Colegio de Médicos de Bizkaia de incrementar el número de rastreadores, ha insistido en que la cifra «ha aumentado en las últimas semanas y, además, estamos haciendo nuevas contrataciones».

En relación a la situación de la Atención Primaria, ha reiterado que con la red de rastreo «se ha contratado a cientos de personas para apoyar» y, en todo caso, ha asegurado que, si hubiera profesionales de medicina familiar y comunitaria y enfermería «para contratar, les contrataremos ahora, en otoño, en invierno».

En todo caso, ha remarcado que «las estrategias de vigilancia y los planes de respuesta sanitaria no servirá de nada si la ciudadanía relaja su grado de concienciación y se mantienen contactos frecuentes y sin medidas de distanciamiento entre las personas». «Debemos limitar al máximo aquellas actividades que supongan agruparnos», ha advertido, subrayando que hay «muchos focos por reuniones familiares y sociales» y también, incluso, en parques.

Finalmente, ha indicado que es «posible» que se esté produciendo transmisión comunitaria en colectivos «muy concretos», como pueden ser los jóvenes. «Entre los más jóvenes la probabilidad de que no haya focos definidos y haya transmisión comunitaria entre aquellos que comparten varios grupos o varias formas de ocio, pasando de estar a una playa, a un botellón o a un partido de fútbol, es posible», ha agregado.

Comentar ()