Mientras en las primeras semanas tras el fin del Estado de Alarma Madrid parecía vivir ajena a los rebrotes, el mes de agosto arrancó con un crecimiento abrupto en los contagios en la región que no ha cesado y que ha multiplicado la incidencia por 10, según los informes del Ministerio de Sanidad.

Con 480 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, la Comunidad de Madrid tiene una incidencia del virus que duplica con creces la media nacional (212). Unos datos que lejos de ser homogéneos, registran situaciones muy diferentes según los distritos y municipios y que que afectan especialmente a un grupo poblacional: el 44,5% de los contagiados en agosto (y el 41,5% desde mayo) son inmigrantes.

Así lo refleja el último informe semanal de la Comunidad de Madrid e implica que la tasa de contagio entre la población inmigrante de Madrid es tres veces mayor que la de los nacidos en España, pues son el 15% de los madrileños y el 44,5% de los contagiados en las últimas tres semanas de agosto.

Por distritos, el mayor índice de contagios coincide también con las tasas más altas de la inmigración en la capital, con Usera, Villaverde y Puente de Vallecas a la cabeza.

Usera, cuatro veces más casos que Chamberí

Según los datos del Ministerio de Sanidad, Madrid diagnosticó este lunes 554 nuevos casos de COVID-19, una cifra que en los últimos días ascendió incluso a los 1.513 diarios del pasado 26 de agosto. Sin embargo, las cifras son muy variables entre los distintos distritos de la capital o los municipios de la región.

Tres barrios de la zona sur de la capital, Usera, Puente de Vallecas y Villaverde, se llevan la peor parte del COVID-19 de toda la región. En las últimas dos semanas han sufrido 798, 761 y 670 contagios por cada 100.000 habitantes, casi cuatro veces más que en la media española y multiplican por más de 10 la incidencia de Asturias, la región con menos contagios.

La situación en estos barrios ya preocupaba hace una semana, cuando las incidencias eran entre una tercera parte y la mitad que las actuales. En ese momento ya se apuntaba a la dificultad para el aislamiento por el tamaño de los hogares y la precariedad laboral como las causas de la explosión de casos en la zona sur madrileña, que ahora se apuntala con el índice de población extranjera contagiado.

Razones que pueden explicar también las grandes diferencias con Chamberí (178 contagios por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, menos de la cuarta parte que Usera), Fuencarral-El Pardo, con 185 o Barajas, con 192, los tres únicos distritos de la capital con una incidencia inferior a la media española.

Alcobendas, Parla y Fuenlabrada encabezan la incidencia

Más allá de la capital, la situación también dista mucho de ser uniforme. Alcobendas y Parla, con 566 y 529 casos por cada 100.000 personas en los últimos 14 días, son los municipios más afectados entre los de más de 50.000 habitantes. Fuenlabrada y San Sebastián de los Reyes son otros de los municipios donde más se ha expandido el coronavirus en los últimos días.

Más hospitalizados y fallecidos en Madrid

El último día de agosto, Madrid es ya el territorio con más nuevos casos por habitante, pero también la región con más hospitalizados y fallecidos en los últimos días, con grandes diferencias respecto al resto de comunidades autónomas. También es la que soporta ya más presión en sus hospitales, con un 15% del total de camas hospitalarias ocupadas por pacientes de COVID-19 por delante de Aragón (14%) y País Vasco (12%).

En un mes (desde el 4 de agosto), los casos de Madrid hasta este martes (según los datos del Gobierno regional) han pasado de 418 a 2.105. Los ingresados han subido de 274 a 1811 y los pacientes hospitalizados en UCI de 38 a 220. Un crecimiento sostenido desde mitad de julio y que supone ya que la mayoría de los fallecidos por COVID-19 en España sean de la región (el aumento de muertos tarda en verse de tres a cuatro semanas tras el aumento de infecciones).

El rápido aumento de la transmisión en Madrid está provocando un cruce de advertencias y acusaciones entre el Gobierno regional y el central, que lleva ya desde la semana pasada advirtiendo públicamente de la situación. El portavoz técnico, Fernando Simón ya dijo el pasado jueves que Madrid debía tomar «medidas drásticas» – y habló en concreto de reducción de la movilidad – para controlar la situación. De momento, Madrid sólo ha llevado a cabo recomendaciones de no salir de casa.

Sin medidas restrictivas, Simón volvió a dirigirse a Madrid este lunes Simón al hablar de la «inquietud» del Ministerio frente a la región y esta misma mañana lo ha hecho el presidente del Gobierno en una entrevista en la Cadena Ser: «Nos preocupa la evolución de la pandemia en Madrid». La presidenta de la región, Isabel Díaz Ayuso, se pronunció el lunes para acusar al Simón de «ensañamiento» con la Comunidad.

La situación es preocupante en Madrid – y de forma general en toda España – a las puertas de la vuelta al cole (que ya ha comenzado en algún centro) y de la vuelta al trabajo, con el déficit de rastreadores sobre la mesa y la posible incorporación de los rastreadores formados por el ejército en algunas comunidades, entre ellas, Madrid.

Mejorar las labores de rastreo se considera fundamental para conseguir controlar la epidemia, además de la implementación de medidas en las zonas más afectadas y que en España encuentran sus mayores concentraciones en Madrid. Otra de las herramientas que se espera pueda ayudar al control del virus es la aplicación Radar Covid, cuya implementación aún está por llegar a Madrid.

España, punto negro del COVID-19 en Europa

Los datos de Madrid (aunque también los de otras comunidades) han convertido a España en el país con más contagios de Europa, como reflejan los últimos informes del Centro Europeo de Prevención de Enfermedades (ECDC).

Mapa de situación COVID-19 en Europa, según el Centro Europeo de Control de Enfermedades.

Con los datos a 31 de agosto,el país con mayor incidencia de casos en Europa es España (205 casos por 100.000 habitantes), seguida de lejos por Malta (94), Francia (88) y Rumanía (84).