Las personas que ya han superado el coronavirus pueden lograr una inmunidad completa con una sola dosis de las vacunas de Pfizer y Moderna, según un estudio preliminar realizado por la Escuela Icahn de Medicina de Mount Sinai de Nueva York. La investigación tiene que ser ahora revisada por pares.

El estudio, publicado en el portal medRxiv, concluye que las nuevas vacunas de ARN, las de Pfizer y Moderna, provocan un aumento muy significativo de anticuerpos con el primer pinchazo en aquellas personas personas que han superado la infección. «Cambiar la política para darles a estas personas una sola dosis de la vacuna no afectaría negativamente a su titulación de anticuerpos (…) y liberaría muchas dosis de vacunas que se necesitan con urgencia», proponen los investigadores.

En el estudio preliminar han participado 109 personas, 41 que habían pasado el coronavirus 68 que no. Todos recibieron su primera dosis en las últimas semanas de 2020. Y los 41 individuos que ya se habían infectado «desarrollaron rápidamente titulaciones de anticuerpos altas y uniformes a los pocos días de la vacunación», indica el informe.

Además, se vio que los que habían desarrollado ya una respuesta inmune generaban diez veces más anticuerpos con la primera dosis que los que no habían pasado la enfermedad tras la segunda. «Varios estudios de seguimiento que ya están en marcha mostrarán si estas primeras diferencias en las respuestas inmunitarias se mantienen a lo largo del tiempo», añaden los investigadores

Niveles de anticuerpos generados tras la primera dosis (en naranja, los que ya estaban infectados)

Un estudio «que hay que coger con pinzas»

El trabajo fue compartido en Twitter este martes por el viceconsejero de Salud de la Comunidad de Madrid, Antonio Zapatero. «¿Bastaría con una dosis en los que han pasado (la enfermedad)?», se preguntaba el que fuera director del Hospital de Ifema.

La experta Mercedes Jiménez, investigadora en el Centro de Investigaciones Margarita Salas del CSIC, advierte sin embargo que «este tipo de estudios hay que cogerlos con pinzas hasta que no se revisen por pares». «La muestra tomada de 109 personas es muy baja para poder extrapolarla a toda la población», indica a El Independiente,.

Las vacunas de Pfizer y Moderna son las primeras de la historia con tecnología ARN y son necesarias dos dosis para lograr un nivel de inmunidad aceptable. «En este tipo de vacunas, la primera prepara al cuerpo y la segunda ejerce un efecto en el que se produce defensas con mucha más intensidad», continúa Mercedes Jiménez. «Pero aquí se da el caso de que los que han pasado la enfermedad tienen una reacción muy fuerte tras la primera dosis, generando suficientes anticuerpos como para estar inmunizados».

Sin embargo, con este coronavirus hay mucha variabilidad en la cantidad de anticuerpos de las personas que han pasado la enfermedad. Algunas generan muchas defensas, otras menos; en algunos casos duran varios meses y en otros solo semanas.

«Eso es un problema para extraer conclusiones válidas con este estudio. Aquí suponen que las personas infectadas tienen un mínimo de anticuerpos, pero eso hay que estandarizarlo», comenta la investigadora. «Para poder utilizar este estudio para discriminar a qué personas pones una dosis o dos, primero hay que estudiar una por una las personas y revisar sus niveles de anticuerpos. Eso implica mucho tiempo y dinero, así que habrá que poner en una balanza los beneficios con los riesgos y los costes».