Salud

Las UCI de Madrid, La Rioja y Cataluña, en la peor situación para una posible cuarta ola

La situación de Canarias también preocupa por su tendencia ascendente - es de las pocas CCAA que está peor ahora que en el valle entre la segunda y tercera ola - y por la llegada de turismo internacional.

Una enfermera trata a un enfermo en el Hospital de Emergencias Isabel Zendal, Madrid (España), a 20 de enero de 2021. El hospital, inaugurado el pasado 1 de diciembre, ha superado ya los 801 pacientes de COVID-19 y los ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) no dejan de crecer cuando aún no se ha superado el pico de la tercera ola de la pandemia del coronavirus.

UCI del Hospital Isabel Zendal en la tercera ola de la pandemia. Eduardo Parra / Europa Press

Los últimos datos del Ministerio de Sanidad revelan que la bajada de esta tercera ola se ha estancado con una ocupación hospitalaria aún muy alta, especialmente en algunas comunidades. Madrid es la que sufre una mayor presión hospitalaria, con el 35% de las UCI ocupadas por enfermos Covid. Ese porcentaje se calcula sobre la cantidad de UCI ampliadas para la pandemia y supone el 92% del total de camas de críticos que había antes del coronavirus. La tendencia, además, va al alza.

También preocupa la situación en Cataluña con un 31,8% de sus camas de críticos ocupadas por la epidemia y La Rioja (32%), las únicas comunidades que se encuentran en este sentido en riesgo muy alto. La ciudad autónoma de Ceuta tiene casi la mitad de sus camas UCI ocupadas por enfermos Covid.

El resto de territorios están por debajo del 25% y nueve de ellas se encuentran en riesgo bajo – Andalucía, Islas Baleares, Cantabria, Castilla La Mancha, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, Murcia y Navarra. Solo Extremadura, por debajo del 5%, encuadra su nivel en «nueva normalidad», según los indicadores del Ministerio de Sanidad.

En cuanto a la ocupación hospitalaria general, Ceuta y Melilla están a la cabeza pero de las comunidades autónomas solo Madrid supera el 10% de ocupación y con la tendencia en aumento. De nuevo Extremadura se sitúa en situación de «nueva normalidad», con menos del 2% de ocupación.

Para Salvador Peiró, epidemiólogo investigador de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunidad Valenciana (Fisabio), preocupan especialmente algunas regiones y destaca el caso de Canarias, una de las pocas cuyos hospitales están ahora más ocupados por Covid (también están peor Cataluña y Madrid) que en el valle de la segunda a la tercera ola. «Están experimentando una subida muy fuerte y como siempre han contenido mucho los contagios aún tienen mucho combustible por quemar. Su riesgo es tener la ola que no han tenido hasta ahora, y aunque al ser una isla pueden controlar mejor las llegadas, ahora pueden recibir cierto nivel de turismo internacional», afirma.

Pese a su situación muy favorable en comparación con el resto, Peiró también alerta de la tendencia al alza en Extremadura, así como Cataluña y Madrid, donde se está viendo aumento en casi todos los indicadores de la epidemia. También la ministra de Sanidad, Carolina Darias, alertaba este miércoles tras el Consejo Interterritorial de Salud que 10 CCAA están ya sufriendo «un claro repunte» y respecto a ayer, han subido su incidencia Asturias, Baleares, Canarias, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valencia, Extremadura, Madrid, Murcia, Navarra, País Vasco y La Rioja. 

Por todo ello la Sociedad Española de Epidemiología emitía esta semana un comunicado en el que incidía en la presión hospitalaria que aún sigue sufriendo España y pedía extremar la prudencia para Semana Santa. Uno de sus portavoces, Federico Arribas, subraya que los niveles epidémicos están ahora «en cifras casi 10 veces superiores a las de junio». «Tras tanto tiempo acumulado de muertes, contagios y hospitalizaciones [la segunda y la tercera ola prácticamente se han solapado] se puede perder la perspectiva, pero el nivel base que tenemos sigue siendo muy alto. A la mínima oportunidad que le demos al virus los casos pueden volver a crecer muy rápidamente», explica el epidemiólogo.

A la Semana Santa es posible que se llegue ya con un incremento de casos con origen en el puente de San José, «todos los puentes hasta ahora han provocado un aumento de los contagios», indica Peiró. El próximo martes, antes de los festivos de Semana Santa, ya podría empezar a percibirse dicho aumento.

En el lado positivo, reconocen ambos epidemiólogos, está el porcentaje de población vulnerable ya vacunada, especialmente mayores que viven en residencias, sanitarios o mayores. «La situación es algo mejor pero estamos en un período muy sensible. Aún hay mucha gente mayor no vacunada y aunque la ola no sea tan aguda, sí se puede generar un problema por la situación hospitalaria, especialmente en algunas comunidades», apunta Arribas.

Ese porcentaje de vacunados puede hacer, explica Peiró, que cambien los parámetros de la epidemia hasta generarse «una mayor diferencia en el aumento de la transmisión y el de casos graves o fallecimientos. Sin embargo, algo preocupa a los expertos, dice Peiró, y es «la variante británica, porque puede provocar crecimientos explosivos». En Asturias, Cataluña, Navarra o Cantabria la B117 ya es la variante mayoritaria del coronavirus pero en otras como Aragón, aún no llega al 20%, según el informe más reciente de circulación de variantes del Ministerio de Sanidad.

Al margen de las restricciones que se impongan finalmente en los próximos días, los epidemiólogos insisten en la necesidad de prudencia y Arribas pide también responsabilidad ciudadana: «Al margen de lo que dicten las autoridades hay que pensar cada uno en lo que puede hacer. A veces el problema de la hostelería es cómo vamos a la hostelería. Hay que pensar que hay que aguantar un poco más ahora que la inmunización está en marcha y poder tener un verano decente», concluye.

Comentar ()