Salud

Rusia empieza a vacunar animales frente al coronavirus: ¿Debería seguirle España?

El Gobierno de Putin ha empezado a administrar su fármaco, Carnivac-Cov, a perros, gatos, visones y zorros.

Un perro con mascarilla en Líbano durante la pandemia de Covid.

Un perro con mascarilla en Líbano durante la pandemia de Covid. Omar Zoheiry / Dpa

Rusia ha comenzado a vacunar a sus mascotas en los últimos días. El país ha desarrollado Carnivac-Cov, la hasta ahora única vacuna autorizada del mundo para perros, gatos, visones y zorros, que aprobó el pasado 31 de marzo.

El fármaco es “una vacuna inactivada con sorbato”, explica a El Independiente el epidemiólogo veterinario y profesor de la Universidad de Zaragoza, Ignacio de Blas. “Es parecida, por ejemplo, a las humanas desarrolladas por Sinovac y Sinopharm. Utiliza el virus inactivado mediante un medio químico que en caso de Carnivac-Cov es un sorbato”.

Rusia ha justificado su lanzamiento porque “puede prevenir el desarrollo de mutaciones virales, que ocurren con mayor frecuencia durante la transmisión entre especies del virus», dijeros investigadores a Reuters tras el inicio de la vacunación. Los ensayos en animales del fármaco habían comenzado el pasado octubre y la protección de anticuerpos ha sido demostrada durante seis meses tras la vacunación. “La vacuna es muy similar a otras de otros coronavirus que afectan a animales pero se ha desarrollado muy rápido y parece que sólo da seis meses de inmunidad”.

Necesidad o «golpe de efecto»

Mientras que el director del centro de investigación de donde salen las vacunas rusas del Covid (también la Sputnik V), Alexander Gintsburg, afirmaba en un medio ruso que “la siguiente etapa de la epidemia es la infección por el coronavirus de los animales domésticos y de granja», De Blas ve esta vacunación “más como una publicidad o un golpe de efecto que una necesidad real del mercado, porque las evidencias de que los animales puedan contagiar a humanos son bajísimas”.

De la misma forma opina el profesor del Grado en Veterinaria de la Universidad Europea, Fernando Esperón, que cree que “esta información hay que tomarla con mucha prudencia”. “Apenas hay notificados contagios de animales a personas y hasta donde se sabe tampoco las nuevas variantes tienen procedencia en animales, por lo que me parece un gasto inútil de recursos en este momento”, afirma.

Hasta el momento, Esperón recuerda que la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) no recomienda la vacunación de animales de compañía. También fuentes de la Organización Colegial Veterinaria (OCV) de España declaran a El Independiente que “la vacunación de animales de compañía en España no es una necesidad imperiosa, además de carecer de una vacuna específica como en Rusia. De haberla, debería administrarse primero a gatos, más propensos que otras especies a padecer coronavirus”.

¿Debería España vacunar a las mascotas?

Ni la Organización Colegial Veterinaria ni los dos profesores consultados consideran oportuna en este momento la vacunación de animales de compañía. En España hay estimadas más de 6,7 millones de perros y 3,8 de gatos de compañía, según los datos de 2019 de la Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos para Animales de Compañía. Harían falta unas 10,5 millones de vacunas solo para estos animales registrados.

«Una excepción podría ser el visón, donde sí se ha visto algo más de transmisión», plantea. El caso más sonado en Covid y visones se dio en Dinamarca, el mayor exportador mundial de las pieles de estos animales. El Gobierno decidió sacrificar a 17 millones de visones en el país tras detectar una variante en ellos que podía escapar a las vacunas, tal como describió British Medical Journal.

En España también se llegaron a sacrificar cerca de 100.000 visones en Aragón y la ONG WWF los denominó «bomba biológica» por el riesgo de contagio del SARS-CoV2 el pasado diciembre. Por ello, especialistas como Esperón consideran que este tipo de vacunas «es útil tenerlas como herramientas, de manera que si la situación lo requiera, se pueda empezar a vacunar de forma ágil».

Si la situación se diese, España no tendría por qué encontrar trabas añadidas para desarrollar sus vacunas veterinarias como ha ocurrido con las humanas, ya que en nuestro país sí hay industria farmacéutica veterinaria «con el know how y la capacidad de producción para ponerse en marcha de ser necesario», afirma Esperón.

España también prepara vacunas Covid para animales

El papel de los perros y gatos en el coronavirus (también hurones y linces) también se vigila en España ya desde febrero de 2020. El laboratorio VISAVET de la Universidad Complutense de Madrid analiza desde entonces PCR de animales, las secuencia genéticamente, establece relaciones epidemiológicas y recoge cómo pasan los animales la enfermedad.

La actividad de este laboratorio la resumía a El Independiente en febrero José Manuel Sánchez-Vizcaíno, catedrático de Sanidad Animal y responsable de los proyectos. Su laboratorio también infecta animales para estudiar el comportamiento de la enfermedad. «Los exponemos a estornudos artificiales que serían como los producidos por una persona para averiguar con qué carga viral se infectan. Así, podremos ir viendo el cuadro clínico que desarrollan, porcentualmente cómo es este cuadro y si son capaces de infectarse entre ellos, a otras especies o a humanos”, explicaba el científico.

En su laboratorio se trabaja desde hace ya meses en dos candidatas a vacuna veterinaria frente al Covid. «Una se basa en el virus inactivado y la otra en la producción in vitro de la proteína S. “De momento parece que no son reservorios activos ni transmiten la enfermedad, pero seguimos vigilando el virus y buscando variantes, por lo que estamos preparándonos por si fuera necesario hacer una vacunación”.

Te puede interesar

Comentar ()