El género documental se ha convertido en uno de los principales aliados de la lucha contra el cambio climático, un fenómeno complejo que puede y debe abordarse desde multitud de perspectivas distintas. Afortunadamente, tenemos a nuestro alcance multitud de largometrajes y series televisivas dedicadas tanto a la divulgación de sus causas y consecuencias como a la sugerencia de soluciones. Estos son algunos de los documentales de temática medioambiental más celebrados por el público y la crítica durante la última década.

Mañana (Cyril Dion, Mélanie Laurent, 2015)

Contra todo pronóstico, Mañana se convirtió en un fenómeno social en Francia al atraer a más de un millón de espectadores a las salas de cine. La actriz Melanie Laurent (Malditos Bastardos, El Concierto) se une al también actor y activista Cyril Dion en este inspirador documental que muestra distintos proyectos pioneros concebidos para resolver problemas económicos, sociales y ecológicos. Ambos directores viajan a diez países distintos para conocer a personas que están reinventando la agricultura, la energía, la democracia y la educación. Factores todos ellos incluidos en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible planteados como prioridades por Naciones Unidas. De hecho, la película se exhibió en la Conferencia de París de diciembre de 2015.

La creatividad, la economía del bien común y el respeto a la naturaleza vertebran las historias que componen esta película. Entre ellas, la del movimiento Transition Towns (ciudades en transición) a favor de la agroecología, la permacultura y el consumo de bienes de producción local, o la iniciativa británica de huertos ecológicos comunitarios Incredible Edible. Al poner voz y rostro a personas comunes y corrientes, pero sumamente comprometidas con su entorno, Mañana invita al espectador a plantearse qué puede hacer a nivel individual para conseguir un mejor futuro para todos.

Antes de que sea tarde (Fisher Stevens, 2016)

“Si uno pudiera saber la verdad sobre el daño que ya le hemos hecho al planeta y cuánto tiempo nos queda para encontrar soluciones antes de que todo el ecosistema colapse, ¿querría saberla? Ya no podemos hacer la vista gorda sobre este problema y esperar que se solucione por sí solo. Tengo la esperanza de que este documental sea un llamado de atención sobre el destino inexorable que nos espera si no actuamos”. Las palabras corresponden a Fisher Stevens, director de este aclamado documental realizado con el apoyo de National Geographic y la producción ejecutiva de Martin Scorsese, entre otros.

El actor Leonardo DiCaprio es el hilo conductor del largometraje, cuyo tema central es el cambio climático y sus consecuencias en el planeta. Un aviso a navegantes que incluye entrevistas a los ex presidentes de Estados Unidos Barak Obama y Bill Clinton, el ex secretario general de la ONU, Ban Ki-moon o el Papa Francisco. Conocemos también la opinión de científicos, activistas ambientales, investigadores de la NASA y conservacionistas forestales.

La edad de los estúpidos (Franny Armstrong y John Battek, 2009)

Filmada en siete países distintos a lo largo de tres años, La edad de los estúpidos es un documental centrado en la responsabilidad de la mano humana en el calentamiento global del planeta. El actor Pete Postlethwaite encarna el papel de un anciano del año 2055 que contempla con horror las consecuencias mediombientales de un mundo arruinado. El drama y el humor (negro) se intercalan en esta cinta, que fue financiada mediante crowdfunding.

Una verdad muy incómoda: ahora o nunca (Jon Shenk, Bonni Cohen, 2017)

Diez años después del estreno de Una verdad incómoda, Al Gore vuelve a la primera fila de la lucha contra el cambio climático en este documental dirigido esta vez por Jon Shenk y Bonni Cohen. Fortalecido por el descrédito de los negacionistas que pusieron en tela de juicio los alarmantes datos sobre el calentamiento global ofrecidos en aquella primera parte, el ex videcepresidente norteamericano prosigue su labor de concienciación social y llamamiento a la participación de políticos, empresas y ciudadanos para salvar el planeta.

En este largometraje, Al Gore se entrevista con mandatarios como el ministro de Energía de India, quien expone sus razones para seguir utilizando carbón; Laurent Fabius, ministro francés de Asuntos Exteriores en los días de la Cumbre de París, o el alcalde de una de las ciudades de Filipinas arrasadas por el tifón Haiyan. También se reúne con varios políticos republicanos, que se adhieren al discurso ecologista y la necesidad de promover las energías renovables, mostrando así las fisuras que ha introducido el cambio climático en el seno de la administración de Trump.

El Hielo perdido (Jeff Orlowski, 2013)

Cartel del documental ‘El hielo perdido

 

Dirigido por Jeff Orlowski, este documental de National Geographic fue aclamado por la crítica internacional y premiado en el Sundance Film Festival 2012. El reconocido fotógrafo James Balog y su equipo nos adentran en la profundidad del Ártico para mostrar la verdadera dimensión del cambio climático. Una aventura de tres años de duración por lugares remotos del globo (Islandia, Groenlandia, Alaska, Montana) con el objetivo de capturar el fenómeno del deshielo y sus repercusiones en la naturaleza. El documental muestra imágenes impactantes de este cambio geológico. Esta película fue nominada al Oscar en 2013.

Diez mil millones (Peter Webber, 2015)

El director Peter Webber se pone al frente de esta producción audiovisual que recoge las conclusiones del estudio liderado diez años antes por Stephen Emmot, director de ciencia computacional de Microsoft, basado en las predicciones que un equipo de científicos aventuró sobre cómo sería la vida en la Tierra a finales del siglo XXI. Dicho estudia plantea los retos a los que la raza humana, que para entonces habría alcanzado los diez mil millones de habitantes, deberá enfrentarse teniendo en cuenta que la limitación de los recursos naturales.

Cowspiracy (Kip Andersen, Keegan Kuhn, 2014)

Un análisis crítico de la industria ganadera y su impacto sobre el medio ambiente. Cowspiracy, el secreto de la sustentabilidad explica por qué este sector económico es el principal responsable del calentamiento global, por encima del transporte y la minería, sobre todo por la enorme cantidad de gas metano que expulsan las vacas (150 billones de galones al día). Además, la ganadería consume más agua que toda la humanidad y sus desechos se vierten en el mar, contaminándolo. La película también apunta al poder económico y político detrás de esta industria.

Catching the Sun (Shalini Kantayya, 2016)

A través del testimonio de activistas, trabajadores y empresarios de Estados Unidos y China, este documental cuenta la historia de personas sin empleo que han encontrado una segunda oportunidad en la pujante industria de la energía solar. Una película trata de desmontar la idea falsa de que las fuentes de energía limpias conllevan la pérdida de prosperidad económica.

No impact Man (Laura Gabbert, Justin Schein, 2009)

Este documental estrenado en el Festival de Sundance de 2009 retrata un experimento llevado a cabo por el escritor Colin Beavan, su esposa y su hija. El reto consistió en llevar una vida plenamente sostenible –con cero impacto medioambiental- en la ciudad de Nueva York durante un año. No usar el ascensor de su edificio, desprenderse de los electrodomésticos, separar los residuos en origen, reciclar y realizar compost con los materiales orgánicos, no utilizar transportes motorizados, no consumir plásticos ni cosméticos, comer alimentos producidos a no más de 15 kilómetros de su hogar evitando carnes y pescado o reducir al mínimo indispensable el uso del agua y la electricidad son algunas de las medidas adoptadas por esta familia, que también realiza acciones de impacto positivo directo como colaborar con la limpieza del río Hudson, rescatar aves y cooperar con la económicamente de organismos benéficos.

Plastic Planet (2009)

Vivimos en la Edad del plástico. Este material sintético, cuya producción supera los 230 millones de toneladas al año, se ha vuelto omnipresente en nuestra vida cotidiana a pesar de los devastadores efectos que tiene sobre el ecosistema -e indirectamente también sobre nuestra salud-. El plástico es capaz de mantenerse en la tierra y en el agua durante más de 500 años y puede modificar también nuestro sistema hormonal debido a los aditivos tóxicos con los que se elabora. El realizador austriaco Werner Boote dedicó diez años a investigar cómo este derivado del petróleo está destruyendo el mundo y a entrevistar a científicos y representantes de esta industria.

Con la validación de: quiero