El Ayuntamiento de Madrid no promoverá los desarrollos urbanísticos del sureste madrileño tal como los heredó: la construcción de más de 100.000 viviendas a lo largo de 43 millones de metros cuadrados, con una inversión total estimada de 13.000 millones de euros, según sus promotores. Una de las operaciones urbanísticas más grandes de España –junto con la Operación Chamartín– concebida hace 20 años y que parecía estar a punto de desbloquearse, para alegría de las constructoras.

Así se lo ha comunicado el miércoles 7 de junio el concejal de Urbanismo, José Manuel Calvo, a representantes de la federación de asociaciones vecinales madrileñas (FRAVM): “El Ayuntamiento ha planteado que hay que reformular los términos de los desarrollos del sureste como la edificabilidad, la inversión en equipamientos o el horizonte temporal para levantar el centenar de miles de viviendas”, cuentan testigos a El Independiente.

El ayuntamiento ha dicho que hay que “replantear” los términos

Los futuros nuevos barrios afectados están rodeados por el distrito de Vicálvaro y las localidades de San Fernando de Henares y de Rivas-Vaciamadrid. Se trata de Valdecarros (48.000 viviendas), Berrocales (22.500), Ahijones (15.400), Los Cerros (15.000) y El Cañaveral, que podría albergar a 14.000 casas: en éste último desarrollo ya se han empezado a construir viviendas pero todavía quedan miles por hacer, además de dotaciones y equipamientos urbanos. El Ensanche de Vallecas, en el mismo área, ya está finalizado.

En total son más de 100.000 viviendas (115.000) que generarían, además de la inversión de 13.000 millones mencionada, casi 100.000 puestos de trabajo, siempre según la versión de los promotores. En los últimos meses las patronales del sector han venido exigiendo al Consistorio de Manuela Carmena más suelo para construir vivienda nueva ante la amenaza de una burbuja en la capital.

Los promotores prometen miles de trabajos, dinero y salir de la burbuja

Una opinión que no comparte la FRAVM. “Lo que el ayuntamiento nos ha planteado en la mesa de trabajo es una buena noticia”, subraya un representante. “Ahora tendremos que ver la alternativa que nos planteará la Corporación, probablemente en la próxima reunión que celebremos”.

Vecinos del sureste protestan contra el desarrollo de los Berrocales, en febrero de este año.

Vecinos del sureste protestan contra el desarrollo de los Berrocales, en febrero de este año. AV LA COLMENA

El pasado 18 de abril, el presidente de la federación vecinal, Enrique Villalobos, destacó en una entrevista con este medio el ensanche vallecano -ya terminado- como ejemplo urbanístico de lo que no hay que hacer: “El ensanche de Vallecas tiene una edificabilidad de 40 viviendas por hectárea y es aberrante porque todos los expertos dicen que una edificabilidad sana está entre 60 y 90 viviendas/hectárea”, explicaba el activista. “Si cogemos los planes de cada uno de esos desarrollos, el que más edificabilidad tiene son 26 viviendas por hectárea. ¿Cuánto dinero tendrá que poner luego el Ayuntamiento para los servicios, urbanización, dotaciones? Es insostenible”.

Para la FRAVM, Berrocales, Ahijones o Los Cerros eran “insostenibles”

La guerra entre empresarios, agrupados en torno a la asociación Madrid Este, y la Corporación de Ahora Madrid está servida. Nacido hace exactamente una semana, el colectivo Madrid Este está formado por los propietarios de suelo con proyectos urbanísticos en el sureste de Madrid, representados en las juntas de compensación de los desarrollos de Los Berrocales, Valdecarros y Los Cerros.

Madrid Este ha denunciado reiteradamente la “parálisis” y está respaldado por la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid (Asprima). Su debut, antes de conocerse la decisión municipal de reorganizar el urbanismo del sureste, evidenció la mala relación entre Gobierno local y la asociación promotora: “El lanzamiento de nuestra página web se encuadra dentro de un momento de escasez de nueva vivienda en Madrid”, rezaba la nota de prensa enviada a los medios; “y con fuertes subidas de precio en la vivienda dentro de la capital, tanto de compra, como de alquiler”.

Ahora Madrid rebajó la edificabilidad de la Operación Chamartín un 20%

Cibeles tiene aún que concretar la alternativa: este medio no ha podido contactar con ningún portavoz de Desarrollo Urbano Sostenible (DUS), la denominación que la concejalía de Urbanismo recibe con Ahora Madrid.

Todos estos proyectos vienen recogidos en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 1997 y cuentan con dos sentencias favorables del Tribunal Supremo, la última en 2012. La crisis económica se encargó de dejar los desarrollos en el limbo durante años y años, una situación muy parecida a la de la Operación Chamartín que arrancó hace un cuarto de siglo: las negociaciones entre BBVA y ayuntamiento han rebajado un 20% la edificabilidad, desde las 17.000 hasta las 13.500 viviendas. ¿Seguirá el sureste de Madrid el mismo camino?