Economía | Empresas

Aena, paralizada a la espera de que el Gobierno elija un nuevo presidente

El Ministerio de Fomento confirma que va a respetar el plan estratégico aprobado por la compañía y no se congelará ningún proyecto, pero nadie en el grupo de aeropuertos toma decisiones de calado hasta que no haya un nuevo jefe al frente.

logo
Aena, paralizada a la espera de que el Gobierno elija un nuevo presidente
Aena sufre en bolsa tras la dimisión de su presidente.

Logo de Aena en el Aeropuerto de Gran Canaria.

Resumen:

Aena tenía previsto presentar hace justo un mes (el pasado 4 de junio) su nuevo plan estratégico 2018-2021. Y también se iba a desvelar el contenido de la nueva hoja de ruta del grupo aeroportuario a analistas e inversores. Ni una cosa ni la otra.

El éxito de la moción de censura y la caída del Gobierno de Mariano Rajoy trastocaron los planes. Y la puesta de largo del nuevo plan estratégico de Aena quedó aplazada. De momento sigue sin haber una nueva fecha para la presentación.

El consejo de administración de la compañía –controlada por el Estado con una participación del 51% del capital a través de Enaire- ha aprobado formalmente el nuevo plan, así que oficialmente sigue siendo el proyecto de futuro de la compañía.

El Ministerio de Fomento pretende respetar el contenido del plan aprobado, según confirman a El Independiente fuentes oficiales del departamento ahora dirigido por José Luis Ábalos. No se va a parar ningún proyecto de los contemplados en la hoja de ruta planteada por el grupo. Sin embargo, el cambio de Gobierno ha provocado de facto  un parón en la actividad corporativa de Aena.

La salida del grupo del actual presidente, Jaime García-Legaz, es más que segura. Y aunque el Ministerio de Fomento insista en que el plan estratégico sigue plenamente en pie, hasta que no designe a un nuevo presidente la compañía está “paralizada” y “nadie da un paso más que lo necesario” para mantener la actividad operativa normal de los aeropuertos, confirman a El Independiente fuentes conocedoras de la situación del grupo.

“No hay posibilidad de hacer nada. No se toma ninguna medida para avanzar en el nuevo plan estratégico, ni para fomentar la internacionalización de la compañía… La compañía está paralizada”, y así estará hasta que haya un nuevo presidente.

De momento, no hay plazos concretos para el relevo del máximo ejecutivo, que en principio no se producirá hasta que se renueven los miembros del consejo de administración designados por el Estado.

Aena tenía previsto presentar hace justo un mes (el pasado 4 de junio) su nuevo plan estratégico 2018-2021. Ese día estaba organizado un acto para la presentación en sociedad por todo lo alto, con el hasta entonces ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, como maestro de ceremonias. Y también se iba a desvelar el contenido de la nueva hoja de ruta del grupo aeroportuario a analistas e inversores. Ni una cosa ni la otra.

El éxito de la moción de censura y la caída del Gobierno de Mariano Rajoy trastocaron los planes. Y la puesta de largo del nuevo plan estratégico de Aena quedó aplazada. Y de momento sigue sin haber una nueva fecha para la presentación. El consejo de administración de la compañía –controlada por el Estado con una participación del 51% del capital a través de Enaire- ha aprobado formalmente el nuevo plan, así que oficialmente sigue siendo el proyecto de futuro de la compañía.

El Ministerio de Fomento pretende respetar el contenido del plan aprobado, según confirman a El Independiente fuentes oficiales del departamento ahora dirigido por José Luis Ábalos. No se va a parar ningún proyecto de los contemplados en la hoja de ruta planteada por el grupo. Sin embargo, el cambio de Gobierno ha provocado de facto  un parón en la actividad corporativa de Aena.

La salida del grupo del actual presidente, Jaime García-Legaz, es más que segura. Con un perfil claramente político y vinculado abiertamente al PP, la marcha se da por descontada. García-Legaz fue secretario de Estado en los gobiernos de Rajoy y ha ocupado otros cargos en grupos públicos durante sus mandatos.

Y aunque el Ministerio de Fomento insista en que el plan estratégico sigue plenamente en pie, hasta que no designe a un nuevo presidente la compañía está “paralizada” y “nadie da un paso más que lo necesario” para mantener la actividad operativa normal de los aeropuertos, confirman a El Independiente fuentes conocedoras de la situación del grupo.

“No hay posibilidad de hacer nada. No se toma ninguna medida para avanzar en el nuevo plan estratégico, ni para fomentar la internacionalización de la compañía… La compañía está paralizada”, y así estará hasta que haya un nuevo presidente.

De momento, no hay plazos concretos para el relevo del máximo ejecutivo, que en principio no se producirá hasta que se renueven los miembros del consejo de administración designados por el Estado. La próxima reunión del consejo de administración está prevista para el 24 de julio, pero podría convocarse uno o varios consejos extraordinarios para abordar los cambios en la cúpula (primero los de los nuevos consejeros y, tras ellos, los del nuevo máximo ejecutivo).

El nuevo plan hasta 2021

El nuevo plan estratégico de Aena, ahora en una situación de impasse, marcaba grandes objetivos de futuro, ligados a la expansión internacional del grupo y a la explotación de macroproyectos inmobiliarios en las inmediaciones de los aeropuertos de Madrid y Barcelona, entre otros hitos.

Además, Aena se había comprometido a mantener durante los próximos tres años una generosa política de dividendos, que contemplaba repartir un 80% de sus beneficios entre sus accionistas cada ejercicio. Un compromiso que suponía una verdadera lluvia de millones para el Estado, que en tres años podría ingresar entre 1.600 y 1.700 millones de euros en dividendos de confirmarse las previsiones de beneficios del grupo que manejan las casas de análisis.