Economía | Empresas MOBILE WORLD CONGRESS 2019

Telefónica y Orange abren la vía para que te lleves todos tus datos al cambiar de compañía

Pallete reclama al nuevo Gobierno y a la UE un nuevo marco regulatorio. “¿Señala en alguna parte la teoría de la competencia que es necesario un operador móvil por cada millón de habitantes en Europa?”

logo
Telefónica y Orange abren la vía para que te lleves todos tus datos al cambiar de compañía
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. Efe

Resumen:

Los datos que tú generas son tuyos. Y como lo son, debes poder tener un control total sobre ellos. Debes poder hacer con ellos lo que quieras: borrarlos, sacarles rentabilidad si alguna empresa está dispuesta a ofrecer algo a cambio de acceder a ellos cambio de acceder a ellos… Y también debes poder llevártelos cuando cambias de compañía de telecomunicaciones.

Con estas máximas como guía de trabajo, hace un año se creó un grupo de trabajo liderado por la patronal tecnológica mundial GSMA e integrado por varias telecos europeas para impulsar el diseño de fórmulas que permitan una portabilidad íntegra de los datos entre operadores cuando los clientes pasan de una compañía a otra.

En el marco de esta cooperación, Telefónica y Orange han aprovechado el primer día del Mobile World Congress (MWC), que se celebra esta semana en Barcelona, para presentar la primera especificación de portabilidad de datos entre telecos.

Según ha desvelado el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, en el discurso inaugural del MWC, la propia Telefónica y Orange han diseñado una solución de transferencia de datos personal desarrollada por el grupo de trabajo continental.

El grupo de trabajo –denominado Data Portability Cooperation-, colabora en la definición de un estándar común de portabilidad de datos que facilite que los usuarios puedan llevarse sus datos, tal y como contempla el nuevo Reglamento Europeo de Protección de Datos (GDPR por sus siglas en inglés) que entró en vigor en mayo pasado.

Las telecos dicen estar comprometidas con que este proceso de portabilidad salvaguarde la privacidad y la seguridad de los datos personales al tiempo que garantice a los usuarios el control sobre los mismos. Pero al mismo tiempo, las compañías aspiran a que aprovechar el potencial que brinda la futura economía de datos respetando siempre los derechos de los ciudadanos sobre sus datos.

Telefónica lleva un año trabajando con la francesa Orange y la alemana Deutsche Telekom para impulsar un modelo de portabilidad para que los clientes se lleven sus datos cuando dejan de serlo y los puedan trasladar a su nueva compañía, y pretende sumar a otras operadoras al proyecto.

Las compañías pretenden que la industria de las telecos asuma su modelo de portabilidad y que la GSMA -la asociación que organiza el Mobile World Congress en Barcelona y que agrupa a 800 operadores de telecomunicaciones y a cerca de 300 tecnológicas ligadas a la telefonía móvil- convierta el formato diseñado por la compañía en estándar internacional.

El presidente de Telefónica ha hecho un llamamiento al uso transparente de los datos por parte del sector y la sociedad. “Los datos pueden ser una poderosa fuente de bienestar social”. En la nueva economía de datos, las personas necesitan confianza, saber cómo se utilizan los datos que generan y poder ejercer el control sobre los mismos, según se destaca desde la compañía española. Álvarez-Pallete lleva tiempo reclamando una nueva constitución digital que defina los derechos fundamentales de los ciudadanos en el mundo digital. “Creemos que el uso de los datos debe ser transparente y estar guiado por valores firmes y la ética”.

Nueva regulación del sector

El presidente ejecutivo de Telefónica también ha aprovechado su discurso inaugural del MWC para pedir a la Comisión Europea y a la Eurocámara que salgan de las elecciones de abril, así como a los nuevos gobiernos que salgan de las urnas –también al nuevo Ejecutivo español post28-A- que conviertan en una prioridad el establecimiento de un marco regulatorio para el sector «más valiente» y «justo para todos».

«¿En qué parte de las constituciones está escrito que el sector de las telecomunicaciones tenga que ser la única industria deflacionaria?  ¿Señala en alguna parte la teoría de la competencia que es necesario un operador móvil por cada millón de habitantes en Europa? ¿Por qué tenemos que adquirir el mismo espectro una y otra vez?», se ha quejado Álvarez-Pallete.

El ejeuctivo ha abogado por un marco regulatorio «nuevo y más valiente» de cara al despliegue próximo de las redes de 5G que requerirán de grandes inversiones por parte de las operadoras, que no se podrá hacer con un marco regulatorio de ancien regime como el actual.

En este sentido, Pallete ha reclamado a los reguladores que con la llegada del 5G estén abiertos a «una nueva estructura de mercado» y creen un «campo de juego justo» con las mismas reglas para los mismos servicios. En su opinión, el objetivo de los reguladores debe ser «simplificar y reducir» la regulación, porque de otra manera se perderá mucha de la «cara innovación» que se ha realizado en la nueva tecnología móvil 5G antes de que se despliegue.

Asimismo, ha urgido también a los gobiernos a distribuir el espectro «de forma racional» y concederlo por más tiempo. Alvárez-Pallete ha criticado que los gobiernos usen el 5G más como una manera de hacer caja en el corto plazo que como una forma de acelerar la digitalización que requieren la economía y la sociedad.

Las quejas de Vodafone y Orange

Por su parte, el consejero delegado del Grupo Vodafone, Nick Read, ha remarcado que en Europa no ha logrado encontrar un equilibrio entre regulación, competencia e inversión en el sector de las telecomunicaciones como otras regiones del mundo y ha reconocido que parte de la culpa de esta situación la tiene la propia industria,

En este sentido, ha asegurado que el sector ha tendido a ser «un poco proteccionistas» y no ha colaborado lo suficiente, lo que ha favorecido la entrada de las empresas de Internet (OTT) en campos como la mensajería. Además, ha agregado que no han sido lo suficientemente rápidos a la hora de atender a las necesidades de los consumidores.

Read ha señalado además que todo esto ha provocado que los reguladores estén más presentes en el sector y haya una regulación más extensa que crea mucha competencia, un espectro fragmentado y pobre comportamiento de las redes. En este sentido, ha subrayado que la era del 5G es un gran oportunidad para reflexionar, cambiar y avanzar.

En su opinión, esto pasa por tres aspectos: recuperar la confianza de los clientes y ser más trasparentes y simples en servicios, precios o planes; una mayor colaboración en la inversión y más compartición de redes; y mejorar tanto el impacto en el medio ambiente como los retornos a los accionistas, informa Europa Press.

El consejero delegado del Grupo Orange, Stephane Richard, ha remarcado que el sector tiene varios desafíos por delante, el primero de los cuales pasa por ser más eficientes operativamente en un momento en que hay muchas expectativas en el despliegue de nuevas redes de 5G y fibra. En concreto, se ha mostrado preocupado a corto plazo por el riesgo de desabastecimiento en la cadena de suministro global, que genera «gran preocupación» en la industria.

En esta línea, también ha remarcado la importancia de demostrar que el sector puede crear valor y generar retorno a las inversiones en un entorno cada vez más competitivo y con presiones regulatorias. De hecho, Richard ha advertido que más competencia y regulación significa menos crecimiento.