Economía | Empresas 90.000 PLAZAS EN LAS COSTAS DE BARCELONA, GIRONA Y TARRAGONA

Desplome de los viajes del Imserso en Cataluña: el 70% de las plazas se quedará sin vender

Las grandes redes de agencias alertan de un parón total de las ventas de los viajes a Cataluña mientras que ya hay listas de espera para reservar en otros destinos de costa.

logo
Desplome de los viajes del Imserso en Cataluña: el 70% de las plazas se quedará sin vender
Pasajeros acceden a pie al aeropuerto de El Prat por el corte de los accesos por manifestantes independentistas.

Pasajeros acceden a pie al aeropuerto de El Prat por el corte de los accesos por manifestantes independentistas. efe

Resumen:

La tensión política en Cataluña amenaza con pasar factura a su principal actividad económica. Desde el sector turístico no se oculta la preocupación el golpe millonario para el negocio al que se expone si se alargan los disturbios en Barcelona, como ya sucedió hace dos años tras las protestas y la inestabilidad política tras el referéndum del 1-O.

El frenazo de la demanda de turistas amenaza con poner en jaque uno de los pilares del negocio turístico en Cataluña en la temporada baja. El programa de viajes del Imserso -estancias subvencionadas para pensionistas para sostener la actividad hotelera fuera de la temporada alta- ha arrancado esta semana la comercialización para este año y se está produciendo un auténtico frenazo de las ventas de viajes a Cataluña.

Esta misma semana se han puesto a la venta en las agencias de viajes 90.000 plazas del programa de turismo social a los destinos de Cataluña (en las costas de Barcelona, Girona y Tarragona). La venta de la mitad de esas plazas arrancó el lunes en algunas comunidades autónomas y la comercialización de la otra mitad se inicia hoy mismo.

Hasta el momento, las ventas de viajes hacia Cataluña están congeladas. Las grandes redes de agencias de viajes, que son las que concentran la venta de gran parte de los paquetes del Imserso, alertan de que el parón de la comercialización a los destinos catalanes es dramático y auguran que, si no cambia radicalmente la tendencia, pueden quedarse sin vender el 70% del total de viajes previstos para esta temporada, según confirman a El Independiente varias fuentes del sector.

Los pensionistas están dejando vacantes los viajes programados para Cataluña para los próximos meses de otoño e invierno, mientras que no dejan de crecer las listas de espera para reservar en otros destinos de costa y en las islas. “Entre quedarse en una lista de espera o ir a Cataluña, los pensionistas están optando por la lista de espera. El desplome de ventas puede ser brutal”, explican fuentes de una las grandes agencias de viajes españolas.

“Si no se produce un repunte de las ventas que ahora mismo nadie prevé, el destino Cataluña va a ser un desierto este invierno y los hoteles de las zonas de costa lo van a sufrir”, apuntan desde otra red minorista que también comercializa los viajes del Imserso.

El parón de ventas en Cataluña y el exceso de demanda hacia otros destinos puede acabar abriendo otro negocio paralelo. Y es que los grandes grupos de agencias cuentan con ofertas específicas para mayores ajenas al programa del Imserso y también con descuentos, y en el sector se da por hecho que parte de los pensionistas que se queden en listas de espera pueden acabar contratando paquetes alternativos.

El temor a un agujero millonario

El sector turístico teme que la tensión política en Cataluña le vuelva a pasar factura. Desde Exceltur, el lobby que agrupa a una treintena de las mayores compañías turísticas del país, se advierte del enorme golpe para el sector que tendría para la demanda de viajeros extranjeros una persistencia de las imágenes de disturbios en Barcelona.

La asociación empresarial no cuenta con una estimación de cuál sería el impacto para el sector y a la postre dependerá de si las algaradas son un problema coyuntural o si se alargan en el tiempo. La preocupación en esta ocasión es mayor que en años anteriores porque las manifestaciones hasta el momento se han concentrado en infraestructuras clave para el turismo catalán como el aeropuerto de Barcelona y las líneas de AVE.

Exceltur, en cualquier caso, advierte de que el impacto puede acabar siendo similar, o peor, que el sufrido en los meses posteriores al 1-O. En ese momento, el frenazo ligado a la inestabilidad política en Cataluña restó tres décimas de PIB al sector turístico, lo que supuso una merma de 319 millones de euros de actividad turística.