Economía

La vacuna contra el coronavirus no reparará el impacto económico de la pandemia

Según los analistas de Bank of America, el hallazgo de una vacuna efectiva beneficiará en mayor medida a los países que más han tardado en controlar el virus

EFE/Juan Ignacio Roncoroni

Frenará la caída, pero no será reparadora. La vacuna contra el coronavirus servirá para retomar la senda de crecimiento en la economía pero no contribuirá a paliar el daño que ya ha hecho la pandemia. En Europa, la vacuna no hará que se recupere el PIB del último trimestre de 2019. Así lo creen los analistas de Bank of America, que destacan tres aspectos claves por los que la vacuna no será la panacea ya que consideran los efectos de la pandemia “permanentes”. 

En primer lugar, los analistas ponen en duda la eficacia de cualquiera de las vacunas que se acabe aprobando y produciendo. “Las vacunas pueden aprobarse incluso si sólo protegen a la mitad de las personas que se la pone, pueden prevenir enfermedades serias en lugar de prevenir la infección, la inmunidad puede no durar mucho, particularmente si el virus muta frecuentemente”, apunta Ethan S. Harris, responsable de economía global del área de análisis del banco estadounidense.

Harris también cuestiona la producción y distribución de las vacunas y teme que se produzca una nueva batalla por conseguirla, como pasó con el suministro de mascarillas y otros productos sanitarios. “Ya hay una lucha por ser el primero en conseguir la vacuna, con un número de países haciendo cola para conseguir provisiones de una o de varias candidatas a vacuna”, destaca el economista.

Por último, el responsable de economía global señala que por mucho que haya una vacuna y esta llegue a todo el mundo, también habrá ciudadanos que no estén dispuestos a ponérsela. De hecho, el debate por el uso de las mascarillas ya está presente en muchos países, entre ellos España, por lo que Harris se pregunta: “si las mascarillas son inaceptables, ¿qué pasa con las inyecciones de un nuevo fármaco?”.

Tarde para ser un milagro

Los analistas, además, consideran que la vacuna llegará tarde para ser un milagro capaz de restaurar las economías afectadas. Aunque hay inversores que la consideran un “punto de inflexión que empujaría la economía global hasta la plena ocupación”, desde Bank of America creen que para que se hubiera convertido en una “cura milagrosa” esta tendría que haber llegado en primavera. De esta forma, “se habría reducido el confinamiento y se hubiera evitado un mayor daño en la economía”.

Ante los avances de los distintos laboratorios, los expertos del banco para la Zona Euro han dibujado un nuevo escenario en el que la vacuna llegaría en enero del próximo año y no en la segunda mitad de 2021, como pronosticaban anteriormente. En este nuevo “escenario optimista” con “más de un año en modo pandemia, el daño sobre la economía parece permanente, advierten Rubén Segura-Cayuela y Evelyn Herrman. 

El daño sobre la economía parece permanente»

Bank of America

Para Europa, una vacuna que llegase en enero sería “buenas noticias”, indican desde Bank of America. Con una incidencia del virus menor que en otras partes del mundo en este momento, “una vacuna ayudaría a Europa a afrontar mejor estos retos”: las restricciones de actividades y movilidad. “Quizá no veremos a consumidores recuperando las visitas a restaurantes que se perdieron en 2020, pero quizá vuelven antes a los modelos pre-covid”, opinan.

“Una vacuna puede impedir un mayor daño a la economía y acelerar, en cierto modo, el retorno a un nivel de actividad “normal”. Pero no puede curar el daño hecho hasta entonces”, subrayan.

Previsiones macroeconómicas

El daño es irreparable, sin embargo, una vacuna en el primer trimestre de 2021 empujaría al PIB de la Zona Euro al 5,5% con respecto al 4,3% que estima el banco norteamericano. Las previsiones para España pronostican una caída del PIB del 12,1% este año y un rebote del 4,9% para el próximo.

El impacto del coronavirus que prevé que el banco se encuentra entre los más negativos. BBVA Research lo estima en un -11,5%, la AIReF, en un 12,8% y el Banco de España de hasta el -15% si se produce un escenario de riesgo. El Gobierno, por su parte, estimó el descenso en el -9,2%, en mayo.

En cuanto al rebote que apunta Bank of America es también de los más negativos. Sólo la AIReF prevé que el crecimiento del PIB español el próximo año esté por debajo del 6%. La Comisión Europea lo cifró en el 7,1% y el Banco de España consideró que podría ser del 7,7% en su proyección más favorable.

¿Quién se beneficiará más de la vacuna?

En opinión de los analistas, la vacuna será un estímulo para aquellos países que han tenido más dificultades para contener el virus. Por ello, apuntan que Estados Unidos se verá más beneficiado que Europa, y el Viejo Continente, más que China.

¿Volverá la Zona Euro rápidamente a los niveles previos al coronavirus? Los analistas creen que no y culpan de ello a la respuesta fiscal: “ha sido demasiado pequeña y ha llegado demasiado tarde”.

Comentar ()