Economía | Salud

Los hosteleros de Madrid esperan un aumento de la facturación si se aprueba el cierre perimetral

En el puente del 12 de octubre, los bares y restaurantes de la capital aumentaron sus ventas un 25%

Imagen de unas terrazas en el Paseo del Prado durante el puente del 12 de octubre

Imagen de unas terrazas en el Paseo del Prado durante el puente del 12 de octubre EP

Los hosteleros de Madrid creen que el cierre perimetral que podría implementarse en la Comunidad podría tener un impacto positivo en el sector, tal y como se vio en el puente del 12 de octubre. «En el Puente del Pilar la facturación aumentó un 25%», señaló el martes por la noche a El Independiente Juan José Blardony, director de la asociación Hostelería Madrid. No obstante, los datos siguen siendo alarmantes: el agujero que se calcula por la pandemia en 2020 es de más de mil millones de euros. «La actividad está recortada en un 60%», advierte.

Será nuevamente el cliente madrileño el que nos apoye y nos saque de esta situación»

El día de la Hispanidad, cuando no se podía salir ni entrar en Madrid salvo causa justificada, las terrazas estaban prácticamente llenas en la capital. «Es cierto que acompañó el buen tiempo y nos sienta un buen precedente de cara a los dos puentes que nos vienen», señala Blardony sobre los festivos en Madrid del 2 y 9 de noviembre, ambos en lunes.

Un cierre perimetral de Madrid parece sobre el papel una buena noticia para los hosteleros, ya que en los próximos dos puentes no se espera prácticamente turismo y los únicos movimientos que podrían son salidas de la capital. «No podemos predecir qué va a ocurrir, pero el precedente del último puente está ahí», indica Blardony. Además, las temperaturas parece que subirán en los próximos días

Las Navidades a la vuelta de la esquina

El Puente del Pilar fue un «balón de oxígeno» para los casi 20.000 locales de hostelería de Madrid, que cuentan con cerca de 7.000 terrazas. Sin embargo, advierte Blardony, la situación general sigue siendo alarmante y cada nuevo contagiado supone un nuevo impedimento para el sector, uno de los más castigados por la pandemia.

Las terrazas actualmente están abiertas a un 75% y el interior de los locales a un 50%. «Pero las barras, que siempre han rendido un montón, están cerradas ahora. Y lo peor de esta situación es la incertidumbre que hay. Es un momento muy complicado», indica el presidente de los hosteleros de Madrid.

Al contrario de lo que se pueda pensar, los meses de octubre y noviembre son muy buenos para la hostelería madrileña. «En consumo en Madrid es bastante estable. El mayor consumo es en lo meses de mayo y junio, después baja en julio y agosto y se recupera en septiembre. Después, octubre, noviembre y diciembre son buenísimos: no solamente por los puentes, es que hay muchísimo movimiento».

Este año el movimiento será más bien poco. Tanto en los puentes como en la Navidad. No habrá prácticamente turismo, ni grandes reuniones familiares, ni cenas de amigos ni de empresa… «Las navidades para nosotros suponen el 20 % de la facturación anual. Nosotros valoramos en 1.136 millones de euros las pérdidas que puede suponer la pandemia únicamente en 2020», explica Blardony. «La situación es muy complicada».

Terrazas con estufas, la salvación

Para la campaña invernal, los hosteleros apostarán fuerte por las estufas para mantener las terrazas abiertas lo máximo posible. España siempre ha sido un país de terrazas, pero con la llegada del frío las mesas se recogían y los clientes buscaban sitio en la barra y en los interiores.

«En los países del norte de Europa, como Alemania o Dinamarca, sí están acostumbrados. Aquí lo vamos a vivir este año. Con la pandemia, dependemos sobre todo de las terrazas. Es una situación nueva, inédita», dice Blardony. «En Hostelería Madrid hemos conseguido que las terrazas tengan estufas de gas sin tener que solicitarlas al ayuntamiento».

.»Lo que tenemos claro es que sin turismo, será nuevamente el cliente madrileño el que nos apoye y nos saque de esta situación».

Comentar ()