Economía | Finanzas

La banca reduce sus provisiones pese a las advertencias del Banco de España

Fachada de la sede central del Banco de España, en Madrid.

Fachada de la sede central del Banco de España, en Madrid. EP

Los cinco bancos que cotizan en el Ibex 35, Banco Santander, BBVA, CaixaBank, Bankinter y Sabadell han presentado sus resultados trimestrales en las últimas semanas. Todos han logrado beneficios en los tres primeros meses del año y han reducido las provisiones con respecto a las últimas presentaciones. La banca confía en que la situación es hoy mejor que hace un año y por ello ha sido más optimista en sus balances de lo que le gustaría al Banco de España.

El supervisor bancario es consciente de que la morosidad apenas ha crecido durante el último año, gracias a las medidas que se han puesto en marcha por la pandemia. Préstamos, moratorias y políticas de mantenimiento de rentas han permitido que la banca no sufra impagos significativos. Sin embargo, la institución que dirige Pablo Hernández de Cos considera que las consecuencias de la pandemia todavía son desconocidas y por ello pide a las entidades que sean prudentes.

“La crisis económica derivada de la pandemia ha presionado negativamente la rentabilidad de los intermediarios financieros, particularmente a través de las necesidades de dotaciones de provisiones, menor margen de intereses y deterioro de activos intangibles”, recogía el Banco de España en el último informe sobre Estabilidad Financiera, publicado a finales de abril. En esta línea, añadía, “la materialización de los riesgos mencionados presionaría adicionalmente el riesgo de crédito y aumentaría la morosidad y los efectos negativos sobre la rentabilidad del sector bancario”.

Por ello, el supervisor pide que el “esfuerzo” realizado en provisiones durante 2020 se mantenga “en el tiempo, e incluso incrementarse dependiendo de la efectividad de las medidas de apoyo y de la evolución del escenario macroeconómico”.

No obstante, los bancos son más optimistas que el supervisor y confían en la recuperación en los próximos meses y, en consecuencia, mejores resultados en los siguientes trimestres.

Bankinter

El banco que dirige María Dolores Dancausa fue el encargado de abrir la temporada de resultados del sector. Bankinter logró un beneficio de 148 millones de euros hasta marzo, un 13,8% más que hace un año y por primera vez en doce meses la entidad no incluyó provisiones por la pandemia del coronavirus. De hecho, las provisiones se redujeron un 5% hasta los 102 millones de euros, a fecha de marzo de 2021.

El director financiero de la entidad, Jacobo Díaz, descartó más provisiones extraordinarias y se apoyó en las perspectivas macroeconómicas del Banco Central Europeo y del Banco de España: “han mejorado en el conjunto de los próximos tres años”, indicó.

Sabadell

En la misma línea ha actuado Banco Sabadell, que ha reducido sus dotaciones para insolvencias y otros deterioros hasta los 354 millones de euros, 331 millones excluyendo las provisiones de la filial británica TSB. En el primer trimestre de 2020 la entidad destinó 454 millones de euros a posibles insolvencias y deterioros. En el informe financiero, el banco explica que la cuantía es menor en el último trimestre ya que en 2020 se incorporaron provisiones extraordinarias por la crisis del coronavirus.

Después de ejecutar un plan de reestructuración y junto a la mejora de la economía, Sabadell espera que sus resultados mejoren a partir del segundo trimestre. Hasta marzo, la entidad se apuntó un beneficio de 73 millones de euros.

BBVA

BBVA volvió a los niveles previos a la crisis del coronavirus y logró un beneficio de 1.210 millones de euros, en parte por incluir menores provisiones en el balance. La partida de provisiones cerró el primer trimestre de 2021 con un saldo acumulado negativo de 151 millones de euros, frente a los 300 del primer trimestre de hace un año.

“Todavía vivimos tiempos de mucha incertidumbre debido al Covid, pero soy optimista”, señaló Onur Genç, consejero delegado del banco durante la presentación de resultados de los tres primeros meses del año.

Santander

Santander también ha reducido las provisiones por insolvencias. En concreto, lo ha hecho un 25% con respecto al trimestre anterior, de 2.650 a 1.992 millones de euros. La entidad que preside Ana Botín anunció una partida extraordinaria de 1.600 millones de euros en el primer trimestre del año pasado, este año, al no destinar dinero al Covid de forma específica, el banco logró un beneficio de 1.608 millones de euros.

Con todo, el consejero delegado del banco, José Antonio Álvarez, explicó que las provisiones de la pandemia se mantienen sin liberar, pese a la mejora de las perspectivas macroeconómicas.

CaixaBank

En el caso de CaixaBank, la entidad mantiene la provisión por riesgo de crédito de 1.252 millones de euros que destinó el pasado año en anticipación a las consecuencias del Covid-19. Esta provisión aumenta hasta los 1.803 millones tras sumar los 551 millones que Bankia guardó para la pandemia.

En cuanto a las dotaciones para insolvencias, el banco incorpora 174 millones de euros en el primer trimestre del año, frente a los 515 que provisionó en el mismo trimestre de 2020. Si se excluyen las provisiones para insolvencias previstas tras la integración de Bankia, el total pasa de 5.755 a 5.797.

Te puede interesar

Comentar ()