Economía | Finanzas

La fiebre inversora duplica las operaciones de los brókeres de la banca en 2020

La pandemia, la volatilidad y el hundimiento de las bolsas animaron a los minoristas a lanzarse a invertir

Interior de la Bolsa de Madrid.

Interior de la Bolsa de Madrid. Efe

La pandemia ha revolucionado el mundo de los mercados y ha impuesto una gran volatilidad que sigue presente pese al paso de los meses. Especialmente relevante ha sido para las bolsas, que sufrieron un hundimiento en las primeras semanas de la pandemia y que continúan sin levantar cabeza del todo, algo que miles de pequeños ahorradores españoles han aprovechado para lanzarse a invertir.

2020 ha sido un gran año para las plataformas de inversión y, como es lógico, también para las que gestionan los bancos españoles. Las principales entidades del país que cuentan con un bróker han duplicado sus operaciones de compraventa de valores (acciones, ETF, warrants…) y han visto su número de clientes dispararse al calor de la caída de las bolsas y de otros factores que han animado a los inversores a buscar en los mercados una alternativa rentable para sus ahorros.

La volatilidad, el mayor acceso a las plataformas de inversión y las ganas de probar están detrás de esta fiebre inversora

ING ha sido uno de los que ha vivido con mayor intensidad esta evolución. Las operaciones de su bróker se incrementaron más del doble, un 134% en 2020 respecto al año anterior, mientras que se abrieron un 60% más de cuentas de valores a lo largo del ejercicio.

Entre la banca online, los clientes del bróker de Openbank crecieron un 20%, mientras que las operaciones de compraventa lo hicieron un 96% (y la mayor parte fueron compras de acciones). La filial digital de Santander apreció que los clientes de entre 20 y 35 años aumentaron considerablemente su inversión en acciones, si bien fueron los de 40 y 50 años los que destacaron en 2020.

Su matriz tampoco se quedó atrás. Los usuarios del bróker de Santander aumentaron un 48%, mientras que el volumen de operaciones lo hizo un 62% (la mayoría, el 55%, fueron compras, un porcentaje superior al registrado en 2019). El afán por invertir se percibió durante todo el año, pues aislando los primeros dos meses de la pandemia (marzo y abril) las operaciones crecieron un 50%.

En Bankinter, los clientes del bróker realizaron 1,7 millones de operaciones en 2020, lo que supone un 84% más. La entidad ganó clientes en este segmento, pues consiguió duplicar las altas (+105%) tras sumar 18.624 nuevos registros a lo largo del año. En marzo y abril, este bróker incrementó sus clientes un 400% y un 263%, respectivamente.

CaixaBank, por su parte, experimentó un aumento del 118% de las operaciones a través de su bróker en 2020, es decir, más del doble que en el ejercicio precedente, hasta superar el millón de transacciones.

Fiebre inversora

Detrás de esta fiebre inversora se encuentran varios factores. Entre los más importantes, el hecho de que los españoles han querido sacar tajada de los fuertes recortes de las cotizaciones que han sufrido las compañías. En el caso del Ibex 35, el descenso ha sido del 15% en el año, si bien el interés de los inversores no ha estado centrado solo en el mercado español, especialmente el de los jóvenes.

Los menores de 40 años vieron un mayor atractivo a las acciones de Wall Street. De acuerdo con los datos de ING, ya el pasado otoño los millenials habían aumentado un 45% su inversión en Bolsa respecto a 2019 y acudieron al mercado americano mucho más (+285%) que los mayores a esa edad.

Sin embargo, ha habido otros factores que han desatado esta fiebre inversora. El hecho de que los españoles tengan ahora un mayor conocimiento del mundo financiero que antes de la pasada crisis les anima a tomar más riesgos, algo a lo que ayuda el hecho de que la inversión sea más accesible que nunca.

No en vano, «los clientes son mucho más exigentes y quieren tomar partido de sus decisiones de inversión», como explicaban hace algunos meses a este periódico desde XTB. Y es posible que esta fuerza inversora se mantenga en el tiempo, aunque con menor intensidad. Lo que está claro es que la pandemia también ha cambiado las reglas del juego de los mercados.

Te puede interesar

Comentar ()