España | País Vasco

A Sánchez y Urkullu se les ‘atraganta’ el Concierto Económico

logo
A Sánchez y Urkullu se les ‘atraganta’ el Concierto Económico
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe al lehendakari, Íñigo Urkullu.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe al lehendakari, Íñigo Urkullu. EFE

Resumen:

En el último minuto se les atragantó el Concierto Económico. Todo marchaba razonablemente bien tras las intensas reuniones contrarreloj llevadas a cabo esta semana y que tenían como objetivo alcanzar el acuerdo antes del inicio de campaña electoral la pasada medianoche. El Gobierno vasco parecía tocar ya con los dedos las cuatro competencias que el Ejecutivo de Pedro Sánchez se había comprometido a transferir. Sin embargo, en el último momento la negociación encalló en el Concierto Económico vasco. Su aplicación para cerrar la valoración económica que las cuatro materias debían tener para ser cedidas definitivamente a Euskadi -y descontadas del Cupo- impidió el acuerdo. Por ello, ni la autopista A-68, ni el seguro escolar, ni la aplicación de la legislación para productos farmacéuticos o las ayudas para las jubilaciones derivadas de EREs pasarán a manos de la Administración vasca ni podrán ser enarboladas por el momento como un logro más del PNV en Madrid.

Esta mañana el Gobierno de Iñigo Urkullu no podía ocultar su malestar por la posición que el Ejecutivo central mantuvo anoche en la que fue la tercera y maratoniana sesión de negociaciones. Se había avanzado mucho en los aspectos jurídicos de la cesión, en la definición de cada una de las transferencias y su incidencia, “pero no tanto en la parte económico financiera”, reconocía hoy el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka: “El Gobierno vasco defiende la misma posición que los últimos 30 años, con la misma concepción del régimen concertado y aplicación de los mismos modelos. No hemos encontrado correspondencia por el Gobierno central”. La mayor distancia en las valoraciones económicas se refiere a la cesión del tramo de 77,5 kilómetros de la autopista AP68 a su paso por Euskadi.

Las diferencias económicas impidieron cerrar, en el último minuto antes del inicio de la campaña, el acuerdo sobre transferencias

La diferencia económica radica en la valoración del impacto económico de cada una de las materias de acuerdo al modelo marcado por el Concierto Económico vasco, al igual que “los últimos 30 años”, recordaba hoy el Ejecutivo de Urkullu. Erkoreka subrayaba esta mañana que Euskadi tiene su “singularidad” y que por tanto la vigencia del Concierto Económico no permite ceder materias aplicando el mismo modelo que “a otras autonomías”. Los negociadores vascos reclamaban ayer que se continuará con la misma fórmula económico-financiera que se ha empleado históricamente, la última vez hace apenas cinco meses cuando el Gobierno de Sánchez cedió al País Vasco la titularidad de la autopista AP-1 y dos líneas de ferrocarril.

Celaá, “son flecos”

Las negociaciones de ambas delegaciones no están rotas pero parece complicado que se puedan producir avances significativos durante las próximas dos semanas. “Es una negociación artesanal, no se puede aplicar a todas el mismo troquel”. Pese a ello, Erkorkea no cerraba la puerta a que puedan darse algunos contactos en los próximos días que permitan desbloquear la situación, “el Gobierno vasco no está en campaña electoral”. El portavoz de Urkullu no se ha atrevido a fijar una nueva fecha para poder dar por cerrado el compromiso asumido por el Gobierno, que en sólo dos semanas entrará en funciones.

Tras el Consejo de Ministros celebrado esta mañana, la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá ha apuntado que la “voluntad” de completar la cesión de las competencias a Euskadi continua en pie y que se llevará a cabo una vez superados “los flecos” que restan. Celaá ha quitado importancia al malestar manifestado por el Gobierno vasco y ha recordado que la valoración económica de las cuatro materias se puede hacer “de distintas maneras” y que es ahí donde se tendrá que alcanzar un consenso entre la partes: “Se va a hacer, tal y como está indicado en la agenda que se envió”. Un calendario que establecía que las cuatro competencias que se negociaron hasta última hora de ayer y a contrarreloj, con la esperanza de poder cerrarlas antes del inicio de campaña, serían cedidas antes de mayo.