España | País Vasco

Alfonso Alonso: "Debemos volver con fuerza a un discurso centrado, abierto y moderno"

La debacle ha sido general en todo el país pero particularmente contundente en el PP vasco, tanto por su carácter simbólico como cuantitativo. La formación que lidera Alfonso Alonso no sólo no ha logrado representación alguna en el Congreso y el Senado en los tres territorios vascos, sino que su nivel de apoyo ha tocado suelo y se ha situado por debajo de la barrera de los 100.000 votos. En sólo tres años, los populares del País Vasco han perdido 54.000 votos al obtener poco más de 95.500 apoyos en las urnas de este domingo, lo que supone el peor resultado en unas elecciones generales. El balance del 28-A ha llevado al presidente del PP en el País Vasco ha culpar de modo indirecto a la «dinámica nacional» que levaba el partido y a reclamar un regreso a la centralidad para recuperar la formación.

Sin citar al presidente del PP, Pablo Casado, al que los populares en Euskadi no apoyaron en su mayoría -respaldaron a Soraya Sáenz de Santamaría-, el malestar en la dirección del PP vasco por la estrategia electoral marcada por Génova en estas elecciones ha sido evidente desde antes del inicio de la campaña. Además de la imposición de las candidaturas en Vizcaya, donde la dirección nacional relevó al veterano Leopoldo Barreda por la joven Beatriz Fanjul e impuso en Guipúzcoa la candidatura de Iñigo Arcauz, además de la de Javier Maroto en Alava, que sí contaba con consenso, el giro discursivo impuesto por Casado desde su llegada ha sido visto con recelo por los populares vascos.

Horas después de conocerse los resultados electorales, Alfonso Alonso lo manifestó de modo claro al asegurar que lo que ahora necesita el partido es retroceder en sus posiciones y «volver a representar lo que siempre hemos representado, esos sentimientos, valore e ideas que son capaces de formar mayorías»: «El PP volverá con fuerza con un discurso, como el que siempre me ha gustado, centrado, abierto y moderno capaz de representar a todos».

De 323.000 a 95.500 votos

Los malos resultados del PP en Euskadi le dejan en una delicada situación de cara a las elecciones municipales y forales de dentro de un mes. Lejos quedan los tiempos en los que la formación logró, bajo la presidencia de Carlos Iturgaiz, su techo electoral con 323.235 votos en unas elecciones generales en el año 2000 y siete diputados. Casi dos décadas después Iturgaiz ha abandonado la política tras haber sido desplazado en la lista a las elecciones europeas del 28-M, una decisión de la dirección nacional del partido que no fue bien asumida por los populares vascos.

La pérdida de votos del PP en Euskadi se produce fundamentalmente en Vizcaya, donde el PNV ha logrado capitalizar muchos de ellos. El descenso también es significativo en Álava, hasta ahora la provincia con mayor peso de los populares y por la que competía el vicesecretario de Organización y director de campaña. Javier Maroto que finalmente se ha quedado sin escaño, en beneficio de EH Bildu. La pérdida de sufragios alaveses es importante al caer de 34.000 a 24.000 votos. Otro buen número de votos hasta ahora del PP se han marchado a Vox, en cambio, Ciudadanos apenas ha arrebatado apoyos a los populares, ya que la formación naranja ha sufrida una leve pérdida de respaldado en el País Vasco.

Te puede interesar

Comentar ()