España | Madrid

Ayuso gana fuerza en las encuestas pese al ruido mientras la izquierda pierde apoyos

La media en intención de voto del PP en los 10 últimos sondeos publicados para la Comunidad de Madrid es del 30,72%, más de siete puntos por encima de lo que obtuvo Díaz Ayuso en las autonómicas de 2019

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. EFE

La batalla por el control sanitario en Madrid, que ha tenido como último exponente la intervención unilateral del Gobierno mediante la declaración del estado de alarma, no se ha traducido en desgaste electoral de una de las protagonistas de esta guerra fría entre administraciones. Muchas han sido las afrentas que ha encarado Isabel Díaz Ayuso no sólo en las últimas semanas, sino en los últimos meses a costa de defender su tesis frente a la de Moncloa para detener la expansión del virus, o a razón de las múltiples polémicas -rastreadores, gestión en residencias, crisis de Gobierno…- que han ensombrecido su aún corta trayectoria al frente de la Comunidad de Madrid.

Pero aunque su liderazgo se ha puesto en cuestión decenas de veces, y no sólo por parte de la oposición sino también dentro de las filas de su propio partido, los votantes que hoy elegirían a Díaz Ayuso si hubiese adelanto electoral en Madrid no sólo se mantienen, sino que se disparan en los sondeos privados, mientras que la izquierda no varía su resultado en el mejor de los casos y se desangra por algunos de sus flancos en la Asamblea de Madrid.

Hasta en tres sondeos realizados en los primeros días de octubre Ayuso mejora sus resultados electorales respecto a las autonómicas de mayo de 2019. Y en dos de ellas, en concreto las realizadas por Electomanía y SyM Consulting, el PP ganaría las elecciones y recuperaría el primer puesto y no por la pérdida de fuerza electoral de los socialistas, que se mantendrían e incluso subirían en algunos casos, sino por el ‘petardazo’ de Ayuso en una hipotética apertura de urnas.

En concreto, un sondeo publicado por Electomanía el pasado 2 de octubre, justo cuando la polémica entre Madrid y el Ministerio de Sanidad alcanzaba ya niveles de tensión inusitados, vaticinaba que la líder madrileña subiría más de 10 puntos en intención de voto de celebrarse hoy elecciones -del 22,21% el 26-M al 33,4% actual- y 2,5 puntos por encima de los resultados de la misma encuesta publicada a principios de septiembre, lo que se traduciría además en una suma nada desdeñable de 45 escaños, 15 más de los que actualmente ostenta en la cámara madrileña.

Por su parte, la consultora SyM rebajaba un poco esa euforia en un sondeo realizado también a principios de octubre, aunque Ayuso seguiría también como líder más votada, con el 27,7% de los sufragios frente al 25% del PSOE. Sin duda, es la presidenta de la Comunidad de Madrid la que parece estar rentabilizando el clima de polarización política que se respira desde hace semanas en la Puerta del Sol, un tirón que confirman consultores políticos como César Calderón, quien reveló hace justo una semana en Cope que la apuesta madrileña del PP había crecido hasta tres puntos en valoración ciudadana en los últimos 15 días.

Y es que el nombre de Díaz Ayuso, y en contra de lo que se pueda pensar a tenor de la encarnizada batalla política que protagoniza, parece cotizar al alza en todos los sondeos publicados prácticamente desde que comenzase la pandemia. En concreto, su marca comenzó a mejorar notablemente desde finales de abril: la media en intención de voto de los diez últimos sondeos privados publicados -de institutos como GAD3, Sigma Dos o NC Report- es del 30,72%, más de siete puntos por encima de lo obtenido en las últimas autonómicas. El mismo cálculo pero aplicado al PSOE daría una media del 27,59% del voto, prácticamente el mismo resultado que obtuvo Ángel Gabilondo en los comicios de 2019 (27,35%).

Esta tendencia se mantiene en la encuesta más reciente de la Comunidad de Madrid publicada hasta la fecha -entre el 5 y el 7 de octubre-, en concreto la del instituto DYM para 20 Minutos que avala un crecimiento de los populares en tres escaños respecto a las últimas autonómicas. En este caso no lograría ganar las elecciones, pero sí sumar mayoría con Ciudadanos y Vox como hasta ahora.

Más Madrid cae; Podemos se mantiene

En las citadas encuestas comienza a apreciarse cómo la izquierda madrileña carece de la influencia que registraba en tiempos mejores. Esa desmovilización se aprecia especialmente en la evolución de las estimaciones para Más Madrid, que logró un nada desdeñable cuarto puesto en las autonómicas de 2019. Y aunque podría subir hasta un tercer puesto en unas hipotéticas elecciones -dado el descalabro de Ciudadanos– no es precisamente momento para la euforia electoral en la formación que dirigen Pablo Perpinyá y Mónica García.

La encuesta DYM para 20 Minutos augura una leve caída de Más Madrid (14% frente al 14,65% obtenido el años pasado), pero otros sondeos publicados recientemente acentúan la caída hasta el 9,1% del voto, como el de SyM Consulting del 2 al 4 de octubre, lo que en la práctica implicaría la pérdida de seis escaños en la Asamblea. Por su parte, Podemos se mantendría más o menos estable, en el entorno del 6% en intención de voto según los sondeos más recientes.

El descalabro de Ciudadanos

Pero si hay una formación en la que no hay cabida para el optimismo, esa es Ciudadanos. Muy lejos quedan aquellos 26 diputados que lograron el 26-M, cuando todavía les aguantaba la euforia de aquel histórico resultado de Albert Rivera en las generales que se celebraron un mes antes, cuando logró 57 escaños en el Congreso de los Diputados.

A día de hoy, y siendo optimistas, Ignacio Aguado lograría 19 diputados. Implicaría recuperarse levemente del varapalo de encuestas que como la de GAD3 o Electomanía auguraban entre finales de abril y principios de mayo un resultado catastrófico de entre 10 y 13 escaños, una pérdida que, en este caso, capitalizaría sobre todo el PP, pero también Vox.

Los de Santiago Abascal no han dejado de subir en Madrid en los últimos meses e, incluso, podrían llegar a superar a los naranjas si Ayuso pulsase hoy el botón de adelanto electoral. En Vox lo saben, y por eso Rocío Monasterio insiste por activa y por pasiva a Ayuso para que convoque elecciones y cambie a Ignacio Aguado, con el que tantos desencuentros ha tenido, por ella. Tampoco es un secreto que un sector importante del PP de Madrid estaría más cómodo con Vox que con Ciudadanos, pero Pablo Casado ya se ha encargado de dejar claro que no habrá elecciones en Madrid. Incluso aunque esa sea la intención de la presidenta Ayuso.

Comentar ()