España

El PP se ve ganador de la moción: el discurso de Vox "nos refuerza como alternativa"

Casado subirá a la tribuna este jueves con un "discurso potente" para desmontar "uno a uno" los argumentos de Santiago Abascal | El principal partido de la oposición ha querido mantener el misterio sobre si votarán 'no' o 'abstención' a la moción

El líder del PP, Pablo Casado; y el de Vox, Santiago Abascal, en el Congreso de los Diputados. EFE

«Cada día la distancia política que nos separa es mayor». Abascal lo verbalizó en la primera jornada del debate de la moción de censura y Casado lo demostrará en su intervención de este jueves. Al menos esa es la tesis con la que trabajan de puertas para adentro en las filas del PP, desde la que se esperaban una intervención mucho más contundente y alejada de «posturas extremas» por parte de Vox para conseguir el objetivo no declarado de la moción de censura contra Sánchez: pescar en el caladero de votos de los populares e identificarse de cara al votante de la derecha como la «auténtica oposición» al Gobierno de la «mentira» y del «fraude».

Aunque en Génova también entendían que la iniciativa de Abascal implicaba indirectamente una moción para Pablo Casado como líder de la oposición, lo cierto es que tras escuchar tanto la defensa como la exposición del programa de los de Vox –primero del ‘escudero’ de Abascal, Ignacio Garriga y después del propio candidato- durante casi tres horas, hay un diagnóstico en el que coinciden diferentes cargos y diputados consultados: Casado puede convertir «cómodamente» la debilidad en oportunidad y reafirmarse como líder de la oposición «frente al ruido».

Y así lo hará. Fuentes del partido confirman que será su presidente el que suba a la tribuna a defender la postura del partido. Y será en ese momento cuando desvele, al fin, cuál será el sentido del voto que impondrá a sus filas –se mueven entre el ‘no’ y la ‘abstención’, aunque pesa más el voto en contra-. Si lo hace bien, Casado se apuntará un tanto que no se esperaba, aunque en su entorno ya se ven ganadores de una moción que «sólo ha perdido Vox» y que «nos refuerza como alternativa». Cabe recordar que en los últimos días portavoces y dirigentes del PP habían intentado quitar hierro al asunto de la moción. «No me importa nada», llegó a decir el líder de la oposición.

A años luz del discurso «euroescéptico» de Vox

Aunque desde la formación que dirige Santiago Abascal habían generado grandes expectativas respecto a la presentación de un programa «novedoso» y «sorprendente», lo cierto es que la mayor parte de las propuestas que pronunció el candidato a la presidencia del Gobierno durante más de dos horas de intervención ya llevaban el sello de Vox desde hacía mucho tiempo.

En lo que sí hizo especial hincapié el candidato fue en el bloque de política internacional y, más concretamente, la defensa de la autarquía de España y el ataque a la Unión Europea. En concreto, el líder de Vox advirtió ayer sobre la amenaza que supone la imposición de un «megaestado federal» por parte de Bruselas que se parece «a la Europa soñada por Hitler», al tiempo que acusó a las instituciones europeas de buscar «la ruina y la división de los pueblos».

«Es un discurso que no cala en nuestros votantes», aseguran varias fuentes del PP, que deslizan que Vox ha fracasado en su intento de orillar a Casado como líder de la oposición con el impacto que ello pudiera tener en las encuestas, donde Abascal ha crecido más de lo que lo ha hecho su homólogo del PP en los últimos meses. «No han presentado ni plan económico, ni plan sanitario, ni plan jurídico. Lo único que han hecho ha sido atacar a las instituciones europeas», lamentan.

«Vox se ha retratado», sentencian otras fuentes del partido. «Suponen un engaño para los españoles (…) Nosotros lo sabíamos, pero ahora ya lo saben todos. Es evidente que sólo el PP es la alternativa a la izquierda. Tenemos proyecto, soluciones y experiencia. Y ellos, lejos de ganar algo, lo han perdido todo», concluyen.

Sánchez pide a Casado que vote ‘no’

La decisión de no revelar hasta última hora el sentido de su voto ha sido la estrategia a seguir por parte del PP que, sin embargo, ha tenido consecuencias como que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se adelantase a Casado y le pidiese desde la tribuna hasta en dos ocasiones que vote ‘no’ a la moción de censura. «No se deje arrastrar. No le regale un éxito a la ultraderecha», llegó a pronunciar el jefe del Ejecutivo.

Sánchez ha complementado su intervención con una mano tendida al líder de la oposición para «encontrar el entendimiento que nos está reclamando», que sólo se conseguirá si Casado consigue «demostrar que la derecha española nada tiene que ver con la ultraderecha española» y «no basta con ponerse de perfil, con abstenerse». La oferta del Gobierno a la oposición deja, sin embargo, un flanco de ataque claro a Vox, que utilizará el argumento de que el PP no ha apoyado la moción porque Sánchez se lo ha pedido siempre y cuando éstos decidan votar en contra.

Y en Génova, «frente a lo que se pueda pensar», han recibido la oferta de Sánchez de buena gana y afirman que «Sánchez sabe que para cualquier asunto importante, el PP siempre va a estar», en referencia a los múltiples acuerdos de Estado ofrecidos al Ejecutivo en materia sanitaria o jurídica. Pero lanzan un dardo al jefe del Ejecutivo al que recuerdan que si él pide que orillen a la ultraderecha, «que no se extrañe» si el PP pide lo propio con la «extrema izquierda» de Podemos.

Comentar ()