España

El PP pedirá la comparecencia de Dolores Delgado en la 'comisión Kitchen'

El principal partido de la oposición responde así al órdago de PSOE y Podemos, que dan por descontada la presencia de Mariano Rajoy, aunque discuten pedir la comparecencia de Pablo Casado, una opción ante la que los socialistas se han mostrado más reticentes

EFE

Vuelven a sonar tambores de guerra en el Congreso. El compromiso alcanzado entre PSOE y Unidas Podemos para poner en marcha la polémica comisión de investigación sobre la trama Kitchen en la Cámara Baja antes de que finalice el año ha puesto al PP en guardia, sobre todo porque los dos socios gubernamentales no sólo parecen estar de acuerdo en llamar a declarar a Mariano Rajoy, sino que se discute también la presencia del actual presidente del PP, Pablo Casado.

En las filas populares no cabe duda de que la comisión, que salió adelante el pasado mes de octubre gracias a los votos a favor de PSOE, Podemos, Ciudadanos, PNV, Más País, Compromís y los partidos independentistas, está diseñada única y exclusivamente para acorralar a la actual dirección del PP por una investigación cuyos hechos ocurrieron «hace nueve años». Y por este motivo presentarán batalla.

Fuentes autorizadas de la formación confirman que en la lista de comparecientes que presentará el PP, pese a no estar aún cerrada, se incluirá el nombre de la Fiscal General del Estado, Dolores Delgado, quien aparece en una de las grabaciones de Villarejo en el año 2009, una cuestión que el principal partido de la oposición no ha pasado por alto y que el propio Casado ha utilizado en repetidas ocasiones para contraatacar al Gobierno. «Está envuelta en un turbio caso de extorsión», llegó a afirmar el líder popular hace unos meses. Las mencionadas grabaciones que salieron a la luz demostraron que la también ex ministra de Justicia socialista mantenía una relación fluida con Villarejo pese a que Delgado había asegurado en anteriores ocasiones que nunca tuvo ningún tipo de relación con el ex comisario, ni «personal, profesional, oficial o no oficial».

En el partido no concretan qué nombres más incluirán en su lista, aunque no descartan por ejemplo unirse a la petición de que comparezca el propio Villarejo, cuya presencia es obligada también para PSOE y Podemos. En todo caso, el registro de comparecientes que presente cada grupo deberá aprobarse por consenso del resto de partidos. Morados y socialistas suman mayoría, por lo que podrían tumbar la petición de los populares, un escenario que «retrataría» al Gobierno y que se convertiría en «todo un escándalo», según comentan en el PP.

Las mismas fuentes explican que sería «inconcebible» que el PSOE accediese a la intención manifiesta de Podemos de llevar también a Pablo Casado a declarar a la comisión. «Es como si se nos ocurriese a nosotros pedir a Pedro Sánchez que declare», lamentan. El PSOE sabe, no obstante, que esta acción volaría definitivamente los puentes entre el Gobierno y el principal partido de la oposición, cuyo único hilo de interlocución sigue siendo la negociación para la renovación del CGPJ. Y nada más.

Comparecencia de Rajoy

El invitado que se da ya por descontado en la comisión parlamentaria que investigará el presunto espionaje al ex tesorero del PP, Luis Bárcenas, es el ex presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Por la pieza Kitchen del caso Villarejo están imputados el ex ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz; y su ex número dos, Francisco Martínez, quienes protagonizaron hace unas semanas un tenso careo en la Audiencia Nacional. En el cupo de comparecientes que por el momento han pactado los grupos parlamentarios de PSOE y Podemos, con Adriana Lastra y Pablo Echenique al frente, se encuentra la ex secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y su marido, Ignacio López del Hierro, que también fueron señalados en la investigación judicial.

Según publicó ayer El Independiente, las conversaciones mantenidas entre el ex secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, y el Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía, ambos imputados en el ‘caso Kitchen’, salpican a Mariano Rajoy en cuanto al conocimiento que tuviera sobre las actividades del ex comisario Villarejo, ahora en prisión preventiva, y abren el abanico respecto a los responsables políticos que pudieran estar al tanto sobre la operación «parapolicial» para espiar Luis Bárcenas.

La puesta en marcha de la comisión Kitchen en el Congreso se ha postergado en el tiempo desde que PSOE y Podemos registrasen la iniciativa parlamentaria el pasado 10 de septiembre. Pero prometen encauzarla una vez zanjado el quebradero de cabeza de la negociación de los Presupuestos Generales del Estado para que la comisión eche a andar a principios de 2021.

Se prevé que el siguiente paso que dé la coalición gubernamental en este sentido sea pactar tanto la composición de la mesa como el encargado de presidir la mesa. Tanto PSOE como Podemos buscan ese objetivo, un puesto para el que también puja Ciudadanos, que aspira a vestirse de árbitro en la nueva contienda parlamentaria.

Te puede interesar

Comentar ()