España ENTREVISTA | LUIS GARICANO, VICEPRESIDENTE DE RENEW EUROPE EN EL PARLAMENTO EUROPEO

"El poder absoluto de Sánchez sobre los fondos va a preocupar mucho en Bruselas"

Luis Garicano, vicepresidente de Renew Europe en el Parlamento Europeo. J. V.

La polémica por la ausencia de «transparencia» en la gestión y ejecución de los fondos europeos por parte del Gobierno ha generado un enorme enfrentamiento en sede parlamentaria entre el Ejecutivo y los principales grupos de la oposición, que creen que, más allá de la «opacidad» de un decreto que no contempla ni criterios de reparto ni plan de reformas, es «el colmo» que Sánchez haya «ocultado» el informe del Consejo de Estado sobre los fondos, al parecer «demoledor», según sostienen PP y Ciudadanos. «Es un escándalo que puede hundir aún más la reputación internacional del Gobierno», cargaba Casado.

Sobre esta cuestión, Luis Garicano (Valladolid, 1967), vicepresidente del grupo de Renew en el Parlamento Europeo advierte que, efectivamente, la ocultación de este informe y la «opacidad» de los procesos puede comprometer de nuevo la imagen de España en Bruselas, que exige que los proyectos de los países para la recepción de fondos estén basados en la «consulta» y en la «transparencia». Y recuerda que el Gobierno español está ahora mismo en entredicho en Europa por la «enorme preocupación» que ha expresado la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, por la reforma exprés del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que plantea el Gobierno. «Nos miran con lupa», afirma.

Pregunta.- Ciudadanos ha acusado a Sánchez de «ocultar» el informe del Consejo de Estado de forma deliberada, aunque fue el Gobierno el que solicitó ese dictamen voluntariamente. ¿Por qué esconderlo?

Respuesta.- El informe claramente dice cosas que no les dejan en buen lugar. De acuerdo con el Reglamento sobre los fondos que se negoció en Europa, todos los gobiernos deben entregar, junto al proyecto, un resumen del proceso de consultas a organismos municipales y regionales, a agentes y organizaciones sociales. El Gobierno tenía obligación de consultar, y lo hizo, pero ahora ignora el dictamen porque no le es favorable y porque la forma en la que quiere ejecutar el dinero es poco transparente y muy arbitraria.

P.- ¿Se arriesga Sánchez a otro toque de atención por parte de Bruselas?

R.- El poder y el control absoluto que quiere ejercer Sánchez sobre los fondos europeos sin duda va a preocupar a Bruselas, porque está esquivando parte de la obligación de los gobiernos, que es garantizar la transparencia de los trámites legislativos y la consulta a la sociedad. Lo peor de todo es que el Gobierno sabe perfectamente que lo que está haciendo es arbitrario, y puede llevar a que el dinero se gaste mal o que simplemente no se gaste. Hay que incorporar a la sociedad, hay que tener en cuenta a todo el mundo y no trasladar la imagen de que el dinero sólo servirá para el beneficio político. El reglamento de Bruselas exige consultas amplias, y es justo lo contrario a la opacidad que demuestra Sánchez.

P.- ¿En qué consiste, a grandes rasgos, el decreto sobre la gestión de los fondos que se aprobó hace justo una semana en el Congreso?

R.- Pone en marcha un sistema vertical, de arriba a abajo. La impresión que da es que no hay participación de nadie que no sean miembros del Gobierno en estos proyectos. Por ejemplo, si tienes una empresa emprendedora con ideas fantásticas, no tienes forma de participar. Ese es el problema. Es Moncloa quien decide. Algunos organismos propondrán proyectos estratégicos y, a partir de ahí, el Gobierno decide y se dan las subvenciones.

Cualquier empresa que no sean las hiperconectadas del Ibex no saben nada del proceso de reparto de ayudas

P.- ¿Echa en falta más información sobre cómo y cuándo llegará el dinero?

R.- Absolutamente. Cualquier ayuntamiento, cualquier región, o cualquier empresa que no sean las hiperconectadas del Ibex no saben nada. No ha habido un proceso de explicar a la población cuál es el dinero, cómo viene, cómo se distribuye, qué hay que hacer, cuáles son las plantillas, o con quién hay que hablar para que te lo expliquen. Esa es la realidad. Es un desastre.

P.- Desde el PP creen que la ocultación de los detalles de los fondos puede abrir la puerta de la corrupción porque «así empezaron los ERE». ¿Cree que es comparable?

R.- Desde luego no va a haber ningún canal oficial e independiente por el que sepamos qué proyecto se han planteado o qué empresas están detrás, porque la ejecución y el seguimiento están en el Consejo de Ministros. El modelo de gestión es completamente político. Históricamente ha habido un problema muy grave en la ejecución de los fondos europeos. Somos el país que peor ha ejecutado las ayudas externas, y el sistema que se está planteando no sólo no lo mejora sino que empeora la ejecución. Debería haber sido un proceso transparente, con expertos que filtren los proyectos para que la gente sepa qué ideas se seleccionan y por qué, con criterios objetivos.

P.- ¿No existe ningún mecanismo de control para comprobar que los fondos van al sitio correcto?

R.- La pieza fundamental del proceso es la Comisión de Recuperación, Transformación y Resiliencia, compuesta por ministros y secretarios de estado y un comité técnico que también diseñan. No hay nada independiente.

El Reglamento de Bruselas exige consultas amplias, justo lo contrario a la opacidad que demuestra Sánchez

P.- ¿El resto de países de Europa sí cuentan con mecanismos independientes para la ejecución de las ayudas?

R.- En Grecia el primer ministro nombró al premio nobel de economía, Christopher Pissarides, para liderar una comisión que trabajase en el plan. De esta manera, los proyectos que entran en el plan ya han pasado un filtro. En Alemania, encargaron una evaluación del plan a la Junta Nacional de Productividad, que es el equivalente a nuestra AIREF. Y en Portugal, a la labor del comité directivo, que incluye al primer ministro y varios ministros, se unen la misión Recuperar Portugal, formada por diversos organismos; la Inspección General de Finanzas, para la auditoría; y una comisión nacional presidida por una personalidad independiente y de composición plural para el control del proceso. Hay varias formas de introducir mecanismos independientes para mejorar la ejecución de los fondos, pero el Gobierno ha decidido no adoptar ninguna, y Vox se lo ha permitido.

P.- ¿Los fondos servirán para que las pymes salgan de la crisis? ¿O se van a ir a las grandes empresas?

R.- El único mecanismo que se va a habilitar de colaboración privada es el de las grandes empresas. ¿Conseguirá llegar a las pymes? Ahora mismo no lo veo claro. Ojalá.

P.- ¿A dónde teme que se puedan desviar las ayudas?

R.- Empresas amigas o a proyectos faraónicos como el ‘Plan E’ que no ayudan a la productividad de España. Hay parte del dinero que se puede meter en los Presupuestos o levantar la financiación de un Ministerio sin dejar huella. Hay un abanico de posibilidades.

Vox se ha columpiado completamente. Había tiempo de sobra para tramitar un nuevo decreto antes de que llegasen los anticipos

P.- Si el Gobierno hubiese perdido la votación del decreto de los fondos europeos, ¿hubiese repercutido en los plazos, como mantiene Vox?

R.- No afectaba en nada. El anticipo del dinero europeo, que no los fondos completos, llegarán como muy pronto a finales de junio o en julio. Por supuesto que había tiempo de sobra para retirar el real decreto, tramitar un proyecto de ley, hacer enmiendas y trabajar en un sistema bueno. Vox se ha columpiado completamente. Y se equivocan con esa explicación absurda.

P.- Entonces, ¿por qué se abstuvieron en la votación?

R.- Honestamente creo que metieron la pata, que salvaron a Sánchez sin saber que le iban a salvar. Y fue un error que luego se ha intentado justificar como buenamente se ha podido.

P.- Sobre la polémica de Astrazeneca. ¿De quién ha sido la culpa? ¿De la Bruselas o de la farmacéutica?

R.- Yo creo que ambos han sido culpables. El error que ha cometido la Comisión es el de negociar muy duro, pero con los objetivos erróneos. Ha intentado conseguir un buen precio, y lo ha hecho, y ha querido evitar la responsabilidad civil de los estados. La realidad es que esas no pueden ser prioridades. Las prioridades eran las de asegurar un gran número de vacunas que lleguen deprisa. Da igual el precio, estamos hablando de pérdidas económicas de centenares de miles de millones por la pandemia, y miles de vidas perdidas. El precio era lo de menos. Y a veces lo barato sale caro.

El error de Bruselas con las vacunas ha sido el objetivo de conseguir un buen precio. A veces lo barato sale caro

P.- ¿Qué impacto económico puede tener el retraso de las vacunas para España?

R.- Para Europa, las pérdidas de PIB son de alrededor un billón al año. En España más de 11.000 millones de euros si no se pudiera culminar el proceso y siguiésemos todo el año con cierres, restricciones y las consecuentes pérdidas económicas.

P.- El Gobierno se ha movilizado con un plan de reformas sobre las leyes de insolvencia para evitar que la catástrofe que pueden sufrir pymes y autónomos lastren la salida de la crisis económica. ¿Cómo de profundas deber ser estas reformas?

R.- La reforma es urgente para evitar que cientos de miles de pequeñas empresas y autónomos vayan a la ruina, aún más teniendo en cuenta las pocas ayudas directas que han recibido por parte del Gobierno. Mi propuesta consiste en reformar los mecanismos pre concursales para que las empresas puedan restructurar sus deudas tan pronto como encuentren dificultades, antes de que entren en suspensión de pagos. Se trata de hacer un mecanismo que permita restructurar rápidamente la deuda acumulada durante la pandemia y en el que el Estado tendrá que realizar una quita de sus créditos, no solo los del ICO, sino también lo que los autónomos y pymes deben a la Seguridad Social y Hacienda.

Comentar ()