España

La izquierda se conjura en un "pacto de no agresión" para confrontar con Díaz Ayuso

Isabel Díaz Ayuso en la Asamblea de Madrid

Isabel Díaz Ayuso en la Asamblea de Madrid EFE

El objetivo es sacar a Isabel Díaz Ayuso de la presidencia de la Comunidad de Madrid y para ello la izquierda no confrontará en esta campaña electoral salvo con la candidata popular. El «pacto de no agresión» es tácito, a pesar del portazo que Más Madrid ha dado a Pablo Iglesias para ir juntos en una candidatura y de competir ambas formaciones por el mismo espacio electoral. Al menos así lo aseguran en el entorno de Iglesias. «Va a dejar que Gabilondo haga su campaña así como Mónica García, como ella considere y en la forma que considere». Y eso pasa porque «si quiere reprocharnos algo o dedicarle alguna pulla a Iglesias, que lo haga», pero sin hacer de ello la causa de la campaña.

El elemento más disruptivo ha sido, sin duda, la presencia de Pablo Iglesias en la contienda electoral. Llega en salvación de Podemos, que corría el riesgo de desparecer en la región, pero también constituye una clara amenaza para el partido de Íñigo Errejón a quien, si las cosas no van bien para la izquierda, podrá culpar de haber rechazado una lista conjunta.

Admiten en Unidas Podemos su sorpresa por la respuesta de Más Madrid puesto que «en principio no fue mala». No atribuyen la negativa a Errejón, contrario a esa alianza, porque aseguran que el que fuera uno de los fundadores de Podemos «no manda en Más Madrid, perdió la dirección de este partido» que ahora ocupan los viejos errejonistas de primera hornada que fueron los que proyectaron la candidatura de Mónica García. Se trata de Rita Maestre, Jorge Moruno o Hugo Martínez Abarca.

Campaña de «guante blanco»

Iglesias, de hecho, no habló con su antiguo compañeros de filas sino con quien será la cabeza de lista de esta formación. «Aceptamos la decisión porque ese es el terreno en el que debemos jugar en el futuro», dicen en Unidas Podemos. Y subrayan la capacidad «encajadora» de Iglesias, incluso cuando le acusan, tal y como hizo Mónica García de aportar «frivolidad, espectáculo y testosterona».

En definitiva, los morados aseguran que se tratará de una campaña «de guante blanco» entre las tres fuerzas de la izquierda. También en el PSOE creen que la entrada en juego del todavía vicepresidente segundo «movilizará el voto de la izquierda» y contribuirá «a subir la participación» descartando de plano cualquier riesgo de sorpasso. La marca PSOE y el tono y línea de Ángel Gabilondo atraen a un votante que poco tiene que ver con el de Iglesias, aducen.

Una vez superado el 5 por ciento del voto, se trata de que cada partido «intente atraer cuanto más voto de la izquierda y del centro-izquierda, mejor». También en Unidas Podemos admiten que «todos los expertos nos dicen que no sumaríamos más» yendo en coalición, aunque a pesar de ello, Iglesias hizo ese ofrecimiento que tenía mucho más que ver con un intento de abrazo del oso que con otra otra cosa.

Se ha especulado con movimientos de Moncloa y Más Madrid para una alianza

Incluso se ha llegado a especular con movimientos de Moncloa para intentar una coalición, pero ésta del PSOE con Más Madrid encabezada por la ex alcaldesa Manuela Carmena. Que Ángel Gabilondo ya haya sido proclamado candidato socialista no sería óbice, como no lo fue en el caso de Miquel Iceta para la presidencia de la Generalitat, a quien sustituyó Salvador Illa. Si fuera así se deberían dar prisa, pues según el calendario electoral, las coaliciones deben comunicarse ante la Junta Electoral como muy tarde este domingo 21.

Según el artículo 44.2 de la LOREG, que regula la condiciones en caso de disolución anticipada, los partidos y federaciones que establezcan un pacto de coalición para concurrir conjuntamente a una elección «deben comunicarlo a la Junta competente, en los diez días siguientes a la convocatoria. En la referida comunicación se debe hacer constar la denominación de la coalición, las normas por las que se rige y las personas titulares de sus órganos de dirección o coordinación».

Algo más de plazo hay para la presentación de la listas electorales, los 136 nombres para la nueva Asamblea autonómica –cuatro más que en 2019 por el crecimiento de la población– deberán presentarse entre el 26 y 31 de este mes.

Además, la dura disputa con Ayuso en este año de pandemia «ha unido mucho a la oposición» en la Asamblea de Madrid. Algo menos a Gabilondo, ironizan los morados, «porque no ha estado muy presente». Pero Mónica García, Isa Serra y el PSOE, de la mano de diputados como José Cepeda, han llevado muchas iniciativas conjuntas contra el gobierno de Díaz Ayuso y su gestión del coronavirus. «Y eso es lo que hay que hacer en esta campaña», agregan distintos medios consultados en la confianza de sumar mayoría absoluta el próximo 4 de mayo.

Te puede interesar

Comentar ()