España

El PSOE da por hecho que Iglesias "pinchará" en Madrid, aunque salve a Podemos

Gabilondo "va a concentrar el voto útil de la izquierda" sobre todo si hay "una alta movilización", dicen los socialistas

Pablo Iglesias en un reciente acto de precampaña

Pablo Iglesias en un reciente acto de precampaña EFE

La irrupción de Pablo Iglesias en la campaña madrileña hizo saltar por los aires el tablero político en la Comunidad, al menos momentáneamente, porque tres semanas después de ese sorpresivo anuncio -por el que abandonaba la vicepresidencia segunda del Gobierno-, el balance que hacen los socialistas es que la campaña del líder morado «no termina de funcionar». Es decir, lo que podría haber sido una seria amenaza electoral para su candidato, Ángel Gabilondo, se ha quedado, a juicio del PSOE, en un mero intento.

No creen que Iglesias siegue la base electoral del ex ministro de Educación, por ir a electorados muy distintos, ni tampoco que le haya arrastrado a su estrategia y forzado a cambiar su discurso, que era uno de los temores que albergaban. «Gabilondo no se ha movido», dicen los suyos.

El aspirante socialista, que ya ganó hace dos años, continua fiel a su estilo, centrándose en vender la idea de un gobierno que huirá de los enfrentamientos para abordar las cuestiones primordiales de la región, sin mimetizarse con el discurso guerracivilista que se gastan, además de Iglesias, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Además, insiste en no querer a Iglesias en un hipotético gobierno de izquierdas.

Se aleja incluso la posibilidad de que le pueda doblar el brazo a Más Madrid

A lo sumo «Iglesias salva a su partido» de desaparecer en la Comunidad de Madrid, lo que no es poco, admiten sus socios en el Gobierno central, pero «no funciona su candidatura», insisten. Quizá se trate de una afirmación demasiado arriesgada habida cuenta del mes que queda todavía por delante y cómo las campañas son un territorio en el que el líder de Podemos se crece. Pero lo cierto es que se aleja incluso la posibilidad de que le pueda doblar el brazo a Más Madrid, cuya candidata, Mónica García, se consolida y confirma, a día de hoy, el acierto de ir en listas separadas.

Según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que se conoció este lunes, Más Madrid duplica a Unidas Podemos, 20 escaños frente a 10, aunque los morados consiguen superar su exiguo resultado de hace dos años cuando tuvieron que conformarse con 7 asientos en la Asamblea tras la ruptura que protagonizaron Manuela Carmena e Íñigo Errejón al unísono.

Tras coquetear con el desastre de quedarse sin representación en Madrid, por debajo el 5 por ciento del porcentaje de voto que se exige como mínimo, el acto entre heroico y épico de Iglesias abría nuevas posibilidades. Nada menos que el mismísimo líder de Podemos y ex vicepresidente del Gobierno de coalición ante una desconocida como Mónica García, pero estos dos años batiéndose el cobre frente a Díaz Ayuso le han dado a esta doctora anestesista de profesión una gran proyección.

En definitiva, los socialistas están convencidos de que Gabilondo «va a concentrar el voto útil de la izquierda» sobre todo si hay «una alta movilización». Esa es la clave de lo que queda de campaña. Que a pesar de tratarse de unas elecciones inesperadas, en mitad de una pandemia y, además, en día laborable, los madrileños acudan en masa a las urnas. De esa capacidad de movilización dependerá el éxito del socialista. Todos saben, derecha e izquierda, que hay partido que jugar.

Tezanos hará un «sondeo flash» el segundo o tercer día de campaña

Habrá que ver los resultados que arroje el «sondeo flash» que José Félix Tezanos prepara para el segundo o tercer día de campaña, esto es, el 20 o 21 de abril y si esta vez no hace una extraña proyección de escaños. Se trata de un sondeo de nueva creación que estrenó en la pasada campaña catalana.

Hablando de escaños, y aunque no hay unanimidad al respecto, crece el convencimiento en las filas socialistas de que Iglesias se quedará en la Asamblea madrileña «para tener una plataforma pública desde la que seguir confrontando con Sánchez», dando por hecho que, aún en el caso de que gobierne la izquierda, el ex vicepresidente no será llamado a la vera de Gabilondo, aunque querrá mantener su interlocución con el inquilino de la Moncloa.

A fin de cuentas, en el cuartel general de los socialistas expresan su convencimiento de que si Iglesias ha decidido dejar la política nacional nombrando una sucesora al frente de la futura candidatura a la presidencia del Gobierno, esto es, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, es por la certeza de que «Unidas Podemos es una marca electoral a la baja». Pero mantiene por el momento el liderazgo de su formación a la espera de poder pasar el testigo a Irene Montero.

Te puede interesar

Comentar ()