La precampaña avanza pero las encuestas coinciden: el Partido Popular de Isabel Díaz Ayuso arrasará en las elecciones autonómicas de Madrid del próximo 4 de mayo y el ‘efecto Pablo Iglesias’ quedará en poco, con el ex vicepresidente del Gobierno incapaz de mover a Podemos del quinto lugar en los sondeos y de alejar el fantasma del 5% que le llevó a irrumpir en la disputa electoral.

Únicamente el CIS de José Félix Tezanos ha dibujado un panorama de empate técnico entre la izquierda y el centro-derecha, prácticamente igualados en intención de voto según su último barómetro, con la suma de PP, Vox y Ciudadanos sólo dos décimas por encima de la de PSOE, Más Madrid y Podemos.

Las otras diez encuestadoras principales que ya han publicado sondeos de cara al 4-M apuntan a una victoria muy clara del centro-derecha, de alrededor de diez puntos. Nueve de ellas pronostican que PP y Vox sumarán, en solitario, mayoría absoluta. Y sólo una, NC Report, deja a la suma de ambos partidos en 68 escaños, uno menos de los necesarios para la mayoría, aunque sí confiere representación a Ciudadanos.

El promedio de los últimos sondeos de las diez principales firmas demoscópicas apunta a que el PP ganaría las elecciones con el 41,1% de los votos y 60 escaños, el doble de los que consiguió en las autonómicas de 2019. Isabel Díaz Ayuso podría repetir gobierno con el apoyo en la investidura de Vox. La media de encuestas ubica al partido de Rocío Monasterio en el 8,5% y con 12 escaños en la Asamblea.

PP y Vox, en solitario, sumarían por tanto 72 escaños, tres por encima de la mayoría absoluta, y casi el 50% de las papeletas. Y el horizonte de un Vox por debajo del 5% sólo lo ha imaginado el CIS, mientras que tres de los últimos cuatro sondeos publicados, por GESOP, Sociométrica y SyM, lo ubican por encima del 10%, el doble del umbral necesario para entrar en la Asamblea regional.

Quien sí quedaría fuera del parlamento madrileño sería Ciudadanos. El liderazgo de Edmundo Bal no revitaliza al partido naranja, al que las encuestas sitúan en el 4,1%. Por ahora, sólo dos encuestadoras, NC Report y Sociométrica, mantienen a Cs por encima del 5%, con los siete diputados que confiere automáticamente ese porcentaje. En cualquier caso, la entrada o no de Ciudadanos no amenaza con ser decisiva. PP y Vox están en todos los sondeos rozando o por encima de la mayoría absoluta, y la desaparición de Cs sólo reforzaría esa fortaleza con tres o cuatro diputados extra para el bloque de la derecha.

Por su parte, el PSOE de Ángel Gabilondo se quedaría en el 24,75% y lograría 36 escaños. Empeoraría en 2,5 puntos el resultado de 2019. Más Madrid, la candidatura encabezada por Mónica García, obtendría un 12,56% y 18 diputados, mientras que Pablo Iglesias sólo lograría para Podemos 10 escaños y un 7,53% de las papeletas.

Así, la irrupción de Pablo Iglesias en la campaña puede salvar a Podemos de la desaparición efectiva en Madrid, aunque no lo asegura, y además no supone ningún terremoto en la izquierda. Ni siquiera a la izquierda del PSOE.

En 2019, la suma de Más Madrid (14,65%) y Podemos (5,56%), sumó 27 diputados en la Asamblea y un 20,21% de los votos. Según la media de encuestas, lograrían ahora un 20,09% y 28 asientos (el tamaño de la Asamblea pasa de 132 a 136 escaños esta legislatura).

Es decir: la aparición de Iglesias no sólo no hace crecer a la izquierda sino que le resta algunos votos respecto a 2019. Y el ligero ‘efecto Iglesias’ que se produjo tras su entrada en campaña ha desaparecido ahora, con los sondeos devolviendo a la formación morada al 7% o colocándolo incluso por debajo.

El efecto de todo ello es que, en la foto fija que dan las encuestas actualmente, el espectro Podemos/Más Madrid retrocede y también lo hace el PSOE, con una fuga de votos que no se produce a su izquierda, sino que parece beneficiar a Isabel Díaz Ayuso, cuyas proyecciones electorales se acercan a las que en su día lograron Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz Gallardón, gracias a la capitalización de prácticamente todo el voto de Ciudadanos en 2019.