España

Belarra se plantea dejar el Gobierno para dedicarse en exclusiva a Podemos

Su objetivo es poner poner a la formación morada en mejores condiciones para presentarse a las próximas elecciones generales y trabajar en ese horizonte los próximos dos años.

Ione Belarra y Pablo Iglesias en el Congreso en una imagen de archivo

Ione Belarra y Pablo Iglesias en el Congreso en una imagen de archivo EFE

En el escenario de la más que probable remodelación ministerial puede caer una pieza fundamental del sector morado, dispuesta a sacrificarse para centrarse en la tarea de reflotar su partido. Se trata de Ione Belarra, titular de Derechos Sociales y Agenda 2030, según ha podido saber El Independiente en fuentes solventes. La sustituta de Pablo Iglesias en el Ministerio y candidata sorpresa por el liderazgo de la formación morada, ha trasladado a su entorno la reflexión sobre la conveniencia «de dedicarse en exclusiva a su cargo de secretaria general» con el objetivo de poner a la formación morada en mejores condiciones para presentarse a las próximas elecciones generales y trabajar en ese horizonte los próximos dos años.

Inmerso Podemos en la IV Asamblea Ciudadana, la marcha de Iglesias tras sus malos resultados en las autonómicas madrileñas del 4 de mayo, ha encendido todas las luces de alarma. La organización va electoralmente a la baja, mientras que Íñigo Errejón se mueve para articular una amplia plataforma electoral en torno a Más País. «Flirtea», entre otras, con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y la líder de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, en connivencia con Compromís.

Incluso quieren arrebatarle a Unidas Podemos su «joya de la corona», esto es, la vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, como cabeza de candidatura a las generales de 2023. Aprovechan que Díaz no ha dicho todavía «sí» a la propuesta de Iglesias de encabezar la lista de Unidas Podemos y en su entorno aseguran que «ahora no está en eso, sino centrada en su labor en el Ministerio».

Errejón y Tania Sánchez Melero «están haciendo labor de partido, partido, partido»

Errejón y la ex diputada de Podemos Tania Sánchez Melero «están haciendo labor de partido, partido, partido», dice de forma harto gráfica un antiguo cargo de Izquierda Unida conocedor de estos movimientos. Y frente a esta febril actividad, acrecentada por los buenos resultados de Más Madrid el 4-M, Podemos no las tiene todas consigo. Quizá ello explique el sorpresivo movimiento de la navarra por el liderazgo de Podemos cuando todo apuntaba a que sería Irene Montero la heredera de ese cetro.

Belarra conserva su escaño en el Congreso de los Diputados, y aunque perdería una plataforma tan importante como lo es su presencia en el Gobierno, volvería a tener visibilidad política como líder del Grupo Parlamentario. En todo caso, en su ministerio se limitan a comentar que «seguimos trabajando con normalidad».

Si bien el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no tiene capacidad para decidir quiénes deben ocupar las carteras de la cuota morada, Unidas Podemos sí se verá afectada en caso de reducción de ministerios porque será necesario mantener el actual porcentaje del reparto de fuerzas. Los morados no están dispuestos, «de ninguna de las maneras», a aceptar una reducción sólo de su cupo y, de haber una disminución en el actual organigrama elefantiásico, -con cuatro vicepresidencias y dieciocho Ministerios-, «deberá ser en la proporción que corresponda» a los dos aliados, advierten.

Lo cierto es que los dos eslabones más débiles de la cadena morada son los ministros de Universidades y el de Consumo, Manuel Castells y Alberto Garzón, respectivamente. Pero también dentro de Podemos hay que respetar un delicado reparto de fuerzas. Para empezar, Garzón es el único representante de Izquierda Unida, puesto que Díaz abandonó la coalición a finales de 2019 por discrepancias con él.

Por su parte, Castells es cuota de los comunes «y Ada Colau no se va a quedar sin su parte en el Gobierno de coalición», aducen los medios consultados. Ello no obsta para que Castells salga del Ejecutivo, incluso por una cuestión de edad y de salud, pero para ser sustituido por otra persona del agrado de la alcaldesa de Barcelona. Habida cuenta de que uno de los ministerios con más papeletas para desaparecer es Universidades -y volver a fundirse con Ciencia, cuyo ministro, Pedro Duque, también está en el alambre– el elegido por Colau podría ir a Derechos Sociales o cualquier otro departamento del nuevo organigrama gubernamental, que debería ser acordado con Pedro Sánchez.

Colau se acerca a Errejón y a Díaz

Unidas Podemos «no se puede permitir el lujo de dejar fuera de juego a la barcelonesa, salvo que quiera una ruptura más que segura». Si no hay en el Gobierno central ningún representante de los comunes «el hilo conductor con Colau se pierde». Sin embargo, ella parece jugar a dos bandas, porque si bien en su momento se inclinó por una alianza con Podemos, dadas sus buenas perspectivas electorales, «ahora bascula hacia Errejón» sin dejar de potenciar su relación con Yolanda Díaz.

De hecho, hace apenas una semana, En Comú Podem se integró en el Partido Verde Europeo, el mismo donde está Compromís y Equo, esto es, pura órbita errejonista. Pero, al tiempo, se dejó ver el pasado día 2 por las calles de Barcelona con la vicepresidenta tercera a quien había invitado a participar en el debate ‘Europa futura: estados emprendedores, ciudades innovadoras’, organizado por el Ayuntamiento de la Ciudad Condal. Pocos días antes fue Díaz la que recibió a la regidora en el ministerio de Trabajo.

La izquierda a la izquierda del PSOE se mueve y mucho. Hoy por hoy los sondeos no dan un gran resultado a Más País, pero queda una carrera de dos años, si se agota la legislatura, en la que Podemos también lucha por su supervivencia.

Te puede interesar

Comentar ()