Andalucía | España

El edil díscolo de Ciudadanos en Granada: "Es una estrategia de Arrimadas. Quiere romper con el PP"

El que fuera número dos de Ciudadanos en Granada sospecha de "un pacto" entre Arrimadas y Pedro Sánchez y acusa a Salvador de ejecutar "una venganza personal"

Manuel Olivares, ex concejal de Ciudadanos en el ayuntamiento de Granada

Manuel Olivares, ex concejal de Ciudadanos en el ayuntamiento de Granada

El alto voltaje que desde hace un mes marca las relaciones entre el Partido Popular y Ciudadanos en el ayuntamiento de Granada aguarda este miércoles su desenlace, en el pleno que elegirá al nuevo alcalde. “Luis Salvador dejará paso al sanchismo. Es lo que desgraciadamente va a ocurrir”, pronostica Manuel Olivares, quien fuera número dos de la lista de Ciudadanos al consistorio. Olivares se sumó el mes pasado a la desbandada protagonizada por los ediles del PP y es hoy el crítico más feroz del ya ex alcalde.

“El miércoles se pondrá de manifiesto la estrategia seguida por Inés Arrimadas de intentar romper todo lo que tenía con el PP. Rompió en Murcia y lo intentó en Madrid. Granada no deja de ser otro intento más. Al final entrará a gobernar el PSOE en una situación esperpéntica, cuando por generosidad el partido más votado de la coalición dejó que Salvador fuese alcalde”, denuncia Olivares. La crisis de la ciudad de la Alhambra se ha convertido en el nuevo escenario de las tensiones entre el PP y Cs, cuando el primero trabaja en la reunificación del centro-derecha y el segundo agoniza.

Olivares -curtido durante cuatro años en la oposición, cuando Salvador optó por el Congreso de los Diputados- se unió el 8 de junio a la huida de los concejales populares del equipo de Gobierno, en protesta por el incumplimiento del pacto de alternancia que preveía que el PP presidiera la alcaldía durante los últimos dos años. Su abandono y el de su compañera de lista Lucía Garrido dejaron a Salvador gobernando con un solo concejal naranja, leal hasta el final a una numantina resistencia que acabó el jueves, con su “renuncia voluntaria”.

El previsible regreso del PSOE

Hasta junio, Olivares había ejercido como cuarto teniente de Alcalde, concejal de Empleo, Emprendimiento, Turismo y Comercio y portavoz de un Gobierno que saltó por los aires, dejando al desnudo las costuras del bautizado como «pacto de los trapos sucios», alcanzado hace dos años por las direcciones nacionales de PP y Cs. “Ahora Luis ya no solo no cumple el 2+2 sino que deja paso al partido de los indultos, a un equipo de Gobierno que ya gobernó en el mandato anterior y que lo paralizó todo, con una situación económica desastrosa”, se queja Olivares, refugiado ahora en el grupo de los no adscritos junto a Garrido y Sebastián Pérez, el que fuera candidato a la alcaldía del PP que abandonó el PP a finales de mayo “humillado” y hastiado.

Sospecho que Pedro Sánchez tiene algún acuerdo con Arrimadas

“Resulta evidente que lo que sucede en Granada es parte de una estrategia marcada por Pedro Sánchez que, sospecho, tendrá algún acuerdo con Arrimadas. Ella está rompiendo allá donde hay un Gobierno con el PP porque están viendo que funcionan y que éste no es el PP de antes”, desliza Olivares en entrevista con este diario, una de las contadas ocasiones en las que ha hecho declaraciones públicas desde su salida. “Creo que Arrimadas es más favorable al PSOE y lo lamento. Hay que tener identidad propia, independientemente de que se tenga más tendencia lógica hacia un lado u otro».

Al cierre de esta edición, las cábalas seguían centrando el pleno fijado para este miércoles que debe escoger a un nuevo regidor. Salvador, el dimisionario, ha declarado que apoyará a la lista más votada, la del PSOE, lo que deja expedito el camino a su candidato, Francisco Cuenca, que cuenta además con el apoyo de Unidas Podemos. Con el respaldo del edil fiel a Salvador, Cuenca obtendría mayoría absoluta, con 15 de los 27 escaños. Ayer lunes el PP presentó oficialmente a su aspirante, Francisco Fuentes, respaldado por 12 ediles -los seis del PP; los tres de Vox y los tres no adscritos- en un intento de forzar la rectificación de Cs. Desde Madrid, la formación naranja llegó a postular al actual alcalde en funciones, José Antonio Huertas, como candidato a la alcaldía. Una propuesta rechazada por los populares.

Con la marcha de Albert Rivera, se perdió la identidad de Ciudadanos

“Desde que se fue Albert Rivera, con sus errores y aciertos, en Ciudadanos hay una falta de decisión de qué queremos hacer y ser. Para uno tener claro dónde quiere ir, tienen que saber qué quiere ser y aquí faltan las dos. Con la marcha de Rivera, se perdió la identidad”, lanza Olivares, que en junio acompañó su salida del Gobierno con su baja de los naranjas. “Se van posicionando de un lado u otro, con contradicciones muy importantes y con ciertos favores que ya uno sospecha, que no responden a un interés estratégico de país, sino de interés personal de futuro”, apunta Olivares.

Cercano a Fran Hervías

El exsecretario de Organización de Ciudadanos, Fran Hervías EUROPA PRESS

En sus apariciones públicas y en la entrevista que concedió a este diario, Salvador ha denunciado la mano de Fran Hervías, el ex secretario de Organización de Cs que el pasado marzo fue contratado como asesor de la secretaría de organización del PP. A su juicio, la crisis desatada en la ciudad nazarí forma parte de una operación de Hervías para, desde su despacho en Génova 13, dinamitar Ciudadanos, aprovechando la sucesión de pésimos resultados electorales y su progresivo hundimiento.

“Mantengo contacto con Hervías y tengo una buena relación con él pero no existe tal plan. Luis se equivoca porque al final no hay nada peor que perder la honorabilidad y la credibilidad en política y ahora mismo la tiene por los suelos”, comenta Olivares. “Comparto el diagnóstico de Hervías pero es que cualquiera que abra los ojos, lo puede ver. Son hechos y no conjeturas ni suposiciones. ¿En base a qué Cs se presentó una automoción en Murcia capital para echar al PP y poner al PSOE?”, despotrica.

“Le veo un futuro complicado a Cs. Yo me di de baja del partido precisamente porque creía que no era un partido sin un proyecto. Hoy ya no hay proyecto”, replica quien acusa a Salvador de haber torpedeado la acción de gobierno en el consistorio granadino. “No se trabajaba cómo se debería. No existía coordinación ni un equipo ni un liderazgo claro. Nadie sabía nada de lo que hacía el propio compañero. Luis actuaba siempre así para controlar a todos y que él no fuera controlado”.

«Trabajar con Salvador era difícil»

Está pensando en una venganza personal y creo que dice mucho de quién es Luis Salvador

Y confiesa: “El trabajo con Luis era difícil. Yo es que no sé si tiene amigos. Así te lo digo». Olivares recuerda especialmente la etapa previa a la llegada de Salvador a la alcaldía. «Cuando se fue al Congreso de los Diputados, me quedé yo de portavoz. Tenía una reunión sobre el AVE. Recuerdo que me llamó corriendo y me dijo que no se me ocurriera hacer declaraciones. ‘Las tengo que hacer yo. Me cuentas lo que ha pasado y lo hago yo. Que estabas deseando que me fuese para ser portavoz'», me indicó. «Yo lo único que le dije es que se había ido porque había querido».

«Ahora Luis no está pensando en la ciudad sino en sí mismo. Está pensando en una venganza personal y creo que dice mucho de quién es Luis Salvador”, subraya Olivares. “Es una utilización de los votantes para colocar al PSOE”, agrega quien advierte de una sangría “constante” de militantes de Cs en la provincia andaluza. “Creo que entre el 70 y el 80 por ciento se ha ido ya”, asevera.

Olivares, que permanecerá en el ayuntamiento los dos años que restan de mandato, no oculta que podría continuar en política si recibe algún ofrecimiento. “A día de hoy el PP sería la única opción pero tendría que ser un proyecto interesante. Cuando terminen estos años, ya veremos”, admite. Tampoco tiene reparos en reconocer que ha hablado con Hervías de la reunificación del centro-derecha que lidera. “Lo hemos hablado en un bar, en esos momentos en los que arreglas el mundo. Conversamos sobre la necesidad de tener un centro-derecha fuerte y que exista un proyecto regenerador, que ponga las líneas del ferrocarril por donde tienen que ir y transforme España”, concluye.

Te puede interesar

Comentar ()