España

Podemos provoca nuevos incendios en el Gobierno de coalición en el fin de curso político

Ione Belarra junto a Pablo Echenique Europa Press

Lejos de resultar este un verano tranquilo para los socios de coalición antes de abordar un otoño caliente bajo los compases de la negociación presupuestaria, se han abierto nuevos frentes en apenas dos días. Bien sea por afán de distinguirse o porque las discrepancias son de fondo, han surgido nuevos puntos de controversia no menores con Podemos.

A la andanada de la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, contra el Rey emérito y a favor de la república coincidiendo con el tradicional despacho veraniego en Marivent entre Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, Podemos se ha mostrado también muy crítica con el acuerdo para la ampliación del europuerto de El Prat, en Barcelona, así como por el hecho de que el Ejecutivo haya dado luz verde a la OPA de un fondo australiano sobre Naturgy.

Belarra lamentó un acuerdo adoptado en un órgano al que ella pertenece

Lo más llamativo de la OPA sobre Naturgy, es que Belarra lamentó un acuerdo adoptado en un órgano al que ella pertenece en calidad de ministra, y se convierte en una decisión colegiada de todos sus miembros. Aunque la deliberaciones del Consejo son secretas, todo apunta a que debió expresar su oposición. Y si lo hizo dentro, también lo hizo fuera, porque a las pocas horas del término de la reunión del Consejo y tras la rueda de prensa que a este efecto ofreció la vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, en la que anunció la OPA, lanzó un tuit muy crítico.

«Hoy hemos perdido una oportunidad de proteger nuestra soberanía energética, que es clave para apostar con firmeza por la neutralidad climática y para garantizar un acceso asequible a la energía del conjunto de la ciudadanía», escribió la también líder de Podemos en su red social favorita. Y añadió: «Nuestro país necesita hacer una reflexión profunda sobre su modelo energético en un momento en el que la transición ecológica y el agotamiento del uso de las energías de origen fósil arrojan grandes oportunidades y también enormes retos».

Podemos cree que la opa sobre Naturgy es «una pésima noticia para nuestro país»

Más incendiario fue, sin embargo, el mensaje de Podemos de este miércoles, también a través de Twitter, por si la posición de los morados no había quedado lo suficientemente clara después de las afirmaciones de su jefa de filas. Para el partido que fundara Pablo Iglesias la venta de un 22 por ciento de Naturgy «a un fondo extranjero con residencia en las Islas Caimán es una pésima noticia para nuestro país. Perdemos soberanía. Nuestro objetivo como Estado debe ser garantizar derechos por encima de cualquier interés económico de una empresa extranjera».

Suma y sigue. Porque la decisión respecto a la ampliación del aeropuerto Josep Tarradellas-el Prat, pactada entre el Ministerio de Transportes y la Generalitat, tampoco les ha entusiasmado. En este caso no ha sido Belarra directamente, sino el diputado de Unidas Podemos y coordinador de Alianza Verde, Juantxo López de Uralde, quien en una entrevista ayer en la Ser, explicó que, a su juicio, ampliar el Prat «no es una decisión correcta. Estamos ante una emergencia climática y la Ley de Cambio Climático debe afectar a todos los sectores. No podemos hacer políticas en contra de esas decisiones», afirmó.

El Prat, en el punto de mira

La cuenta oficial de Podemos difundió el mensaje de Uralde. Pero ya había habido dos voces críticas de la órbita morada contra este acuerdo. Una, la de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, para quien la ampliación representa la «economía del pelotazo y de la especulación de la destrucción del territorio» y e la única cosa que garantiza es aumentar veinte millones de visitantes, básicamente de turismo masificado».

Otra voz crítica, políticamente menos significativa pero que tiene el valor de ser la primera que mostró su oposición, fue la de coordinadora de Podemos en Extremadura, Irene de Miguel, con unos argumentos que muy probablemente pueden compartir otros partidos del mismo territorio. Porque De Miguel no sólo habló de cuestiones medioambientales, sino también de la cohesión territorial y hasta del reto demográfico.

Un partido en estado precario

«Invertir más de 3000 millones en ampliar los aeropuertos de las dos ciudades más grandes y mejor conectadas no es la mejor manera de avanzar en la cohesión territorial que necesita nuestro país ni en la movilidad sostenible que necesita el planeta», dijo la dirigente territorial recordando, además, que la inversión en El Prat viene acompañada de otra en el aeropuerto Adolfo Suárez-Barajas por 1.600.

En definitiva, una política de confrontación alimentada también por la necesidad de la líder morada de marcar perfil propia y sobreponerse a las malas expectativas electorales de su partido, que ya heredó en estado precario.

Te puede interesar

Comentar ()