España

El PSOE afronta su congreso a 20 escaños del PP según las encuestas excepto el CIS

Sánchez relativiza el sondeo del CIS a pesar de la ventaja de seis puntos sobre el PP que le otorga Tezanos

Con permiso de José Félix Tezanos y su CIS, lo sondeos sobre intención de voto de las principales empresas demoscópicas del país apuntan a la consolidación del cambio de ciclo que se inauguró el 4 de mayo pasado, en las elecciones autonómicas madrileñas ganadas de forma incontestable por la popular Isabel Díaz Ayuso. Lo que empezó para los socialistas con un subidón de autoestima casi al arranque del año gracias al triunfo del PSC en las catalanas del 14-F, se diluyó en poco tiempo por efecto del tsunami madrileño.

En teoría, Pedro Sánchez arranca su 40 c0ngreso federal, que se celebra este fin de semana en Valencia, con el viento de cola. Es el inquilino de la Moncloa y su liderazgo es indiscutible e indiscutido, pero un sombra planea sobre el oasis socialista, eso es, los sondeos que le sitúan por debajo de Pablo Casado y aventuran no pocas veces que los populares tienen a su alcance sumar mayoría absoluta con Vox.

La media de las diez últimas encuestas de las principales empresas de sondeos de nuestro país así lo apuntan y Moncloa no es ajena a las tendencias de las mismas. Y éstas dicen que el PSOE estaría, de celebrarse ahora las elecciones, la segunda en el ranking, por detrás del PP y, lo que es peor, con una suma imposible para poder asegurarse su continuidad en la Moncloa.

Unidas Podemos baja a unos niveles muy parecidos a la IU de Julio Anguita

Un 25,7 por ciento del voto y 102 diputados de Sánchez frente al 28,4 por ciento 123 parlamentarios del líder de la oposición. Sin contar con la caída de Podemos hasta unos niveles no muy distintos a los que en su momento alcanzaba la Izquierda Unida de Julio Anguita. Los 26 escaños de Unidas Podemos, a falta todavía de determinar bajo qué siglas se presentará Yolanda Díaz, dificultarían las aspiraciones de Sánchez de repetir mandato, incluso sumando a lo que se ha dado en llamar mayoría de la investidura. Porque Más País , con 5 escaños, no ayudaría a resolver la ecuación. Tampoco ERC, de nuevo con 13, ni el PNV con 6 o Eh-Bildu con 7.

Las empresas Gad3, Sigma Dos, IMOP, NC Report, Celeste-Tel, DYM, Sociométrica, Hamalgama Métrica, Data 10 y Electomanía, vienen a coincidir, no sin variaciones y matices, en que la reelección de Sánchez se complica. Y de eso son tan conscientes los socialistas que el objetivo de este congreso federal es arrancar la maquinaria para afrontar dos años de confrontaciones electorales en cuanto el andaluz Juan Manuel Moreno dé la señal de salida.

Y es ahí donde pueden comenzar las dificultades para Moncloa. Unos malos resultados en el que era el granero de voto socialista por antonomasia sería demoledor para el resto del camino a recorrer hasta las elecciones generales, dando por hecho que no hay en el horizonte ningún detalle que permita aventurar que Sánchez sopese acortar la legislatura, muy al contrario.

El PP es, según esta media demoscópica, una de las pocas fuerzas políticas en ascenso, en muy buena medida por la absorción del voto de Ciudadanos, que se juega el ser o no ser de su existencia. Los naranjas están a punto de firmar su acta de defunción. Vox resiste en los 52 diputados. En principio, populares y ultraderecha se quedarían a un escaño de la mayoría absoluta, según la media de las encuestas. Habría que agregar el voto de los regionalistas navarros y asturianos para llevar a Casado al Palacio de la Moncloa.

Sánchez relativiza el sondeo del CIS

Pero los socialistas niegan la mayor. «Ellos tienen los mismos datos que nosotros y no es lo que dicen las encuestas», señalan fuetes del PSOE en referencia a los populares. A lo sumo, admiten un «empate técnico», con algunas fluctuaciones, no un cambio de ciclo que, por otro lado, es de incierta duración. Además, la ausencia de un escenario electoral inmediato, aducen, distorsiona los sondeos.

Siempre queda el consuelo del CIS. Tezanos lo ha vuelto a hacer, aunque con cierto regusto amargo para su partido. Porque si bien el PSOE conseguiría el 28,5% de los votos frente al 22,1 de Casado, baja un punto con respecto al barómetro del instituto público. Los 6,4 puntos de ventaja son un consuelo, pero ningún otro sondeo diseña ese escenario. Incluso el propio Sánchez dijo ayer en una charla informal con periodistas que las encuestas «son relativamente importantes», rebajando el entusiasmo de Tezanos.

Mientras tanto, los socialistas han optado por un congreso de adhesiones inquebrantables en el que no se avizoran grandes, ni pequeñas, convulsiones aunque la capacidad de sorpresa de Sánchez es impredecible. La ejecutiva se reforzará con perfiles femeninos, del municipalismo y, también «reflejará la realidad de la inmigración», según el líder socialista, En un encuentro ayer con sus secretarios generales, presidentes autonómicos y ministros, con y sin carnet, -con la única excepción de Margarita Robles, que tenía agenda oficial previa- todos los barones territoriales pidieron intervenir para «apoyar la labor de Pedro en el Gobierno», según fuentes de Ferraz. Todo en orden.

Te puede interesar

Comentar ()