España

Un sector de Vox de Andalucía se resiste al desembarco de Olona como candidata

Abascal no tomará ninguna decisión hasta que se convoquen elecciones y la dirección de Vox puntualiza: "tira más la marca que los candidatos"

El líder de Vox, Santiago Abascal y la secretaria general del Grupo de Vox en el Congreso, Macarena Olona Europa Press

Cuesta creer que la diputada de Vox por Granada, Macarena Olona, no vaya a ser la cabeza de cartel para la presidencia de la Junta de Andalucía cuando Juan Manuel Moreno convoque autonómicas. Con el plácet de la dirección de su partido, lleva semanas recorriendo el territorio y ofreciendo entrevistas a los principales medios de la región, también lanzando mensajes con inconfundible olor a campaña electoral, pero parece que, al menos todavía, nada está escrito.

A pesar de proclamas como «Andaluces de España, españoles de Andalucía, vuestro momento se acerca. Es tiempo de reclamar Patria y Libertad. El resto de partidos invocan el miedo. @vox_es ofrece ilusión. Pero os necesitamos en pie. ¡Andaluces, levantaos!», como escribió este miércoles en Twitter, su posible desembarco en Andalucía genera susceptibilidades en un sector de su formación política, la misma que se nuclea en torno al actual portavoz de Vox en el Parlamento autonómico, Manuel Gavira.

El actual portavoz de Vox en el Parlamento andaluz, aspira a encabezar las listas

Designado portavoz en sustitución de Alejandro Hernández, quien a su vez sucedió al polémico juez Francisco Serrano, hoy fuera del partido, Gavira aspira a encabezar la candidatura autonómica para unos comicios que tendrán lugar muy probablemente en el mes de junio. En su entorno admiten su «disponibilidad». Creen que es el perfil adecuado tras portavoces sucesivos, con salidas muchas veces traumáticas, en un partido que no ha terminado de encontrar el tono en la región.

Además, este sector teme, en la misma medida en que Moncloa anhela, que la fuerte personalidad de Olona movilice el voto de la izquierda. La figura de la diputada «polariza» y si bien sería una fuerte apuesta la que hiciera Santiago Abascal, se corre el riesgo, dicen en la dirección regional de Vox, de animar a un hoy adormilado y fragmentado voto de la izquierda.

De hecho, ya hay movimientos de Unidas Podemos para confluir con la plataforma que ha montado el partido de Íñigo Errejón, según adelantó El Independiente. El que fuera fundador de Podemos se ha unido a «Andalucía por sí» e «Iniciativa del Pueblo Andaluz», bajo la marca «Andaluces levantaos». Su cabeza más visible es la de Esperanza Gómez, coordinadora general de Más País Andalucía, quien aunque también militó en el partido morado por el que llegó a ser senadora, no tiene un perfil «antipodemos» muy marcado, lo que puede ayudar al pacto.

Vox no va a oficializar la candidatura hasta que Juan Manuel Moreno convoque las elecciones

Esa confluencia no pasa por Teresa Rodríguez, líder de Adelante Andalucía. Ella, por su parte, destacó este jueves su rechazo a «relegar la defensa del pueblo andaluz y su necesaria representación en las instituciones a ningún acuerdo con ningún partido de izquierdas o de derechas». Podemos espera que se estrelle en las autonómicas.

También Gavira es un moderado, al menos en las formas, respecto al que es el tono general de la dirigencia de Vox, lo que le puede perjudicar en sus aspiraciones a ocupar la cabeza de la candidatura a la presidencia de la Junta de Andalucía. Todo ello sin olvidar, además, que Vox aspira esta vez a entrar en el gobierno autonómico con una vicepresidencia y varias consejerías.

En todo caso, a decisión está en manos de Madrid y Abascal no va a oficializar ninguna decisión hasta la convocatoria de las elecciones andaluzas, puntualizan fuentes de la dirección nacional, pero también dicen algo más sobre las opciones de Olona: «excepto con Santi (Abascal), en el caso de Vox, lo que tira es más la marca que los candidatos». De momento dicen no tener sondeos internos, pero sí «el pulso de la calle, que es excelente».

Lo cierto es que la marcha de Olona a Andalucía le haría un roto a Vox. No sólo es secretaria general del Grupo Parlamentario en el Congreso y portavoz adjunta, sino que su mano está tras los sucesivos recursos que han presentado al Tribunal Constitucional. Esta abogada del Estado -a la que delata muchas veces su tono de opositora- ha llevado al alto tribunal nada menos que 27 recursos, ganando algunos de calado como los que declararon inconstitucionales el primer y segundo estado de alarma.

Te puede interesar

Comentar ()