España OPERACIÓN RETORNO

El Rey emérito cumple 84 años con su regreso en el horizonte

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, visitará Emiratos el próximo 2 de febrero, avanzan a El Independiente fuentes emiratíes. La presencia de Felipe VI es, de momento, la gran incógnita

El rey Juan Carlos asiste en Abu Dabi a una exhibición de Rafael Nadal

El rey Juan Carlos asiste en Abu Dabi a una exhibición de Rafael Nadal EFE/EPA/ALI HAIDER

El Rey emérito cumple este miércoles los 84 años, lejos de la patria a la que -según traslada con insistencia a su círculo de confidentes- quiere, al menos, aproximarse. Por segundo año Don Juan Carlos celebrará su cumpleaños a 7.500 kilómetros de distancia, en el emirato de Abu Dabi, donde reside desde hace 520 días. Por primera vez desde agosto de 2020, las fechas y los acontecimientos que se avecinan parecen sonreír sus deseos de retorno.

A menos de un mes para la celebración del día de España en la Exposición Universal de Dubái, fijada para el próximo 2 de febrero, no existe aún agenda de los actos ni listado de asistentes. Ante tal acto, la presencia de Juan Carlos en Emiratos Árabes Unidos, se antoja, cuanto menos, incómoda. Fuentes emiratíes consultadas por El Independiente dan por seguro que acudirá el presidente del Gobierno Pedro Sánchez.

Las infantas Elena y Cristina han cancelado el viaje que tenían previsto este lunes a Emiratos

La presencia de Felipe VI es una incógnita que podría despejar una salida de su padre del país, que celebrará su cumpleaños sin la compañía de sus hijas, que le han visitado con frecuencia cuasi mensual y han mitigado su soledad y la distancia. El viaje de las infantas Elena y Cristina, previsto para el pasado lunes, fue cancelado sin explicación, informa Vanitatis.

Ambas usaron un periplo similar a principios del año pasado para vacunarse contra el covid-19. Son junto a los empresarios con los que goza de línea directa los principales valedores de su regreso, insistiendo en su deseo de morir en casa. El emérito mantiene un contacto telefónico con todos ellos. Una rutina diaria que compagina con hacer gimnasia o leer la prensa española a través del móvil.

Preparativos en marcha

Los preparativos para la visita de Sánchez que podría acelerar el cambio de residencia del emérito están ya en marcha. Hace una semana el presidente del Gobierno mantuvo una conversación telefónica con el príncipe heredero de Abu Dabi, Mohamed bin Zayed al Nahyan, el líder “de facto” de la federación de siete emiratos. Bin Zayed, de 60 años, ha acogido personalmente a Juan Carlos, que tiene su domicilio en una residencia privada del príncipe y se ha llegado a fotografiar en público con él en alguna que otra ocasión.

Durante la llamada, ambos abordaron la participación de España en ExpoDubái y coincidieron en la necesidad de «avanzar en las relaciones bilaterales en áreas de inversión, economía y comercio”. Se desconoce si hablaron del emérito. A diferencia del resto de países europeos participantes, España ha tenido un perfil bajo en la primera exposición universal en suelo árabe.

A finales de esta semana visitará Emiratos la ministra de Transportes, Raquel Sánchez

El único ministro hasta la fecha en visitarla fue Miquel Iceta el pasado noviembre. A finales de esta semana, la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, se unirá a la escueta lista, a la espera del desembarco de Sánchez y las dudas de Felipe VI.

Emiratos Árabes Unidos, el principal hacedor en los movimientos y conflictos que recorren Oriente Próximo, es una cotizada parada para quienes buscan inversión. Los fondos soberanos del golfo Pérsico han incrementado su caza de oportunidades en el mercado internacional desde el inicio de la pandemia. La ex titular de Exteriores Arancha González Laya recorrió la región en busca del maná emiratí o qatarí vendiendo el potencial de la economía español, con los fondos europeos a la vista.

Juan Carlos I, en Abu Dhabi viendo un partido de Rafa Nadal.
Juan Carlos I, en Abu Dhabi viendo un partido de Rafa Nadal. EFE

Un país cotizado por sus fondos de inversión

La inversión emiratí es la más importante de la península Arábiga en España con 6.000 millones de euros. Emiratos es desde 2019 el principal destino de las exportaciones españolas en Oriente Próximo. Más de 250 firmas españolas están presentes en el país. Una realidad que no es ajena a la propia exposición universal, donde empresas de nuestro país se han encargado del diseño o la construcción de pabellones, así como de la importación de materiales y tecnología.

Unos datos que justifican la visita al más alto nivel del presidente del Gobierno e incluso del Rey, hasta ahora no concretadas para evitar la inoportuna coincidencia con el emérito, que en agosto de 2020 decidió poner tierra de por medio por los problemas judiciales y la constatación de que podía perjudicar el reinado de su vástago. “Desde aquí no molesto a la Corona», confesó en “Mi rey caído”, un libro de conversaciones con la periodista francesa Laurence Debray publicado el pasado octubre. Según desveló entonces la obra, Juan Carlos ha retomado el contacto telefónico con la reina Sofía, que no consta que le haya visitado en Emiratos.

Él y sus más leales amigos alegan ahora que esos litigios han comenzado a evaporarse. En diciembre la Fiscalía suiza archivó la investigación abierta a la ex amante de Juan Carlos I, Corinna Larsen, y a los gestores de fortunas y expertos fiscales Dante Canonica y Arturo Fasana, por presunto delito de blanqueo agravado al no poderse acreditar que cometieran dicho delito al traspasar 65 millones de euros que Juan Carlos I recibió del rey saudí Abdulaziz Al Saud y entregó a la empresaria alemana.

La investigación judicial, en vía muerta

En nuestro país, las tres líneas abiertas por la Fiscalía del Tribunal Supremo enfilarán pronto el mismo camino a pesar de haber sido prolongada su investigación durante seis meses. En concreto, se trata de esclarecer el presunto cobro de comisiones por la concesión del Ave a La Meca a empresas españolas; el supuesto uso por Juan Carlos I y otros parientes de tarjetas de crédito opacas con cargo a cuentas financiadas por un empresario mexicano; y la existencia de una cuenta con 10 millones de euros a nombre del ex jefe de Estado en la isla de Jersey, un paraíso fiscal.

Las dos regularizaciones efectuadas, que la Fiscalía calificó de «voluntarias» y «espontáneas»; la inviolabilidad de la que gozaba cuando era monarca y la prescripción de otras marcan el camino hacia el archivo. El único fleco está en Londres, en la demanda presentada por Corina en un juzgado por presunto acoso, seguimiento ilegal y difamación. Primero, la justicia británica debería dirimir a lo largo de este mes si el emérito goza de inmunidad o no. La defensa del emérito arguye que “a pesar de su abdicación, es un soberano o jefe de Estado de España en el sentido de la Ley de Inmunidad del Estado de 1978” del Parlamento británico.

El desvanecimiento del horizonte judicial allana, dentro y fuera de España, sus proyectos de porvenir. Lo que trasladan sus más allegados es que su plan es, una vez abandonado Emiratos, instalarse en el norte de Portugal, cerca de la localidad fronteriza de Bayona, donde disfruta de buenas amistades. Juan Carlos, a quien le fue retirada la asignación pública en marzo de 2020, dispone, no obstante, de cuatro asistentes personales cuyo coste, tanto sueldos como viajes, es asumido por Patrimonio Nacional a petición de la Casa del Rey.

Mutismo de Zarzuela

La Zarzuela mantiene el mutismo acerca de las opciones reales del regreso del emérito y de su plácet definitivo a su ambición de establecerse a un tiro de piedra del territorio nacional. En su tradicional discurso de Nochebuena, Felipe VI hizo una velada mención al asunto al apostar por “asumir, cada uno, las obligaciones que tenemos encomendadas; respetar y cumplir las leyes y ser ejemplo de integridad pública y moral”. Su hijo le felicitará este miércoles por teléfono, según Efe. La relación entre ambos es, sin embargo, muy escasa.

Felipe VI le felicitará este miércoles por teléfono. La relación entre ambos es escasa

Su retorno complicaría, en cualquier caso, la discreción que hasta ahora ha marcado su presencia en Emiratos, un país gobernado con puño de hierro por seis familias reales en el que ningún medio de comunicación local se ha hecho eco de su “exilio”, compartido con otros ex presidentes de países que encontraron su refugio entre el lujo de los petrodólares.

Su última aparición pública se produjo el 17 de diciembre durante un partido de exhibición del tenista español Rafael Nadal, con quien compartió cena. Juan Carlos asistió al Mubadala World Tennis Championship desde el palco VIP, rodeado del financiero Borja Gervás y el vicepresidente del Círculo de Empresarios, José María López de Letona y Olarra.

Tras el contagio de Nadal y su entrenador, Carles Moyá, Juan Carlos se sometió a una prueba PCR que resultó negativa. Los achaques de salud, tras numerosas operaciones y unos problemas de movilidad que le obligan a usar bastón y realizar rehabilitación, constituyen el principal argumento de quienes le quieren de vuelta, cuanto antes. La necesidad de evitar preguntas incómodas y encuentros no deseados en la Expo, un evento internacional clave para captar la financiación emiratí, podría brindar al hombre que reinó durante cerca de cuatro décadas su mejor y más insospechado regalo de cumpleaños.

Te puede interesar

Comentar ()