España

Moncloa vuelve a la carga con la renovación del CGPJ y el cambio de interlocutores en el PP

Todo apunta a que será el nuevo vicesecretario de Institucional, Esteban González Pons, el negociador con Bolaños

Núñez Feijóo junto a Gamarra y Bendodo Europa Press

Moncloa está contando las horas para volver a abordar con el primer partido de la oposición la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), encallada, nada menos, desde diciembre de 2018. Retrasada sine die por el ya ex presidente nacional del Partido Popular Pablo Casado y con pocas esperanzas de retomarla en lo que quedaba de legislatura, el sorpresivo relevo en el liderazgo del PP abre, a juicio del Gobierno, una ventana de oportunidad para volver a intentarlo con nuevos interlocutores.

Será de nuevo el ministro de presidencia y de Memoria Democrática, Félix Bolaños, el encargado de centralizar dichas negociaciones por parte del Gobierno independientemente de que en las mismas se implique también la titular de Justicia, Pilar Llop, tal y como hizo su antecesor en el Ministerio, Juan Carlos Campo, antes de su salida inopinada del Ejecutivo en la crisis de julio del año pasado.

Del otro lado de la mesa de negociación habrá cambio de nombres. Si el alter ego de Bolaños fue el defenestrado ex secretario general del PP Teodoro García Egea, ahora la representación para cuestiones institucionales y pactos de Estado recaerá fundamentalmente en Esteban González Pons. Bien es cierto que Alberto Núñez Feijóo tiene nueva secretaria general, Cuca Gamarra, además de un coordinador, el andaluz Elías Bendodo, pero todo apunta a que será el valenciano el encargado de tratar sobre la renovación del Consejo, desde una vicesecretaría de nueva creación con peso también en la política internacional.

Bolaños se refirió a la renovación del Consejo General del Poder Judicial este viernes durante una comparecencia en Toledo con el presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García Page. Apeló el ministro a un giro de timón de los populares para empezar a ser «una oposición útil, que abandone la estrategia de tierra quemada, tóxica, del ‘no a no’ de todos los días».

«Eso -agregó- sólo se consigue llegando a acuerdos con el Gobierno para la renovación el CGPJ o para paliar las consecuencias de la guerra. Es un acuerdo de país donde por supuesto, debe estar el PP. Si no es ahora, ¿cuándo?. Los ciudadanos nos lo agradecerían». Moncloa dice estar preparada para negociar «en cuanto nos diga el PP», tras más de tres años de interinidad de un órgano que necesita mayorías reforzadas con las que abordar su renovación.

La incógnita ahora reside en si la nueva dirigencia popular estaría dispuesta a partir de lo ya negociado o prefiere poner el contador a cero. Bolaños y García Egea estuvieron apunto de conseguirlo en febrero y en octubre del año pasado. El nombre del juez José Ricardo de Prada, -que sentó a Mariano Rajoy como testigo en el juicio de la Gürtel-, fue vetado entonces por el PP.

Reparto al 50 por ciento de los veinte vocales del Consejo

Además, se pactó el reparto al cincuenta por ciento de los veinte vocales del Consejo, de modo que el empate lo rompía el voto del presidente, a propuesta del PSOE, aunque los populares propusieron que todas las decisiones se tomaran por mayorías reforzada de 13 magistrados, lo que, en la práctica, les daba derecho de veto.

Queda por otro lado la incógnita de qué pasará con Enrique López, secretario de Justicia e Interior del PP en el equipo de Casado y otra de las piezas del PP para las negociaciones con el Ministerio de Justicia. López era el recambio en el que pensaba la anterior dirección popular para sustituir a Ayuso al frente de la Comunidad de Madrid cuando habían puesto precio a su cabeza. De momento, Feijóo sólo ha revelado unos pocos nombres de su comité ejecutivo, aunque el núcleo duro ya está claramente definido desde este domingo.

Y aunque Moncloa no se muestra demasiado esperanzada respecto a un cambio de estrategia que permita a socialistas y populares acercar posiciones en grandes cuestiones de Estado o, al menos, en aquellas que exigen el concurso de las dos fuerzas políticas mayoritarias de la Cámara, creen que el PP necesita, al menos puntualmente, «volver a ponerse la chaqueta de partido con sentido de Estado».

Cita en Moncloa

La renovación del CGPJ será otra de las cuestiones a tratar en el encuentro entre Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo, este jueves. El director de gabinete de Pedro Sánchez, Óscar López, se puso en contacto de inmediato con el equipo del nuevo líder del PP una vez fue elegido oficialmente en el congreso de este fin de semana en Sevilla. Al presidente del Gobierno se le complica la agenda de esta semana una vez que debe hacer hueco también a su visita oficial a Marruecos, aún sin fecha. La idea es retomar la relación institucional entre Moncloa y el primer partido de la oposición, prácticamente cortocircuitada.

Te puede interesar

Comentar ()