España

El PSOE andaluz a Yolanda Díaz: “Si no hay unidad de la izquierda nos vais a dar la patada a nosotros”

El PSOE-A estuvo en contacto con IU la noche del pasado viernes para seguir el proceso de confluencia de las izquierdas, a punto de naufragar por la tardanza de Podemos en dar el plácet a Inmaculada Nieto

Yolanda Díaz y Juan Espadas se saludan en presencia de Alberto Garzón y María Jesús Montero el pasado día 5 en la Feria de Abril Europa Press

El proceso de unidad de la izquierda andaluza ha tenido en vilo a los socialistas en la región cuando, aparentemente, la fragmentación podría haberles beneficiado electoralmente en la medida que les permitía atraer a una parte de ese voto huérfano de referentes. Pero como en política uno más uno no son necesariamente dos, los temores tanto en la sede de Ferraz como en la territorial de San Vicente era que esa desunión se tradujera en una desmovilización general del votante de la izquierda, una de las principales pesadillas con la que afrontan la cita del 19-J.

De hecho, el candidato socialista a la presidencia de la Junta de Andalucía, Juan Espadas, se lo trasladó a la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, cuando ésta se presentó en la Feria de Abril el pasado día 5 para apoyar a la candidata propuesta por IU, Inmaculada Nieto. Fue en la caseta del sindicato UGT, donde coincidió, entre otros, con Espadas, quien le exhortó, en una charla distendida, a que llegaran a un acuerdo so riesgo de que “me vais a dar la patada también a mí”, en alusión al peligro de desmovilización y “desánimo” del votante de izquierdas en su conjunto, según ha podido saber El Independiente de fuentes presentes en ese encuentro.

«Lo tenéis que arreglar como sea»

“Lo tenéis que arreglar como sea”, insistió Espadas a Díaz en un momento en que las posiciones de Podemos, de un lado, y de Izquierda Unida y Más País de otro, respecto a quién debía ser el candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía estaban enconadas, abiertas en canal y amenazaban ruptura.

De hecho, el pasado viernes, día en que se llegó a un pacto tan in extremis que la firma de Podemos no se pudo inscribir como parte de la coalición “Por Andalucía”, los socialistas “estuvieron con el teléfono enganchado, en comunicación directa con Unida”, informan las mismas fuentes. La falta de acuerdo provocaría “un enorme desengaño de la izquierda”, advirtieron desde el PSOE-A al coordinador general de Izquierda Unida, Toni Valero.

Y aunque en Unidas Podemos admiten que “parte de nuestro voto más moderado podría haber huido a Espadas” si las negociaciones de Podemos, Izquierda Unida, Más País y Equo hubieran naufragado, un porcentaje significativo del elector moderado socialista hubiera visto en el popular Juan Manuel Moreno “el refugio del voto útil”, aducen. Todo ello, unido al desánimo de la izquierda en Andalucía, a la que los sondeos sobre intención de voto sitúan muy, muy lejos de aspirar a la presidencia autonómica.

Espadas se ha propuesto la movilización del votante como uno de los grandes objetivos de aquí a la cita electoral de junio. Este sábado comparte mitin en Jaén con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que tiene previsto implicarse en la campaña, aunque su presencia tampoco ayudó a aumentar las posibilidades de Luis Tudanca en Castilla y León. Se tratará del primer acto de precampaña del jefe del Ejecutivo en unos comicios esenciales para evaluar la salud política de su partido en el que ha sido uno de los grandes feudos electorales del socialismo en España.

Una izquierda dividida en tres formaciones políticas

Aún así, la izquierda acudirá el 19-J dividida en tres formaciones políticas, a saber, PSOE, Por Andalucía y Adelante Andalucía, lo que les perjudica en el reparto de restos mientras afianza las posibilidades de los populares.
Izquierda Unida y Podemos aún deben definir los términos de su acuerdo, no tanto en lo que afecta a las cuestiones más políticas como económicas.

El pacto incorporaba un reparto de gastos no parlamentarios en una proporción 60/40, siendo los morados los más beneficiados. Pero una vez que jurídicamente no forma parte de dicha coalición, no tiene derecho a recibir subvenciones en función de los votos y de los escaños que consiga.

Todo un contratiempo para poder financiar la campaña electoral, porque si bien Podemos financia sus campaña a través de pequeñas aportaciones, vía crowdfunding, y no de créditos bancarios, una merma de sus subvenciones le impedirá devolver esos préstamos de particulares. En todo caso se ha impuesto la voluntad política de mantener el acuerdo político y así lo ejemplificaron este miércoles en una presentación conjunta de todas las fuerzas políticas de «Por Andalucía», si es que finalmente se pueden presentar bajo esta marca puesto que ya está inscrita en el registro de partidos políticos

Teresa Rodríguez, que se negó a ir en coalición, denuncia «los culebrones de la izquierda»

Que la imagen de división de un sector de la izquierda afecta a las opciones de todas las fuerzas de este espectro político también fue denunciado por la candidata de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, cosa curiosa viniendo de alguien que dio un portazo a la oferta de coalición que recibió de Unidas Podemos.

Rodríguez denunció ayer que «los culebrones de la izquierda» llaman al «desánimo» del electorado. «Ya está bien, vamos a dejar de desanimar al votante de izquierda y a desdramatizar», reclamó a preguntas de los periodistas en Sevilla, informa Europa Press. Y mucho tendrán que movilizar a su electorado para doblarle el pulso a los sondeos.

Te puede interesar

Comentar ()