Elecciones Andalucía Elecciones Andalucía

España

Moreno Bonilla se aferra a la moderación ante los ataques liderados por Olona

El líder del PP-A saca pecho por la gestión económica y la política social desplegada en este mandato frente a las críticas de la oposición | El PSOE dice que es el único partido que puede "frenar a la ultraderecha" pero no se abstendrá para cerrarle el paso

Los candidatos en las elecciones de Andalucía del 19-J.

De izquierda a derecha, Macarena Olona (Vox), Juanma Moreno (PP), Juan Espadas (PSOE), Juan Marín (Cs), Inmaculada Nieto (Por Andalucía) y Teresa Rodríguez (Adelante Andalucía), en el plató de RTVE. EP

El primer debate electoral no ha servido para despejar las dudas sobre posibles alianzas tras el 19-J pero sí para visualizar las críticas contra la gestión realizada por el bipartito PP-Ciudadanos en estos tres años y medio con la candidata de Vox como ariete. Macarena Olona se ha mostrado especialmente dura con el líder del partido al que señalan las encuestas como favorito (Juanma Moreno) y con el que, en función de los resultados que depare la cita, tal vez tenga que sentarse a negociar para formar gobierno.

TVE ha celebrado en la noche de este lunes el primer debate con los candidatos de los seis partidos -Juanma Moreno (PP), Juan Espadas (PSOE), Macarena Olona (Vox), Inmaculada Nieto (Por Andalucía), Juan Marín (Ciudadanos) y Teresa Rodríguez (Adelante Andalucía)- que más opciones tienen de obtener representación en los comicios autonómicos del próximo 19 de junio. El segundo coloquio tendrá lugar en un plató de Canal Sur Televisión en la noche del próximo lunes, seis días antes de que se lleve a cabo la votación.

Sin quitarse en ningún momento el traje de moderado, clave para poder atraer a miles de electores de centro-izquierda para no tener que depender de Vox, Juanma Moreno ha sido la «diana» de las críticas del resto de candidatos a excepción de su socio hasta ahora Juan Marín, que directamente ha abogado por reeditar el pacto suscrito a finales de 2018. Moreno Bonilla ha desempeñado el papel de Susana Díaz hace tres años y medio, cuando él aspiraba a desgastarla para llegar a San Telmo.

El líder del PP-A pedido el voto «a la mayoría de los andaluces serenos» para «seguir avanzando» en lugar de «volver a la casilla de salida» tras hacer una defensa de la gestión económica y social ejecutada en esta legislatura, marcada por la pandemia del coronavirus. Su gran adversario, el socialista Juan Espadas, ha hecho un llamamiento a la movilización del «voto progresista» -después de que 400.000 electores se quedara en su casa en 2018, clave para que Susana Díaz perdiera San Telmo- y se ha presentado como la fuerza política «útil» para «parar a la derecha».

Cuando se presagiaba que el mayor enfrentamiento dialéctico sería entre el presidente de la Junta de Andalucía y el líder del PSOE, la candidata que se ha mostrado más dura ha sido la de Vox, acostumbrada a confrontar con el Gobierno de Pedro Sánchez cada semana en la sesión de control en el Congreso en su condición de portavoz adjunta. Olona ha arremetido duramente contra la gestión de PP y Ciudadanos en esta legislatura -bipartito al que su formación ha apoyado tres presupuestos y cuya negativa a respaldar el de 2022 fue el desencadenante para el adelanto electoral- y también contra el PSOE por los 37 años en que ostentó el poder en Andalucía.

«Gestionar el cortijo socialista»

La cabeza de cartel de Vox ha acusado a Moreno Bonilla y a Juan Marín de «traicionar» a los votantes que apostaron por el cambio en diciembre de 2018, al tiempo que los ha acusado de limitarse a «gestionar el cortijo socialista». «Han vivido muy cómodos», les ha reprochado. «¿Sabe usted lo que es gestionar una pandemia para ocho millones y medio de andaluces?», le ha replicado Marín.

Esos reproches los ha realizado Olona en el tercer y último tramo del debate, en el que se ha debatido en torno a la financiación autonómica, regeneración democrática y pactos poselectorales. Pero ha sido la tónica que la candidata de Vox ha mantenido durante las casi dos horas que ha durado el coloquio a seis.

El momento más tenso ha sido por sus alusiones a la «violencia intrafamiliar» -expresión que utiliza Vox en lugar de violencia machista- y por la «criminalización del hombre», así como por su defensa de que hay que expulsar a los migrantes que se encuentren en situación irregular. Esa intervención ha sido calificada de «racista» y «xenófoba» por parte de Espadas, que ha pedido el voto a las mujeres -entre otros segmentos de población concretos- para cerrar el paso a Vox y que no pueda imponer estas políticas.

Olona dice que la gestión de la pandemia por parte de Moreno Bonilla es «hiriente» para jóvenes, familias y agricultores

En este contexto, Teresa Rodríguez ha llamado a Vox «brazo político del terrorismo machista» y ha señalado la responsabilidad de Moreno Bonilla por estar «alimentando a la bestia», después de que su consejero de Salud y Familias haya asumido la terminología de Vox al referirse a la «violencia intrafamiliar». «Si no fuera por el feminismo no estaría hoy usted aquí», le ha censurado la candidata de Adelante Andalucía, que ha criticado que Vox tenga la costumbre de «enfrentarse a los más débiles» y no a las grandes empresas del «oligopolio eléctrico».

El presidente de la Junta de Andalucía y su hasta ahora socio Juan Marín han sacado pecho por la gestión económica realizada en esta legislatura. Así, Moreno Bonilla ha subrayado que se hayan creado más de 165.000 empleos, que las exportaciones andaluzas superen ya los 34.000 millones de euros, que se haya creado un nuevo entorno para la inversión y que se haya incrementado la recaudación por la bajada fiscal que se ha aplicado y la llegada de 280.000 nuevos contribuyentes. «Andalucía necesita un gobierno que quite tapones y nudos», ha insistido Moreno Bonilla, que ha pedido renovar la confianza de los ciudadanos para seguir llevando a cabo reformas y que se pueda seguir «avanzando con el esfuerzo de todos».

Caída del paro

En esta línea, Marín ha recordado que Andalucía contaba con más de un millón de parados en 2018, ha destacado que la tasa de paro ha caído por debajo del 29 % «por primera vez desde 2008» y ha llamado la atención sobre el avance constatado en otros parámetros, como haber superado a Cataluña en número de autónomos o los pasos que se han dado en materia de simplificación administrativa. «No nos conformamos», ha dicho Marín, que ha recordado que su formación aboga por bonificar un 30 % la cuota a los autónomos mientras el Gobierno de Pedro Sánchez pretende «subirla».

Frente a esta defensa de la labor realizada durante los últimos tres años y medio, el resto de candidatos se ha mostrado crítica con la gestión del bipartito. Así, Espadas ha incidido en que «hay más pobres» en Andalucía que cuando su partido salió de San Telmo y en que ha habido una «pérdida de calidad en los servicios públicos», al tiempo que ha lamentado que haya 20.000 empresas menos «inscritas en la Seguridad Social» y que la rebaja fiscal de la que se ufana Moreno Bonilla beneficia tan sólo «al 1 % de los andaluces». En varias ocasiones, el candidato socialista ha mantenido que la rebaja impositiva de PP-Cs se traduce en cinco euros al mes para la mayoría de los andaluces y ha acusado al líder popular de beneficiarse de las medidas adoptadas por Pedro Sánchez.

Espadas dice que el PSOE es el único que puede «frenar a la ultraderecha» pero no se abstendrá para cerrar el paso a Vox

Juan Marín ha negado las cuentas de Espadas y ha subrayado que el «impuesto más caro» que han pagado los andaluces ha sido la «corrupción» durante casi una década de gobiernos socialistas, como ha puesto de manifiesto la condena a los ex presidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán por su responsabilidad en la ideación, implantación y mantenimiento del procedimiento con el que se repartieron las ayudas a prejubilados y empresas con cargo al denominado fondo de reptiles (caso ERE).

Por su parte, Inmaculada Nieto ha defendido que las «recetas» del bipartito están «fracasadas» y se basan «en el ladrillazo y el pelotazo de hace una década» y la «depredación del medio ambiente» mientras ha aplaudido las medidas adoptadas por la vicepresidenta Yolanda Díaz, como potenciar la potenciación de la contratación indefinida. La líder de la coalición Por Andalucía (Izquierda Unida, Podemos, Más País Andalucía, Equo, Alianza Verde e Iniciativa del Pueblo Andaluz) ha afeado al PP que votara en contra de la reforma laboral y ha censurado que tenga «el dinero guardado» en lugar de movilizar ayudas para los autónomos, invertir en transición ecológica, apostar por las universidades públicas y la innovación tecnológica, y acabar con la precariedad laboral.

Entretanto, Teresa Rodríguez ha considerado «necesario» un cambio de modelo productivo que permita que la economía andaluza no dependa ni del turismo, ni de las exportaciones ni de tener más trabajadores autónomos. La cabeza de cartel de Adelante Andalucía reclama un plan de industrialización sostenible y no ha pasado por alto que 12 de los 15 pueblos más pobres de España se encuentren en Andalucía.

«Insulto» a los hogares andaluces

A este coro de críticas se ha sumado abiertamente Olona, para quien los datos exhibidos por Moreno Bonilla -éste se ha apoyado en carteles con las magnitudes más positivas- son un «insulto» a la realidad de los hogares andaluces. En su opinión, el bipartito «ha permitido» que la crisis provocada por la pandemia la hayan sufrido «los de siempre» bajo el «mito» de la gestión, aireada -en su opinión- gracias a los «millones de euros» invertidos en los medios de comunicación en publicidad institucional.

«Sus aires triunfalistas», le ha dicho al presidente de la Junta de Andalucía, «son hirientes» para los 36.000 dependientes andaluces que fallecieron el pasado año sin percibir la prestación, para los jóvenes «condenados a la pena de destierro», para los agricultores y para las familias. Éstas, ha subrayado, serán el centro de las políticas si Vox gobierna.

Tras afearle que hiciera pinza con el PSOE en el Parlamento para no apoyar el presupuesto de 2022, Macarena Olona ha mantenido que Vox no respaldó las cuentas presentadas para este porque se cometía un «fraude», ya que -según ha explicado- se incluyeron mil millones del ‘fondo covid’ y el Ministerio de Hacienda y Función Pública ya había dicho en verano que no se podía consignar esa partida en el presente ejercicio presupuestario por la menor incidencia de la pandemia.

Teresa Rodríguez dice que Vox es «el brazo político del terrorismo machista» y acusa a Moreno Bonilla de «alimentar a la bestia»

«¿Cómo puede decirle a los andaluces que la excusa de haberse limitado a gestionar la herencia socialista es la pandemia? ¿Usted sabe lo que han hecho todos ellos, con el apoyo de Ciudadanos y su abstención en no pocos casos, para que salieran adelante las medidas totalitarias que se han impuesto a los españoles con esta pandemia, cómo se ha avanzado en la agenda ideológica sectaria en el Congreso de los Diputados? ¿Usted puede decirle a los andaluces que la pandemia ha sido excusa para el gobierno social-comunista a la hora de imponer una agenda ideológica que ha arrollado por completo los derechos y libertades de los españoles?», le ha dirigido a Juanma Moreno.

En el bloque de política social, el jefe del Ejecutivo andaluz ha destacado el incremento en inversión sanitaria y en la contratación de profesionales que ha llevado a cabo su gobierno desde 2018 tras la «pésima herencia» recibida, al tiempo que le ha recordado las mareas blancas contra Susana Díaz en Granada durante el otoño de 2018. Esa contestación fue una de las claves de que el PSOE no revalidara el gobierno tras las elecciones celebradas hace tres años y medio.

Moreno Bonilla ha reaccionado así después de que Espadas le reprochara que Andalucía ocupe la penúltima posición en gasto sanitario por habitante y que un persona -según el caso que ha expuesto- necesite actualmente «16 meses» para que le corrijan un problema de corazón. «Esa no es la necesidad pública que necesitan los andaluces», ha dicho el líder socialista, que afea al presidente de la Junta que la «mejor propuesta» que se le haya ocurrido haya sido ofrecer wifi y televisión en las habitaciones hospitalarias.

«Desmantelar el estado del bienestar»

Las críticas de Espadas y Teresa Rodríguez también las ha repelido el líder de Ciudadanos. Éste ha recordado que, cuando iba a ser investido el bipartito a principios de 2019, tanto PSOE como Adelante Andalucía «rodearon el Parlamento» andaluz supuestamente porque el nuevo Ejecutivo iba a «desmantelar el estado del bienestar». A este respecto, Marín ha recordado que hoy se dedica el 5,5 % del PIB andaluz a educación, que se ha equiparado el salario de los docentes al de la media nacional, que se ha reducido la lista de la dependencia a la mitad y que se han aumentado en 30.000 las plazas para formación profesional.

En materia de posibles alianzas poselectorales, Espadas ha dicho que el PSOE es el único partido que puede «frenar a la ultraderecha» y ha dejado claro que no se abstendrá para favorecer la investidura de Juanma Moreno, al que la mayoría de las encuestas sitúan a unos escaños de lograr la mayoría absoluta (55, en el Parlamento andaluz). «Ningún voto progresista se puede quedar en casa», ha defendido el candidato socialista, que ha pedido el apoyo autónomos, jóvenes, mujeres, agricultores, ganadores, emprendedores…

Ciudadanos se ha mostrado partidario de reeditar el pacto con el PP y se ha desmarcado tanto de Vox -por no creer en las comunidades autónomas- como del PSOE, al que ha reprochado que quiera subir el Impuesto de Sucesiones y Donaciones si vuelve a gobernar nuevamente y que no haya reclamado a Pedro Sánchez un reparto equitativo de los fondos europeos para la recuperación.

Por su parte, el actual presidente de la Junta de Andalucía ha apelado «a la mayoría de los andaluces serenos» y «con sentido común» que están en la «centralidad» para no regresar a las políticas desarrolladas por el PSOE «durante cuatro décadas». En la noche del próximo 19 de junio se despejarán las dudas. Antes, el próximo lunes, los seis candidatos volverán a debatir en televisión.

Te puede interesar

Comentar ()