España

La llegada de migrantes cae un 41,5% en verano tras la nueva sintonía con Marruecos

Interior cifra en 9.126 los inmigrantes irregulares que llegaron a España entre julio y septiembre, un volumen muy alejado de los 15.596 contabilizados en el mismo periodo de 2021 | El descenso acumulado en los nueve primeros meses es del 19,3%

Un barco de Salvamento Marítimo tras rescatar a 31 inmigrantes cerca de Barbate (Cádiz).

Un barco de Salvamento Marítimo tras rescatar a 31 inmigrantes cerca de Barbate (Cádiz). EP

La llegada de inmigrantes en situación irregular a España durante el pasado verano descendió un 41,5 % en relación con el mismo periodo de 2021, situándose la cifra por debajo incluso del volumen registrado durante el año en que se declaró la pandemia por el coronavirus. La bajada coincide con el restablecimiento de relaciones con Marruecos tras el viraje del Gobierno de Pedro Sánchez en la posición que el país había mantenido históricamente sobre el Sáhara Occidental.

De acuerdo con el último informe publicado por el Ministerio del Interior, el número de migrantes llegados a España por vías marítima y terrestre entre julio y septiembre de este año ascendió a 9.126, lejos de los 15.596 contabilizados en el mismo trimestre de 2021. El desglose es el siguiente: 2.647 en julio, 2.289 en agosto y 4.190 en septiembre.

La cifra es ligeramente inferior a la del verano de 2020 (10.499) y se sitúa también por debajo de las que se registraban antes de la pandemia: 12.417 en 2019 y 22.228 en 2018, año éste en que Canarias sufrió una de las mayores presiones migratorias desde la conocida como crisis de los cayucos en 2006.

Si el análisis se amplía a los nueve primeros meses, el descenso es del 19,3 %. Expresado en cifras absolutas, 5.532 personas menos llegaron a España en situación irregular (23.197 frente a 28.729), registrándose 464 embarcaciones menos en dicho periodo. El archipiélago canario, con 12.506, soportó el 58,91 % de toda la presión migratoria entre enero y septiembre.

La reducción se produce en un contexto de normalización de las relaciones entre España y Marruecos tras la crisis diplomática derivada de la decisión del Ejecutivo de coalición de acoger en un hospital público de Logroño al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, para que fuera tratado de Covid19. Una llegada que irritó a Rabat, que no dudó en utilizar la inmigración -como demostró con la entrada masiva en Ceuta de mayo de 2021– como arma de presión hacia España.

Sin desglose de nacionalidades

El pasado 15 de junio, al término de una reunión mantenida en Madrid con su homólogo alauí (Abdelouafi Laftit), el ministro Grande-Marlaska destacó «el trabajo conjunto diario» entre las fuerzas de seguridad de ambos países en la lucha contra las mafias que trafican con personas o las operaciones contra el narcotráfico y el terrorismo, al tiempo que agradeció la «excelente labor» que las policías de Marruecos y España están realizando en lo referente a la gestión de los flujos migratorios.

Las estadísticas quincenales que ofrece Interior se limitan a reseñar el número de migrantes llegados a la península, a las islas y a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, diferenciando entre vía terrestre y marítima. No se ofrecen datos sobre las nacionalidades de los migrantes, lo que impide conocer con detalle cuál ha sido el comportamiento de las distintas rutas utilizadas por las mafias para los traslados.

Fuentes conocedoras del fenómeno migratorio consultadas por este periódico no tienen dudas a la hora de vincular el descenso en la llegada de inmigrantes con el comportamiento más firme de Marruecos tras reconducirse la crisis abierta con España a raíz de dispensar acogida a Ghali. La incógnita es si han aumentado de forma considerable la llegada de argelinos tras la ruptura del Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación por parte del Ejecutivo de Abdelmayid Tebune en junio tras el volantazo de Pedro Sánchez en la cuestión del Sáhara Occidental.

El descenso acumulado en los nueve primeros meses del año es del 19,3%, según Interior

Durante el verano, ONG argelinas han venido informando de la llegada de numerosas pateras -con decenas de migrantes a bordo- a las costas españolas, principalmente a Almería, Murcia, Alicante y Baleares. Ello ha motivado múltiples intervenciones de rescate por parte de las embarcaciones que Salvamento Marítimo tiene destacadas en esta zona del Mediterráneo.

En relación con España, la Agencia Europea de Control de Fronteras (Frontex) certifica una reducción del 25 por ciento de las entradas en el Mediterráneo Occidental, las que proceden de Marruecos y Argelia hacia las costas andaluzas y del Levante, en los primeros ocho meses de este año. Entre enero y agosto de 2022 fueron detectadas 6.434 personas. La otra de las rutas españolas, la que proviene del sur de Marruecos, los territorios ocupados del Sáhara Occidental y Mauritania y tiene las Islas Canarias como destino, asistió a un aumento del 13%, en total 10.595 personas.

El dato difundido por el Ministerio del Interior en relación a las llegadas a Canarias entre enero y agosto es ligeramente superior al manejado por Frontex: 10.637 personas, 1.389 más que en los primeros ocho meses de 2021 (9.255). El número de embarcaciones, sin embargo, se redujo un 3,29 % (de 243 a 235).

Incremento en Europa

Efectivos de Frontex y la Policía Nacional española se han integrado un año más en la Operación Minerva, que ha logrado identificar este verano a 118 personas sospechosas de estar afiliadas a organizaciones terroristas. Durante el despliegue, que ha controlado los puertos de Algeciras, Tarifa y Ceuta, se han incautado 11 vehículos robados y 160 kilogramos de hachís.

A nivel europeo, Frontex señala que las llegadas de migrantes se incrementaron un 75 por ciento durante los primeros ocho meses de este año en comparación con el mismo período de 2021. Según los datos de la agencia, se registraron hasta 188.220 entradas de irregulares. Es el mayor aumento desde 2016. Especialmente significativas son las llegadas de la ruta de los Balcanes occidentales, con un incremento del 190 %, y Mediterráneo oriental, con un 123 %.

El personal de Frontex, del que forman parte 238 funcionarios españoles, rescató a 15.245 personas en los ocho primeros meses de este año. La agencia europea subraya que las cifras no recogen las llegadas de refugiados ucranianos que huyen de la guerra iniciada el pasado febrero. Según Frontex, 7,7 millones de ucranianos han accedido a la Unión Europea desde el comienzo de la contienda. «A su vez, un número significativo de ucranianos ha regresado a su país», estima sin cifras la entidad.

Te puede interesar

Comentar ()