España Cuarto cara a cara con Feijóo en el Senado

Sánchez esquiva contestar sobre malversación y dice que "continuará avanzando" en la "convivencia"

El presidente no da pistas sobre el cambio del delito de corrupción, aunque en su equipo insisten en que no hay nada nuevo | Reprocha al líder del PP su falta de "moderación" y "autonomía"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, responde al líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, durante la sesión de control al Ejecutivo en el Senado este 22 de noviembre de 2022.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, responde al líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, durante la sesión de control al Ejecutivo en el Senado este 22 de noviembre de 2022. EFE / KIKO HUESCA

No hay respuestas aún por parte del Gobierno sobre los dos temas que llevan persiguiéndole en la última semana: la ley del sí es sí —la doctrina oficial es que hay que esperar a lo que determine el Tribunal Supremo, una vez que ya ha hablado el fiscal general del Estado— y la hipotética reforma del delito de malversación. Este cambio del Código Penal se ha ido enfriando progresivamente, incluso por ERC, pero no está rematado por el presidente. No lo hizo tampoco este martes en la sesión de control al Ejecutivo en el Senado. Pedro Sánchez no respondió a Alberto Núñez Feijóo en su durísimo cara a cara en la Cámara alta, aunque sí prometió que su Gobierno «continuará avanzando» en la política de «convivencia» y «reencuentro» con Cataluña.

De su réplica a Feijóo era difícil colegir que los socialistas vayan a apoyar una enmienda para modificar la figura de la malversación. Es más, en su entorno lo negaron de inmediato. ERC no renuncia a que salga adelante, pero cada día ve más dificultades por el riesgo de que se cuelen por esa rendija políticos condenados por corrupción. Sánchez dejaba la carpeta abierta. A fin de cuentas, su respuesta en el Senado estaba focalizada en su interpelante, en el líder del PP, partido al que acusó de «confrontar territorios» durante 40 años de democracia «para arañar votos en el resto de España». El presidente descargó sobre los conservadores una larga retahíla de reproches: apoyaron primero al Govern de Artur Mas, llegó el primer referéndum ilegal, el de 2014, y el PP «no hizo nada», estaba «a por uvas«; en 2017 el Parlament aprobó las leyes de desconexión y el Ejecutivo de Mariano Rajoy «no hizo nada… nada legal, porque ilegalmente crearon una policía patriótica para perseguir a sus adversarios políticos». Y luego llegó el segundo referéndum ilegal, el del 1-O, y la declaración unilateral de independencia, y el PSOE y él mismo como líder del PSOE «apoyó» la aplicación del artículo 155 en Cataluña, para defender «la Constitución y la integridad territorial de España».

Durante estos cuarenta años ustedes lo único que han hecho es confrontar territorios para arañar unos votos en el resto de España»

PEDRO SÁNCHEZ, PRESIDENTE DEL GOBIERNO

Sánchez volvió a afear a los populares que no le respaldasen cuando, desalojados por la moción de censura de 2018, pasaron a la oposición. «Estuvimos con ustedes y ustedes no están con nosotros. Durante estos 40 años, lo único que han hecho es confrontar territorios para tratar de arañar votos en el resto de España. Eso lo que han hecho». El presidente insistió en que la mayoría de ciudadanos «prefiere» la Cataluña de 2022 a la de 2017, y defendió su política de distensión, su «satisfacción» de que en la comunidad «hoy prima la convivencia y no la confrontación«. «Y desde luego el Gobierno de España va a continuar avanzando en esa hoja de ruta para la reconciliación y el reencuentro. A ustedes no les importa Cataluña», espetó a Feijóo.

Fuentes de la Moncloa subrayaron posteriormente que en todo momento el líder socialista hacía referencia a la reforma de la sedición, a la proposición de ley que este jueves será tomada en consideración en el Congreso. A nada más porque «no hay más», porque esa eventual enmienda de ERC «ni siquiera está presentada ni está claro que la vaya a presentar». Es decir, que no hay voluntad por parte del Ejecutivo de dar más hilo a la cometa.

«Presume de ser un político previsible»

Pero el principal reproche con el que Sánchez percutió a Feijóo, una y otra vez, fue por su falta de «moderación«, dada la dureza de la intervención del líder del PP: «La habrá dejado en objetos perdidos junto a su supuesta autonomía política». Y ahí estaba la segunda línea de combate: presentó a un jefe de los populares atenazado y al dictado de lo que quieren otros. De hecho, mostró la portada de El Mundo de este martes, que informaba de que el PP «anima» a su jefe a ser «implacable» con el presidente en el Senado. «Señor Feijóo, presume de ser un político previsible. Y es cierto, no hay más que leer las portadas de los medios de comunicación conservadores para saber qué va a hacer y decir ese día«, le afeó.

Si usted cree que hay un problema de violencia de género, ¿por qué pacta con aquellos que la niegan o la banalizan?»

pedro sánchez, presidente del gobierno

La primera respuesta de Sánchez estuvo centrada en su defensa de la ley del sí es sí y de los derechos de las mujeres. Era la línea argumental de su partido y del Ejecutivo en las últimas horas. «Si usted cree que hay un problema de violencia de género, ¿por qué pacta con aquellos que la niegan o la banalizan?», le inquirió, en clara referencia a Vox y a la alianza trenzada en Castilla y León. «No se puede decir que se está con los derechos de las mujeres y pactar con quienes banalizan y frivolizan sobre la violencia de género. ¡No se puede!», criticó, entre los aplausos de su bancada. Después repasó la «hoja de servicios» de la derecha en la búsqueda de la igualdad, ya que se opuso al divorcio, a la ley del aborto, a la ley de igualdad o a la del solo sí es sí. Y como el PP no respalda el decreto del ministerio público, por el que pide a los fiscales que rechacen las revisiones de penas si encajan con la actual regulación, entiende Sánchez que a los conservadores «no les preocupa lo más mínimo los derechos de las mujeres».

El PP, recordó, recurrió al Constitucional algunas de esas leyes que ampliaron derechos, y no tuvo reparos, siguió, en poner «al frente» del tribunal a un «militante» suyo, a Francisco Pérez de los Cobos. «No me venga usted diciendo que no han manipulado instituciones tan importantes para la democracia como el Constitucional». Sánchez de nuevo atacó a Feijóo por continuar «incumpliendo la Constitución» al no permitir la renovación del Consejo General del Poder Judicial. «Antes de dar lecciones de constitucionalismo, cumplan con la Constitución. Antes de dar lecciones de higiene, vengan ustedes lavados«, remachó.

Sánchez y Feijóo evidenciaron, en su cuarto careo en el Senado, que no hay puentes posibles entre ambos. Que estallaron con la ruptura del Poder Judicial y que no hay manera de recomponerlos. Desde luego, no en este largo año que queda hasta las próximas generales, aunque el líder del PP espera que la «moción de censura» al presidente llegue con las autonómicas y municipales de mayo.

Te puede interesar

Comentar ()