España

De Aldama fabricó programas de ordenador para cometer estafas

La Guardia Civil un coche sin carné de puntos

El empresario y abogado, Víctor de Aldama, en una foto de archivo

El empresario y abogado, Víctor de Aldama, en una foto de archivo EFE

Víctor De Aldama ya estuvo perseguido por las fuerzas y seguridad del Estado antes de que la Guardia Civil le investigara en los últimos meses. Uno de los cabecillas de la trama que rodea a José Luis Ábalos, ex ministro del anterior Gobierno de Pedro Sánchez tiene en su haber dos antecedentes policiales.

Según el atestado de la Unidad Central Operativa (UCO) al que ha tenido acceso este periódico, De Aldama fue cuestionado por dos delitos de diferente índole. En concreto, de acuerdo a la documentación aportada por la Guardia Civil figura por un supuesto delito por conducción y otra por posible estafa.

El atestado remarca que De Aldama consta de antecedentes en la Guardia Civil por "delito de conducción de un vehículo con pérdida de vigencia de la autorización por pérdidas de puntos". Es decir, que el conseguidor de contratos y el representante de Air Europa y Globalia fue cazado por dos agentes mientras conducía un coche sin tener puntos.

El siguiente delito que consta en el historial de Víctor De Aldama es por intentar estafar a través de dispositivos electrónicos. De acuerdo a la información aportada por la Guardia Civil, el empresario fue investigado por "delito de fabricación, introducción, posesión o facilitación de programas de ordenador destinados a comer estafas".

Conviene recordar que el presidente del Zamora CF aparece como el conseguidor de la trama ya que tenía influencias en el Ministerio de Transportes y habría conseguido que los contratos acabaran siendo adjudicados a Soluciones de Gestión, la sociedad ofrecida como adjudicataria de la trama, ante la imposibilidad de crear una UTE, según apunta Hacienda.

La investigación llevada a cabo por la Guardia Civil apunta a que De Aldama se obtuvo beneficios de hasta 5,5 millones de euros por comisiones en el Ministerio de Transportes en concepto de compra y venta de material sanitario durante las primeras semanas de pandemia.

El empresario, de acuerdo al sumario al que ha tenido acceso este periódico, creó siete sociedades en Portugal para sacar de España los beneficios que habría obtenido de los contratos.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar