Elecciones Andalucía Elecciones Andalucía

Andalucía Campaña electoral del 19-J

El programa del PP para Andalucía y las propuestas de Vox y PSOE para mermar su triunfo

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, junto al presidente de la Junta de Andalucía y candidato popular a las elecciones Juanma Moreno en

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, junto al presidente de la Junta de Andalucía y candidato popular a las elecciones Juanma Moreno en un mitin en Málaga. EFE

La campaña de comicios en Andalucía está siendo anodina. En lo que llevamos recorrido desde el 3 de junio, el máximo protagonismo lo ha acaparado la determinación de con qué mayor o menor influencia ganará el Partido Popular andaluz (PP-A) y que peso obtendrá Vox y Macarena Olona para condicionar su gobernabilidad y continuidad en la Junta. Por su parte, el PSOE-A lucha por liderar el bloque de izquierdas y mantener el papel de partido de la oposición. No obstante, los programas electorales han quedado relegados a un segundo plano. Estas son las principales propuestas de los populares, la derecha radical y los socialistas en distintas materias:

Sanidad, educación, vivienda y políticas sociales

El PP-A y el PSOE-A comparten la propuesta de equiparar el salario del personal sanitario con el resto de España (el PSOE-A lo defiende habilitando un fondo de 50 millones de euros anual). Además, promocionar la salud mental (los socialistas lo detallan aumentando las plazas y los profesionales en los hospitales). De manera individual, los populares apuestan por incrementar en 150 euros la remuneración de los diplomados (personal A2) de los hospitales, agilizar la atención primaria y potenciar la asistencia telemática. El PSOE-A aboga por invertir un siete porciento del PIB andaluz en sanidad, fijar un límite de dos días de espera máximo para las citas de atención primaria, contratar ocho mil nuevos profesionales. Vox, por otro lado, únicamente apela a un refuerzo de la inversión.

En educación, el bipartidismo vuelve a coincidir en lo que respecta a la educación de cero a tres años. El PP-A habla de avanzar en la «gratuidad» de la enseñanza infantil, mientras que el PSOE-A de «universalización». De igual manera, en la equiparación salarial de los docentes con la media nacional -el PSOE-A quiere habilitar un fondo de 25 millones al año-; y en los ratios de alumnado por aula. Los socialistas sin dan cifras frente al PP-A: a una horquilla de entre 15 y 20 personas. En término de universidades, los populares quieren aumentar un diez por ciento la financiación regional para el programa Erasmus, y los socialistas invertir en la educación superior un cinco porciento mínimo del PIB autonómico. A ello, se añade la extensión de los conciertos educativos al Bachillerato por el que abogan los de Juanma Moreno. Vox habla de un «cheque escolar» y de incrementar la inversión.

Los de Olona centran sus propuestas en Vivienda a perseguir y penalizar a las mafias que ocupen. El PSOE-A, entre otras medidas, quiere limitar las viviendas turísticas en una comunidad con altas tasas de visitantes y establecer bonificaciones para el precio de alquileres justos, de acuerdo a un índice referencial por zonas. Los populares han hincapié en la gente joven: bono de alquiler de 250 euros mensuales durante dos años y un programa de ayudas a la compra garantizando un 95% la financiación hipotecaria. Como Vox quieren fomentar una campaña contra la ocupación y un plan de ‘Ecovivienda’ para la rehabilitación de viviendas y alquileres asequibles.

En políticas sociales generales, el PSOE-A quiere consolidar el Ingreso Mínimo Vital, dotar de rapidez a la atención primaria de personas con discapacidad, modernizar las residencias o luchar contra la pobreza infantil. El PP-A se alinea en dependencia con los de Juan Espadas. Quieren crear un Ingreso para la Infancia y la Inclusión compatible con el IMV y dar salida a una Ley de Familias donde se reconozcan como «estructura básica de la sociedad». Vox propone, en este sentido, «poner a la familia en el centro de todas las políticas» y primar lo «nacional» para acceder a las ayudas sociales.

Economía, empleo e impuestos

El PP-A ha enfocado en la faceta económica su punto fuerte de campaña en esa cruzada a la moderación. Defiende seguir agilizando la administración, fomentar una oferta y centros formativos para el empleo de calidad, incentivar la contratación indefinida y bonificar el emprendimiento, apoyar a las startups, digitalizar la administración y el tejido empresarial y seguir avanzando en la bajada del impuesto de patrimonio y ampliar el de sucesiones a otros miembros familiares. Asimismo, aprobar una de las medidas estrella de Moreno Bonilla: la ley de economía circular. Igual que el PP nacional, apuesta por la bajada de impuestos y la bajada del IRPF a los primeros tramos. Quiere invertir hasta un dos porciento de PIB en I+D+I, impulsar la Inteligencia Artificial, el comercio internacional o captar proyectos de alto valor añadido.

El PSOE-A quiere potenciar «una recuperación justa» y el empleo «de calidad». Espadas fomentará un Plan de Recuperación para «resetear el mercado laboral» para «reducir la precariedad laboral, la estacionalidad y el paro». Como Moreno Bonilla, impulsará el I+D+I hasta el dos porciento del PIB. Asimismo, quiere liderar la transformación ecológica alineándose con el Acuerdo de París. Para ello, por ejemplo, desarrollará planes urbanísticos y rurales dirigidos «a abaratar la factura de la luz». También hablan de una administración «más austera».

Vox, como el PP-A, propone bajadas de impuestos y mejoras de infraestructuras. Quieren la «eliminación de leyes autonómicas inútiles que solo añaden burocracia y gasto superfluo para poder aliviar a las familias». En ese sentido, «combatir el paro estructural» juvenil para que las nuevas generaciones no tengan que «desplazarse fuera». Para ello, quieren fomentar el derecho al trabajo «frente a la cultura del subsidio permanente».

Industria, energía y medio ambiente

Los populares apuestan por implantar instalaciones para generar energías renovables, fomentar las estructuras de bajas o nulas emisiones o el autoconsumo. También la eficiencia de los edificios, la movilidad sostenible y el desarrollo del hidrógeno. Los socialistas hablan de reindustrializar Andalucía de manera verde y digital, prestando una especial atención a la pesca, a la artesanía y fomentar el comercio. En definitiva, defienden una mejor calidad de vida mientras se fomenta el tejido industrial. Vox rechaza el «ecologismo radical» que «asfixia» a los diversos sectores econonómicos.

Conciliación, derechos de la mujer y feminismo

Los de Olona buscan derogar todas las leyes de género. Socialistas y populares, impulsar un Plan de Igualdad entre Hombres y Mujeres. El PSOE-A quiere eliminar el teléfono de violencia intrafamiliar -principal propuesta de Vox a Moreno Bonilla para su anterior investidura-, crear el Observatorio Andaluz de Igualdad y legislar la protección para las víctimas de violencia de género y los huérfanos derivados de ella. El PP-A quiere «velar» por el principio de igualdad salarial, fomentar la natalidad y aprobar un plan para sensibilizar sobre la violencia machista. Los populares y los socialistas, además, respaldará que se fomente el teletrabajo y los horarios para la conciliación.

Inmigración

Mientras que el PSOE-A quiere salvaguardar la igualdad social y de oportunidades. Coincide con el centroderecha para ayudar a la inserción laboral, cultural y económica de los migrantes. El PP-A habla de luchar contra el racismo y la xenofobia y de riqueza de la «diversidad cultural». Incluso, quiere que la Junta se persone como acusación «en los delitos de odio de especial gravedad».

Vox es quien más duro se muestra con la inmigración. Defiende «luchar contra la ilegal y la creciente inseguridad». «Estableceremos de una vez por todas una red de colaboración con la policía para la persecución y expulsión de los inmigrantes ilegales del territorio nacional». «Vox quiere reforzar la seguridad en los barrios y los pueblos más afectados devolviendo la tranquilidad a las familias», reza su programa de diez puntos.

Ganadería, agricultura y despoblación

En materia de campo, Vox destaca con propuestas como el endurecimiento de las inspecciones a productos extranjeros y erradicar el alga asiática. Impulsar infraestructuras necesarias para llevar agua a los productores, establecer bonificaciones al carburante y reducir las cotizaciones a la seguridad social. Sobre la despoblación, quieren fomentar el apoyo de la conservación del patrimonio histórico-artístico como reclamo para atraer turismo a las zonas rurales. También el valor medioambiental de la caza.

El PSOE-A habla de dar ayudas de más de 1500 millones de euros y asegurar la buena competencia del sector agrario en la región. Además, para combatir la despoblación, instarán a las entidades bancarias que quieran trabajar en Andalucía a mantener las sucursales en zonas rurales y acceso a internet completo en 2025 en todo el territorio. El PP-A habla de acuerdos con todas las operadoras para la conectividad 5G, la mejora de las carreteras y el incremento de la conexión entre zonas con transporte publico de simplificar las prestaciones en una única ayuda concreta. y de modernizar regadíos, puertos, embarcaderos, lonjas y flotas pesqueras.

Cultura

Los de Olona hablan únicamente de tauromaquia en términos culturales. Moreno Bonilla también, pero añade el establecimiento de unos premios de cultura, promulgar una ley de mecenazgo y potenciar y conservar el patrimonio artístico. Quiere dar ayudas a las salas de cine tras la pandemia y visibilizar a la moda como «una disciplina de primer orden». El PSOE-A, dentro de su defensa de la cultura en la región, dedica especial interés por el sector del flamenco y el folclore andaluz.

Te puede interesar

Comentar ()