América Latina | Internacional

Maduro libera al opositor Freddy Guevara y acepta que participe en la negociación

El dirigente de Voluntad Popular dice a la salida del Helicoide que hará todo lo posible por buscar una salida a la crisis

El líder chavista, Nicolás Maduro, en una reunión con dirigentes locales chavistas

Nicolás Maduro en una reunión en Caracas con candidatos chavistas a alcaldes y gobernadores.

Treinta y siete días prácticamente incomunicado. El dirigente opositor Freddy Guevara, mano derecha del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, ha salido de la prisión del Helicoide en la noche del domingo, madrugada en España. Ha dicho nada más dejar la cárcel que desconocía las circunstancias y limitaciones de su liberación.

«Todos los que han sido presos políticos van a entender que uno está realmente aislado. Hace apenas tres o cuatro días que me enteré, en el mismo día, que había salido Roberto Enríquez de la embajada, que se había iniciado un proceso en México y que hay una reconversión monetaria. La verdad es que no tengo información de lo que está pasando», ha dicho Guevara, de 35 años, quien fuera diputado de la Asamblea Nacional que estaba dominada por la oposición. Al salir del Helicoide se ha abrazado a su padre, también llamado Freddy Guevara.

Ha remarcado que está dispuesto a poner de su parte para buscar una salida a la crisis. «Hay que buscar una solución a esta crisis y yo estoy absolutamente dispuesto, a pesar de toda la situación que estamos viviendo, Venezuela necesita una solución negociada», ha remarcado.

El pasado fin de semana ha arrancado un nuevo proceso de negociaciones entre el régimen chavista y la oposición, con Noruega en el papel de facilitador y México como país anfitrión. Acordaron la agenda que habrán de negociar en las próximas semanas.

Por parte chavista suscribió el documento Jorge Rodríguez, actual presidente de la Asamblea Nacional, y por parte opositora lo hizo Gerardo Blyde, en nombre de Juan Guaidó. También estarán presentes otros sectores opositores que son partidarios de participar ya en la elecciones regionales de noviembre. El opositor Henrique Capriles defiende esta opción, mientras que Juan Guaidó es reticente.

El  un memorando de entendimiento comprende siete puntos: derechos políticos para todos; garantías electorales para todos y cronograma electoral para elecciones observables; levantamiento de sanciones y restauración de derecho a activos; respeto al Estado Constitucional de Derecho; convivencia política y social. Renuncia a la violencia. Reparación de las víctimas de la violencia; protección de la economía nacional y medidas de protección social del pueblo venezolano; garantías de implementación, seguimiento y verificación de lo acordado.

Política de puerta giratoria

El régimen ha vetado en esas conversaciones a Carlos Vecchio, representante del presidente encargado en EEUU, y ha aceptado que ocupe su puesto Freddy Guevara.

El mismo día que el Sebin arrestó a Freddy Guevara varios encapuchados hostigaron a Juan Guaidó cuando estaba en su vehículo justo en el garaje de su domicilio. Todo indicaba que le iban a detener, pero fue finalmente Guevara el arrestado.

El chavismo practica una política llamada de puerta giratoria con los presos políticos: los utiliza, en suma, como moneda de cambio, tal y como denuncia Alfredo Ramos, fundador de Foro Penal. Así pasó recientemente con el diputado Juan Requesens, que aún está bajo arresto domiciliario, un gesto que el régimen vendió como muestra de aperturismo.

Guevara, miembro de Voluntad Popular como Juan Guaidó y Leopoldo López, fue intervenido por una complicación cardiaca en 2016. En la cárcel observaron que volvía a padecer problemas de corazón, quizá producto del Covid o simplemente porque es una cuestión que a veces vuelve a aparecer. Su estado de salud también ha podido pesar en su excarcelación.

Te puede interesar

Comentar ()