En las elecciones generales del 28-A, los españoles votarán “desde las vísceras y desde el estómago”. Al menos eso es lo que pretenden los partidos políticos en el arranque de una campaña electoral que bascula “entre la resurrección de Franco” con la exhumación de los restos del dictador prometida por el Gobierno y “la polémica de los lazos y el sentimiento identitario” que intentan seguir rentabilizando los independentistas catalanes.

Para seguir leyendo Regístrate GRATIS