La corriente Izquierda Socialista en Aragón ha enviado este jueves a Ferraz por correo certificado y por email un escrito de impugnación del Comité Federal del 1 de octubre que derrocó a Pedro Sánchez. El impulsor de la iniciativa, José Ignacio Martín, coordinador de  la corriente, advierte de que acudirá a los tribunales y solicitará la suspensión cautelar del próximo Comité Federal si la nueva dirección socialista «sigue sin cogerle el teléfono» y no atiende el escrito. Denuncia, además, que la Gestora ha despedido a 21 trabajadores de la sede central del partido sin dar ninguna explicación.

Loader Loading...
EAD Logo Taking too long?

Reload Reload document
| Open Open in new tab

La impugnación recuerda que el único punto que debía aprobar el Comité Federal era la convocatoria de un Congreso Extraordinario del partido, ya que ése es su deber cuando más de la mitad de la Ejecutiva Federal se encuentra vacante, como ocurrió unos días antes por las 17 dimisiones. Además, considera que el voto secreto era el oportuno en aquella decisión, ya que afectaba directamente al cargo del secretario general -sólo se usa para elegir a personas, no para establecer posiciones políticas-, ya que el propio Pedro Sánchez había advertido de que dimitiría si perdía la votación.

Asesoría jurídica y comisión de garantías

En su escrito, Izquierda Socialista pide un informe de la asesoría jurídica del partido sobre los términos en los que se celebró el Comité Federal, así como un pronunciamiento de la Comisión Federal de Garantías. En caso de que no ocurra, «este coordinador solicitará la adopción de medidas cautelares en el juzgado que corresponda para restaurar el estado de derecho en el PSOE, si como decimos se demuestra que se han conculcado derechos fundamentales».

Hasta entonces, solicita que la Gestora se inhiba de adoptar decisiones que estén fuera de sus competencias, y que repita el Comité Federal del 1 de octubre para que se vote de forma secreta la convocatoria del Congreso Extraordinario.

Solicitan a la Gestora que se inhiba de tomar decisiones fuera de sus competencias

José Ignacio Martín explicó a este periódico que la vulneración de los derechos fundamentales se produce por un posible incumplimiento de la Ley de Partidos española, que marca que deben regirse por democracia interna. Al evitar el voto secreto se vulnera esa premisa, ya que muchos de los miembros del Comité Federal «veían peligrar su puesto de trabajo» si votaban a cara descubierta en contra del criterio de los dirigentes de sus correspondientes federaciones.

Arriesgar el cargo en la votación

«Esta situación también puede darse en el grupo parlamentario, ya que los diputados saben que no repetirán en las listas si no cumplen las directrices que les marcan sus secretarios generales. En caso de elecciones, esa vulneración se podría denunciar ante la Junta Electoral Central», explica Martín, que señala que así no se afecta sólo a los derechos de los militantes, sino también de los ciudadanos que quieran votar al PSOE.

De momento, Izquierda Socialista de Aragón dará este viernes como margen a Ferraz para que responda a su escrito, antes de acudir a los tribunales la semana próxima para intentar evitar la celebración del nuevo Comité Federal. Según señala Martín, en los próximos días podría haber nuevas impugnaciones o adhesiones de otras federaciones regionales.