Ignacio Cosidó, máximo responsable de la Policía Nacional entre finales de 2011 y 2016, ha rechazado este martes que el PP haya hecho una instrumentalización de este cuerpo y ha asegurado que a quien más están investigando las fuerzas de seguridad es «al partido de gobierno». «Aunque hubiéramos querido no habríamos podido», ha defendido.

Cosidó ha comparecido ante la comisión de investigación constituida en el Congreso para indagar en el presunto uso partidista de medios de Interior para desacreditar a políticos de otras formaciones durante la etapa de Joge Fernández Díaz como ministro del Interior, que ya declaró el pasado 5 de abril. El hoy senador en representación de Castilla y León ha negado la existencia de tramas en el seno de la Policía, ha señalado que es una institución «limpia» y no tiene constancia de que haya habido espionaje político en Cataluña.

A preguntas de los comisionados, el ex director general de la Policía ha asegurado que desconocía la existencia de las reuniones entre Fernández Díaz y el entonces director de la Oficina Antifraude Cataluña, Daniel de Alfonso, en la sede del Ministerio hasta que el diario Público desveló el contenido de esos encuentros en la recta final de la campaña electoral de las generales del 26-J.

El ex director niega la existencia de «tramas» en la Policía y sostiene que es una institución «limpia»

En este punto, el diputado del PNV Mikel Legarda le ha preguntado si, tras tener conocimiento por los medios de esas conversaciones, no le pidió explicaciones al entonces Director Adjunto Operativo (DAO) y subordinado, Eugenio Pino, por ser la persona que había propiciado las reuniones entre Fernández Díaz y De Alfonso. «Cuando el DAO hace gestiones directamente con el ministro no es apropiado pedir explicaciones», ha justificado.

Cosidó tampoco ha descartado completamente que las grabaciones se promovieran desde el propio Ministerio del Interior con el argumento de que es «erróneo» descartar alguna hipótesis en cualquier investigación y ha asegurado que desconoce quién pudo hacerlo. El ex director de la Policía suscribe «al 100%» el informe elaborado por la Comisaría de Policía Judicial aunque no concluya quién llevó a cabo la grabación.

En una entrevista concedida a El Mundo, Pino reconoció que «en Interior hay salas donde se graba todo para que conste la postura de cada cual» y consideró que el «problema es el custodio». En su opinión, la filtración del contenido se hizo para perjudicar a Fernández Díaz, cabeza de lista por Barcelona en las generales del 26 de junio.

Cuando el DAO hace gestiones directamente con el ministro no es apropiado pedir explicaciones», justifica

El ex director general de la Policía ha condenado tanto la grabación como la filtración y ha recordado que la intromisión en la intimidad de las personas es «un delito». Ello dio pie al diputado de Ciudadanos Miguel Gutiérrez a preguntarle que, si se ha cometido un delito, por qué no ni Fernández Díaz ni Daniel de Alfonso ha denunciado los hechos. Cosidó ha respondido invocando el artículo 201 del Código Penal: «Para proceder por estos delitos será necesaria la denuncia de la persona agraviada».

El compareciente ha reconocido que en la destitución del comisario principal ya jubilado Marcelino Martín-Blas como jefe de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional pesó el hecho de que Eugenio Pino perdiera la confianza en él y defendió que no hubiera sancionado al comisario ya retirado José Manuel Villarejo porque una información reservada concluyó que no había incompatibilidad entre su labor policial y su actividad privada.

Ignacio Cosidó ha hecho un detallado balance operativo, ha defendido la profesionalidad de los funcionarios policiales y ha proclamado que la imagen del cuerpo «mejoró» después de los cinco años en los que desempeñó esta responsabilidad.