El nuevo PSOE inicia su trabajo de oposición al Gobierno del PP con contundencia. “La crispación en España la genera la corrupción del PP y la brecha social”, ha asegurado este lunes Óscar Puente, portavoz de la Ejecutiva federal y alcalde de Valladolid.

Puente ha contestado así al llamamiento del presidente del Gobierno al nuevo líder de la oposición para que no fomente la “crispación” política. En un desayuno informativo con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, Mariano Rajoy ha apelado a la “moderación, tranquilidad, concordia y buenas formas” en la política, al ser preguntado por Pedro Sánchez. En un corrillo posterior con los periodistas ha explicado que su obligación es intentar construir consensos con el líder socialista en temas de Estado, “que es lo que reclaman los ciudadanos”.

El portavoz socialista ha reclamado una reunión con el jefe del Ejecutivo para que el “nuevo líder de la oposición” pueda tratar con él asuntos nacionales, ya que en su único contacto telefónico hasta ahora ha versado sobre el desafío independentista en Cataluña. En su nueva presentación como alternativa a Rajoy, Sánchez iniciará este jueves una agenda internacional con un viaje a Bruselas.

“Pedro Sánchez no necesita que nadie le llame a la moderación. Tiene las cosas claras, pero eso no significa que no sea moderado”. “La crispación no la genera ningún líder, sino la situación del país” ha asegurado. Óscar Puente ha señalado como causa de esa crispación los casos de corrupción que afectan al PP y los “intentos de taparlo con la utilización de órganos judiciales”. En esa línea, ha reprochado el mantenimiento del ministro de Justicia, Rafael Catalá, reprobado por el Parlamento, así como el del titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, “revolcado por el Tribunal Constitucional” en la sentencia que anula la amnistía fiscal.

Puente no entiende que ambos ministros sigan en el Gobierno y que Ciudadanos lo permita. “No vamos a decirle a Ciudadanos ni a ningún partido lo que tiene que hacer, pero no entendemos qué ha exigido o conseguido a cambio de apoyar los Presupuestos un partido que se presentan como regenerador”, ha explicado.

El PSOE intentará ensayar un Gobierno con Podemos y Ciudadanos

El nuevo portavoz socialista ha insistido en negar que Sánchez tenga intención de pactar con los independentistas. “El PSOE no se plantea sustentar una alternativa de Gobierno en partidos que plantean una ruptura. Dialogará con estas fuerzas, porque el PSOE defiende el diálogo el entendimiento y una solución pactada de permanencia de Cataluña en España”, ha anunciado.

En este sentido, Pedro Sánchez mantiene su plan inicial de intentar alcanzar un Gobierno con “las fuerzas del cambio”: Podemos y Ciudadanos. “Vamos a trabajar mucho para que se levanten los vetos entre Podemos y Ciudadanos. Es posible el entendimiento en muchos ámbitos como el de la regeneración democrática. Si somos capaces de entendernos en la oposición, ¿por qué no en un Gobierno? Creemos que España estaría mucho mejor con un gobierno del cambio”, ha explicado.

El PSOE pretende iniciar así su ‘ensayo’ de colaboración con las “fuerzas del cambio” en un nuevo espacio de coordinación parlamentaria que pretende ir derogando las leyes del Gobierno de Rajoy, tal y como anunció el domingo en su discurso de proclamación Pedro Sánchez. Si esa “dinámica parlamentaria alternativa” funciona, el PSOE se plantearía la posibilidad de presentar una moción de censura.

En su primera Ejecutiva Federal, el PSOE ha propuesto a Margarita Robles como portavoz parlamentaria y ha restado gravedad al hecho de que no acatara la abstención en la investidura de Mariano Rajoy. “Tiene solvencia y autoridad moral. Además, destaca por su compromiso con la Justica con mayúsculas a lo largo de su carrera”, ha defendido. “La abstención en la investidura fue en situación excepcional, por lo que hay que quitarle gravedad a esa indisciplina”, ha añadido.

Abiertos a la bicefalia en los territorios

La nueva Ejecutiva del PSOE sigue defendiendo que los militantes tengan la última palabra en la elección de los secretarios generales, incluso en los territorios donde ostentan Gobierno. Esta postura pone en riesgo el liderazgo interno de los presidentes de comunidades como Asturias, Comunidad Valenciana, Castilla La Mancha o Aragón, cuyos barones se han empleado a fondo para desalojar a Sánchez de Ferraz e impedir su vuelta.

En esta línea, Puente ha señalado que Ferraz no ve inconvenientes en la existencia de bicefalias en los territorios, y que el presidente de las comunidad no sea el secretario general. “Una cosa es el liderazgo del partido y otra el institucional. No veo ningún problema, será una reflexión que habrá que hacer a posteriori quien esté en esa situación, no la Ejecutiva federal, que es ajena a lo que se vaya desarrollando en los territorios”, ha explicado.