El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, comparecerá de forma urgente este miércoles a las 9:00 horas en el pleno extraordinario del Congreso de los Diputados, que ha sido convocado exclusivamente para que el líder del Ejecutivo dé explicaciones por el caso Gürtel y la presunta financiación ilegal del PP, después de que el pasado julio tuviera que declarar como testigo en la Audiencia Nacional con el mismo objetivo.

La presidenta del Congreso Ana Pastor ha fijado la comparecencia del presidente para este miércoles a primera hora, a su vuelta de la reunión en Francia con Angela Merkel, Emmanuel Macron y Paolo Gentiloni tras los atentados de Barcelona y Cambrils.

La petición para que comparezca Rajoy fue la primera iniciativa conjunta entre Podemos y PSOE en el Congreso de los Diputados, y marca el comienzo de una ofensiva por parte del bloque de izquierda para acorralar al Ejecutivo del PP esta legislatura, con la vista puesta en una posible moción de censura. La comparecencia se produce la semana en que arranca el curso político 2017-2018 y se prevé que esta cita sea el preámbulo de los próximos meses, que estarán marcados por la tónica inquisitiva de la oposición.

La comparecencia urgente del presidente fue aprobada, además del PSOE y Podemos, con  los apoyos de los partidos nacionalistas catalanes, PdCat y ERC, y gracias al voto in extremis del PNV. Los jetzales tenían en su mano llevar o a Rajoy a comparecer en Pleno o salvarle; su posición no estuvo clara hasta final de la semana pasada, cuando dieron su sí, con la paradoja de que en las próximas semanas comenzará las negociaciones con el Gobierno para sacar adelante los Presupuestos de 2018. Ciudadanos, por su parte, optó por la abstención: consideraba que el formato de pleno facilitaba intervenciones “tipo mitin” frente al interrogatorio que podría llevarse a cabo en el seno de una comisión parlamentaria, donde la la fórmula es de pregunta-respuesta, en lugar de largas intervenciones.

La reunión de la Diputación Permanente en la Cámara Baja la semana pasada se saldó además con las comparecencias urgentes de cinco ministros, que tendrían que dar explicaciones por diferentes asuntos antes del próximo viernes. La titular de Defensa, María DOlores de Cospedal, el de Fomento, Iñigo de la Serna, de Justicia, Rafael Catalá, de Interior, Juan Ignacio Zoido, y la ministra de Empleo, Fátima Báñez, tendrán que desfilar estos días por sus respectivas comisiones parlamentarias para someterse al interrogatorio de la oposición. Todos los dirigentes tendrán que dar explicaciones en la sede de la soberanía popular esta semana, aunque por lo pronto sólo está fijada la fecha en que lo hará Báñez: este martes a las 11.30 horas.

Una nueva declaración

En el pleno del miércoles, Rajoy tendrá que volver a dar explicaciones por Gürtel y la supuesta financiación ilegal de su partido en una comparecencia que fue pedida por los citados partidos después de que el jefe del Ejecutivo compareciese como testigo en el juicio del citado caso el pasado 26 de julio. Rajoy subrayó entonces que sus funciones en el partido siempre han sido meramente políticas y no contables, y negó conocer la caja B reflejada en los ‘papeles de Bárcenas’ que, dijo, son “absolutamente falsos”.

El jefe del Ejecutivo también ratificó ante el tribunal que fue él quien dio orden de dejar de contratar con las empresas de Francisco Correa -a quien negó conocer-, afirmó que “jamás” supo que se pagasen comisiones por adjudicaciones y negó haber hecho nada a favor de Luis Bárcenas pese a los SMS que intercambiaron.

El mismo día de la declaración en el juicio del caso Gürtel, Pedro Sánchez reclamó a Rajoy su dimisión “por dignidad” y Podemos anunció su intención de pedir la comparecencia urgente del presidente en el Congreso. Una solicitud que el partido de Pablo Iglesias y el PSOE acabaron presentando de forma conjunta, como lo hicieron también, en otra petición, PdeCat y ERC.