El Independiente

El PSOE reprocha al Gobierno que no impidiera las votaciones en Cataluña

Meritxell Batet, Patxi López y José Luis Ábalos conversan en el Congreso de los Diputados.

El PSOE reprocha al Gobierno su “ineficacia” a la hora de impedir las votaciones en Cataluña el 1-O. El responsable de Política Federal del partido, Patxi López, ha reclamado “inteligencia” al Gobierno a la hora de “manejar los hilos del Estado” para no conseguir el efecto contrario del buscado como ocurrió, a su juicio, el domingo.

No se impidió un referéndum ilegal y lejos de desmovilizar lo que hizo fue movilizar”, ha lamentado este martes en rueda de prensa en Ferraz. “¿Esto es manejar bien el estado de derecho, defenderlo bien? No, hombre. Lo que pedimos es que se aplique con inteligencia. Quien ha manejado los  hilos del estado de derecho lo ha hecho de la peor forma posible. Vimos gente votando en la inmensa mayoría de los colegios”, ha denunciado.

López, que ha seguido el mismo guión que Pedro Sánchez en su declaración institucional del domingo, ha censurado las “cargas policiales” aunque ha evitado expresamente calificarlas de desproporcionadas. “No pueden agradar a ningún demócrata, vamos a pedir explicaciones. Se ha hecho mal. Si lo hubieran hecho bien se habría impedido literalmente que hubiera una movilización y que la ciudadanía votara. En casi el 80% colegios se estaba votando. Eficaz no ha sido”, ha insistido, antes de acusar al Gobierno de “aumentar todavía más la participación en una movilización de desobediencia” con la actuación policial.

El PSOE se inclina por la actuación del Tribunal Constitucional en vez de usar el 155

A preguntas de los periodistas sobre la declaración unilateral de independencia (DUI) que ha anunciado la Genaralitat, la posibilidad de aplicación del artículo 155 de la Constitución reclamada por Ciudadanos o instrumentos alternativos como que el Tribunal Constitucional decrete una ejecución de sentencia que inhabilite al Govern, López ha mantenido la indefinición del PSOE. Se ha negado a referirse a esos casos hasta que se produzcan y sólo ha admitido que el PSOE estará “cómodo en la defensa del estado de derecho” si el Parlament catalán declara la independencia. De sus evasivas se puede deducir también que el PSOE se inclina más hacia la actuación del Tribunal Constitucional que sobre el artículo 155, dadas las lagunas legales sobre su utilidad a la hora de convocar elecciones.

El responsable de la política federal del PSOE ha insistido en su propuesta para afrontar la crisis catalana: un doble referéndum que suponga “un acuerdo en toda España” en vez de uno sólo en Cataluña que sirva “para que media sociedad gane sobre la otra mitad”. En concreto, el PSOE aboga por la reforma de la Constitución para que “demos acomodo a todas las sensibilidades”. Esa modificación se votaría en un referéndum nacional que daría paso a “otro acuerdo en Cataluña”, mediante la revisión de su Estatut, que se refrendaría también en otra votación regional. En su nuevo estatuto se incluirían reivindicaciones anuladas por el Tribunal Constitucional en 2010 no por motivos políticos, sino porque no tenían encaje en el ordenamiento jurídico español.

Rechaza excluir de las conversaciones a los ciudadanos representados por el PP

El PSOE rechaza cualquier legitimidad del resultado de la consulta de ayer y se niega a participar en “bloques de unos contra otros” como le reclama Podemos. En este sentido, vuelve a exigir a Rajoy, como presidente del Gobierno, “que dé una respuesta política porque es su obligación” y porque el PSOE  “quiere ver cómo se comporta”. “Esta situación de tal gravedad podemos liarnos a pedir dimisiones, mociones de censura o lo que queramos, pero lo fundamental es lo mismo: cómo nos sentamos para alcanzar un acuerdo. Excluir a una parte importante de la sociedad española no parece la solución. No vamos a caer en la trampa de unos contra otros. Necesitamos a todos los representantes de la ciudadanía española sentados para la respuesta. El PSOE ya está sentado en la mesa”, ha explicado.

Outbrain