Patxi López empieza a integrarse en la dirección del PSOE. Su experiencia como lehendakari (2009-2012) le otorga un conocimiento de la lucha antiterrorista, del uso partidista de la misma y de los movimientos independentistas que le permiten ser una voz autorizada en las cuestiones que marcan el inicio de este curso político.

Así ocurrió en la reunión de la Ejecutiva del PSOE del pasado lunes, cuando López ofreció una intervención larga y “con contenido” sobre la manifestación de Barcelona, el terrorismo y el independentismo, que muchos compañeros alabaron durante el encuentro. Hasta ahora, el también ex rival de Sánchez en las primarias socialistas había permanecido al margen de la dirección del partido, a cuyas reuniones asistía “casi de oyente”. “Por primera vez se le vio con ganas de aportar; se va integrando e implicando”, explican desde la Ejecutiva.

En este sentido, en el PSOE consideran que López y Sánchez “van digiriendo” el enfrentamiento que tuvieron por el liderazgo del PSOE, incluidas las acusaciones de “traición” al ex lehendakari por recomendar a Sánchez que dimitiera como diputado y luego presentar su propia candidatura frente a él. La tensión entre ambos se disparó durante el debate entre candidatos, cuando López le preguntó a Sánchez si sabía qué es una nación.

Tras esos desencuentros, López empieza a ejercer realmente como responsable de Política Federal del PSOE. Tras la competición interna, el secretario general integró a López en la Ejecutiva, la única concesión que hizo a las candidaturas rivales. A pesar de formar parte de la dirección socialista, ni el líder mantenía su confianza en él ni el diputado vasco parecía sentirse a gusto. Pero esa situación empieza a cambiar, según el entorno de ambos.

López se reunió el miércoles con la vicepresidenta del Gobierno en el Congreso

Pedro Sánchez ha encargado al grupo parlamentario socialista su propuesta legislativa sobre Cataluña. El líder del PSOE ha confiado a Margarita Robles, portavoz del grupo, la elaboración de la medida que se propondrá al resto de grupos, consistente en la constitución de una comisión parlamentaria no permanente que analice el modelo territorial español. En este trabajo, López se ha quedado al margen.

No obstante, el diputado vasco mantiene la interlocución con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, con la que se reunió discretamente el miércoles en el Congreso tras la comparecencia de Mariano Rajoy por el caso Gürtel. López informa puntualmente a Pedro Sánchez de esas conversaciones directamente, de forma que ni la Ejeutiva ni la dirección del grupo parlamentario conocen el contenido y alcance de esas comunicaciones, que el lunes se intensificaron con la llamada del presidente al líder de la oposición.

Tras su integración, López es de los pocos referentes alternativos a Sánchez que se mantiene en el Congreso. La marcha de Eduardo Madina y de Antonio Trevín han terminado de apaciguar el grupo socialista tras la convulsión interna que supuso la defenestración de Sánchez, la abstención en la investidura de Mariano Rajoy y el proceso de primarias. No obstante, todavía se palpan recelos entre los diputados susanistas, como se apreció en la reticencia de algunos a aplaudir a la portavoz durante su enfrentamiento a Rajoy el miércoles.

Sánchez presentará el lunes su propuesta de comisión de estudio del modelo territorial

El nuevo PSOE plasmó su nuevo modelo federal en la declaración de Barcelona, presentada en julio y basada en la declaración de Granada promovida en 2013 por Alfredo Pérez Rubalcaba para frenar el desafío soberanista y evitar el divorcio con el Partit del Socialistes de Catalunya (PSC). El pasado 14 de julio, la cúpula del PSOE y la del PSC acordaron una batería de medidas que apuestan por el carácter plurinacional de España y el reconocimiento de Cataluña como nación.

Tras su presentación en Barcelona, el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, encargó a Margarita Robles la elaboración de la propuesta de la comisión parlamentaria que debe decidir si es necesaria una reforma de la Constitución para rediseñar el modelo territorial de España.

En este contexto, el grupo ultima la propuesta de creación de una comisión de estudio no permanente, amparada en el artículo 53 del Reglamento del Congreso. En ella participarían expertos, constitucionalistas y políticos para analizar el modelo territorial español y las reformas que se pudieran acometer para conseguir un modelo federal. De las conclusiones de ese estudio saldría una propuesta concreta que podría llevar aparejada una reforma de la Constitución.

Esta propuesta pretende activar la vía política frente al “inmovilismo” que el PSOE reprocha al Gobierno. Esa apuesta por el diálogo con la sociedad catalana se produce mientras que el PSOE mantiene su apoyo al Ejecutivo para evitar el “engaño y el desafío” que supone la consulta del 1 de octubre. A pesar de su discrepancia con la gestión del conflicto por parte de Rajoy, Sánchez quiere dejar muy clara su posición dentro del bloque constitucionalista del Congreso y ofrecer sus propios intentos de solución.

El propio secretario general presentará el lunes su propuesta política para Cataluña en rueda de prensa en Ferraz tras la reunión del pleno de la Ejecutiva socialista.