El PSOE mantiene su apoyo sin fisuras al Estado de Derecho. Así lo ha vuelto a explicitar esta noche Pedro Sánchez, que ha huido de los cantos de sirena de Podemos y ha mostrado su respaldo al Gobierno de Mariano Rajoy, al que exige que “negocie, negocie y negocie hasta alcanzar un acuerdo” con el Govern catalán.

El secretario general ha insistido en que su partido antepone el interés general y la convivencia democrática en Cataluña a cálculos electorales o sus “profundas discrepancias ideológicas” con el Gobierno del PP, para facilitar una solución a la crisis que debe estar liderada por el presidente del Ejecutivo. En ese sentido, ha mostrado el “profundo desacuerdo” de los socialistas con las “cargas policiales producidas hoy” y ha mostrado su intención de pedir “responsabilidades políticas” por los cientos de heridos registrados. No obstante, ha señalado como principal responsable de esta crisis al Govern de la Generalitat.

“Nos costó mucho lograr la democracia, el respeto al estado derecho”, ha recordado Sánchez, para reprochar al “bloque secesionista” su intento de subvertir el “imperio de la ley”. La jornada de hoy ha supuesto el “fracaso de la política de ruptura” de la Generalitat y del “inmovilismo” del Gobierno central. Ha sido, por tanto, “el eplílogo de la gestión de Puigdemont y de Rajoy”, a los que ha responsabilizado de los incidentes de hoy, de los que “en ningún caso” tienen la culpa las fuerzas de seguridad.

Reprocha al Govern que haya sacado la política a las calles y haya puesto en riesgo a los ciudadanos

“Se ha consumado el fracaso del ataque al marco institucional acometido por el Govern, que se ha situado en la desobediencia y en una situación contraria al Estatut y a la Constitución”, ha afirmado, reprochando que la consulta del 1-O sólo podrían provocar la división de la sociedad catalana. “Era una consulta sin ninguna garantía que esperamos que no sirva de coartada para una declaración unilateral de independencia”, ha reiterado, mostrando sin matices el “respaldo PSOE al estado de derecho, a  sus reglas e instituciones y a la integridad territorial de nuestro país que hoy está en riesgo”.

En este sentido, ha acusado al Govern de “desacato” y de “sacar la política de la instituciones y llevarla a la calle poniendo en riesgo la convivencia y la seguridad de los ciudadanos”. Igual de duro se ha mostrado contra el Gobierno de Rajoy por “haber cerrado las puertas a la política para resolver la crisis dentro de las instituciones del Estado”. Por estos motivos, ha exigido a ambos que dialoguen y negocien. “No hacer nada es la peor forma abordar cualquier problema. El diálogo la única estrategia viable”, ha asegurado, para exigir a Rajoy que haga caso a un PSOE que “lleva años clamando en el desierto”. “Le exijo que negocie, negocie y negocie y alcance un acuerdo”, ha espetado a Rajoy. “El Gobierno ha superado todos los límites de su propia incapacidad”, ha denunciado, antes de invitar a todo el arco parlamentario a participar en esa negociación y a aceptar un proyecto de regeneración democrática.

Como apunte personal, y en respuesta a Pablo Iglesias, ha recordado que hoy hace un año que dimitió como secretario general y luego lo hizo como diputado para no abstenerse en la investidura de Rajoy, tal y como decretaba la Gestora del PSOE. Ha contrastado su renuncia personal al cargo de diputado con el ‘no’ que dio Unidos Podemos a su intento de investidura como presidente del Gobierno para evitar la vuelta de Rajoy a la Moncloa.