Política

Pedro Sánchez se apropia del discurso de Podemos: ‘Nuestra patria es la igualdad’

logo
Pedro Sánchez se apropia del discurso de Podemos: ‘Nuestra patria es la igualdad’
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y la presidenta, Cristina Narbona, junto a otros líderes socialistas, durante la reunión del Comité Federal

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y la presidenta, Cristina Narbona, junto a otros líderes socialistas, durante la reunión del Comité Federal. EFE

Resumen:

“Las causas y las banderas por las que merece la pena luchar están en la lucha contra los recortes en sanidad y educación que la derecha catalana y la española realizan por ideología”, asegura ante el Comité Federal del PSOE.

“La fractura del independentismo tapa la verdadera fractura social, la desigualdad que habita dentro de Cataluña, Madrid, Murcia o Galicia. Por eso resulta triste esa izquierda que acompaña al secesionismo de las élites frente a la solidaridad de los pueblos”, lamenta.

El PSOE se sitúa como la única opción del “cambio político” frente a la corrupción y la mala gestión del Gobierno con el rescate bancario.

Pedro Sánchez inaugura campaña electoral con un objetivo claro: hacerse con los votos de izquierdas en Cataluña primero y en España después. El líder socialista se ha apropiado del discurso de Podemos al equiparar patria con los derechos sociales, con los valores de la igualdad y la solidaridad como “banderas”. La corrupción del PP, el coste social del rescate bancario y los recortes -ejes de la retórica de Podemos en el Congreso- son sus argumentos ahora para situar al PSOE como la única esperanza del “cambio político” en Cataluña y luego en las municipales y autonómicas de 2019. Ayutamientos “del cambio” y “una izquierda con ganas de ganar”, ha anunciado.

Tras dejar clara la posición del PSOE como garante de la unidad de España con su apoyo a la aplicación del artículo 155 de la Constitución y de asumir también el concepto de plurinacionalidad de Podemos, Sánchez llama ahora a las víctimas de los recortes -“los olvidados de la crisis”- a los indignados con la corrupción del PP, a los pensionistas, a los parados y a los trabajadores precarios para que encuentren en el PSOE a “la fuerza de la sociedad”, al defensor de los “derechos colectivos” y el abanderado de la “igualdad social”.

Su discurso ante el primer Comité Federal tras las primarias del 21 de mayo ha girado principalmente sobre Podemos sin mencionarlo. “Sólo un Gobierno socialdemócrata puede responder a esa mayoría ciudadana que ha sufrido en sus carnes la austeridad y los recortes”, ha asegurado. El guión es el mismo que el lanzado el viernes en la campaña “Ahora, tu país”, del PSOE.

Sánchez ha reprochado a los que “banalizan la historia de España” y  “justifican que haya presos políticos en otros países y se lleva manos a la cabeza porque haya políticos presos en España por saltarse la ley”. “¿Qué izquierda es ésa?”, se ha preguntado, tras asegurar que “las causas y las banderas por las que merece la pena luchar están en la lucha contra los recortes en sanidad y educación que la derecha catalana y la española realizan por ideología”.

El líder socialista ha situado el patriotismo de su partido en la lucha contra la reforma laboral “que contó con el  apoyo ideológico de esta derecha que ahora llama a la huelga y a la desobediencia civil”; contra las listas de espera para la dependencia de 90.000 personas en Cataluña; contra los sueldos bajos y “el desempleo que avanza en Cataluña a ritmo nunca visto”; contra la “corrupción que hermana a la derecha española y catalana, y que encuentran su patria en paraísos lejanos”; contra los partidos que intenta controlar los medios comunicación y contra el “intervencionismo en medios judiciales” que achaca al PP y al independentismo catalán, que pretendía controlar órganos judiciales en las leyes que intentaron aprobar en el Parlament los días 6 y 7 de septiembre.

“La fractura del independentismo tapa la verdadera fractura social, la desigualdad que habita dentro de Cataluña, Madrid, Murcia o Galicia. Por eso resulta triste esa izquierda que acompaña al secesionismo de las élites frente a la solidaridad de los pueblos”, ha lamentado.

Ha insistido en que esa “otra izquierda” se creyó ese relato del franquismo y sigue atrapada en ese laberinto” de las connotaciones falsas sobre la nación española. Precisamente ésa es una de las principales reivindicaciones de Carolina Bescansa, fundadora de Podemos, a la hora de reclamar a su partido que “deje de hablar tanto a los independentistas y hable más a España“.

“Pero ésa no es la izquierda del PSOE, la izquierda de Gobierno a la que no le van a arrebatar el derecho de invocar el nombre de España”. “El país que queremos es diferente al del PP; queremos una España autonómica, no centralista ni desigual. El PSOE es el partido de la concordia, el que busca el bien colectivo y deja de lado interés partidista”, ha señalado.

En este sentido, ha apelado a las clases trabajadoras en Cataluña de cara al 21-D: “Primero se fugó el sentido común, luego las empresas y ahora ponen en riesgo de fuga miles de empleos de trabajadores catalanes. El problema de Cataluña no es España, sino sus malos gobernantes”. “Hagamos en consecuencia que el 21-D el procés sea un mal recuerdo y abramos un nuevo tiempo de concordia”, les ha invitado.

Pedro Sánchez ha afirmado que la imagen de “Puigdemont deambulando por Bruselas” demuestra que “los independentistas se han desconectado de la realidad”, dejando a una “Cataluña dividida, engañada y frustrada” porque la propia presidenta del Parlament, Carmen Forcadell, ha admitido que la DUI tenía sólo un valor simbólico. “¿Cómo se lo explica eso ahora a los trabajadores que han perdido su empleo, o a las empresas afectadas por un boicot, o a las que han tenido que buscar entornos más estables? Las grandes crisis se superan con enormes dosis de sentido común y hoy lo encarna el PSC y su primer secretario y candidato Miquel Iceta”, ha asegurado.

La herencia del PP

Por su parte, y de cara a las futuras elecciones generales, Sánchez se ha lamentado de la herencia que le dejará el Gobierno del PP. “¿Os acordáis de cuando Rajoy hablaba de la herencia que había recibido? ¿Cuál dejará él? Os la voy a decir: un rescate bancario que nos ha costado 40.000 millones de nuestro bolsillo a todos los españoles. La imagen inédita de un presidente del Gobierno en ejercicio declarando en la Audiencia Nacional por un caso de corrupción. Una crisis territorial que creció ante sus ojos sin que nada se hiciera y la terrible desigualdad de sus recortes”.

Frente a ese “legado de cenizas”, el PSOE se presenta como “la esperanza del cambio; de la España de la igualdad y las oportunidades”. “Queremos unir a la izquierda desde la centralidad política que se visualiza en el trabajo parlamentario de nuestro grupo, que es el que más iniciativas consigue sacar adelante por su capacidad de entenderse con todas las fuerzas, incluido el PP cuando es necesario”, ha afirmado.