El Grupo Popular no se quiere quedar al margen de las negociaciones con Ciudadanos, aunque las relaciones no pasen ahora, precisamente, por el mejor de los mundos con la formación de Albert Rivera. Aún así, además de los Presupuestos Generales del Estado, el Ejecutivo quiere dar un empujón a la actividad legislativa de la Cámara después de un año de sequía, y para ello el diálogo con la formación naranja se antoja fundamental. Por ello, el portavoz parlamentario, Rafael Hernando, se ha dirigido a Moncloa para que implique al Grupo Popular en unas negociaciones que no van a ser fáciles pero que pueden dar juego a los diputados populares, sobre todo de cara a los debates en el Congreso, según han explicado fuentes parlamentarias.

Todos los días hay negociaciones de proyectos de Ley y actividad en la Cámara», dicen fuentes parlamentarias

«Todos los días hay negociaciones de proyectos de Ley y actividad en la Cámara», explican los mismos medios, en contra de la idea de cierta parálisis que impide, por bloqueos mutuos, que avancen tanto los proyectos de Ley del Gobierno como las proposiciones de Ley de la oposición.

El Grupo Popular se quiere reforzar así ante los meses duros que vienen por delante con un Ciudadanos con pocas ganas de colaboración parlamentaria con el Ejecutivo y, a su vez, un Gobierno renuente en avanzar en el cumplimiento del pacto de investidura. Ya se les ha alertado de que la formación naranja «nos hará la vida imposible» en el Congreso, pero los cauces de comunicación se mantienen, aunque sea a duras penas.

LGTBI, LOREG, indultos, prisión permanente o reformas estatutarias son algunas de las cuestiones a pactar

Precisamente, entre las iniciativas legislativas que hay en el Parlamento y que tienen que ver con la tramitación de Proyectos de Ley y de proposiciones de ley de la oposición están iniciativas como las de Crédito Inmobiliario, la de Datos de Carácter personal y de orden europea, Patrimonio Natural, reforma de la LOREG sobre personas con discapacidad, LGTBI, Código de Comercio, régimen jurídico de animales, Ley del Indulto, organismos reguladores y los Estatutos de Murcia y de Canarias.

Además, el Gobierno ha anunciado la presentación de hasta cinco proyectos de Ley, que ya han pasado por el Consejo de Ministros, relativos a la polémica reforma del Código Penal para ampliar los supuestos por los que se puede condenar a prisión permanente revisable, además de otras cuatro provenientes de directivas europeas, entre ellos, la Ley de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo y la Ley Orgánica sobre la utilización de los datos del Registro de Nombres de Pasajeros para la prevención, detección, investigación y enjuiciamiento de delitos de terrorismo y delitos graves.

Se ha desarrollado también el Anteproyecto de Ley de secretos empresariales y el anteproyecto de Ley reguladora de determinados aspectos de los servicios electrónicos de confianza, que controla asuntos como la firma electrónica.

Las relaciones entre el PP y Ciudadanos pasan por el peor de los momentos

En total hay 38 proyectos legislativos, algunos de los cuales ya han consumido su plazo de presentación de enmiendas por lo que tienen que ir debatiéndose en pleno y pactándose para que prosperen. Aunque buena parte del peso de las negociaciones lo llevan los grupos, hay una vía paralela de negociación con Moncloa que es en la que quiere implicarse el Grupo Popular.

Cuenta Rafael Hernando a su favor con la «sensibilidad» de uno de los suyos, el nuevo secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, Rubén  Moreno, que hasta que sustituyó José Luis Ayllón se encargaba de la coordinación de comisiones en el Grupo Popular.

Pero los antecedentes de estos días permiten aventurar más riesgo de ruptura que de acuerdos. Al deterioro progresivo desde las elecciones del 21-D y la negativa de Ciudadanos a prestar un escaño al PP para que pudiera tener Grupo Parlamentario propio en el Parlament, se une lo ocurrido esta semana.

La cita del pasado miércoles entre delegaciones de ambos partidos para tratar la reforma electoral se saldó con el portavoz de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, reprochando a los populares que “incumplan una y otra vez” el pacto de investidura al tiempo que decía verlo en una deriva “muy extraña”, mientras que su homólogo Rafa Hernando les acusaba de «aliarse con Podemos y perjudicar al PP”.

Bronca en el Senado

Pero este jueves las cosas no hicieron más que empeorar entre los ambas formaciones. La comparecencia del gerente de Ciudadanos ante la comisión de financiación de partidos que ha montado el PP en el Senado, terminó en bronca más propia de barra de bar hablando unos y otros de «empanadas» y «cacaos mentales», «Al Capone» y discos duros. En fin, una escalada verbal a la que Mariano Rajoy ha intentado poner coto, pero no que hace más que agravarse hasta poner en duda la posibilidad de que pueda llegar la legislatura a junio de 2020 como pretende el jefe del Ejecutivo.