Política

Puigdemont recurre ante el Supremo su cese como presidente de la Generalitat

logo
Puigdemont recurre ante el Supremo su cese como presidente de la Generalitat
Puigdemont dice al rey que será bienvenido en Cataluña cuando pida perdón.

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. Europa Press

Resumen:

El ex presidente catalán Carles Puigdemont ha presentado un recurso ante la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo contra el Real Decreto 942/2017 por el que se acordó su cese como presidente de la Generalitat.

Según informan fuentes jurídicas a El Independiente, el prófugo de la Justicia ha presentado un escrito anunciando la presentación de dicho recurso ante la Sección Cuarta de la Sala Tercera.

Tras la presentación de dicho escrito, el Alto Tribunal ha dado un plazo de nueve días para la personación de “quienes tengan interés legítimo en sostener la conformidad a derecho de la resolución impugnada”.

Puigdemont fue cesado de su cargo después de que el Ejecutivo de Mariano Rajoy decidiera aplicar el artículo 155 de la Constitución española tras la aprobación de la declaración unilateral de independencia de Cataluña. El pasado 27 de octubre el Senado aprobó dicha medida en un hecho sin precedentes en la democracia española.

Se da la circunstancia de que el Tribunal Supremo ya inadmitió a trámite en diciembre del año pasado los recursos presentados por la Generalitat de Cataluña y los que fueran miembros del dicho gobierno de forma particular contra el Acuerdo del Consejo de Ministros del 21 de octubre de 2017 que puso en marcha la aplicación del artículo 155 y mandó al Senado un paquete de medidas para hacer frente al proceso independentista.

El Alto Tribunal, que también rechazó la medida “cautelarísima” de dejar en suspenso la decisión del Gobierno de Mariano Rajoy que se solicitó en sendos escritos, explicó en su auto de inadmisión la falta de jurisdicción de la Sala de lo Contencioso para estudiar dicho recurso. Sin embargo, el Supremo indicó a los recurrentes que sí podían impugnar los reales decretos por los cuales el expresidente catalán y sus consejeros fueron apartados de sus cargos en el plazo de dos meses.