Política CASO MÁSTER

Cifuentes denuncia una "cacería personal" pero no entrega el trabajo de fin de máster

La dirigente denuncia fuego ex amigo del PP de Madrid y asegura que la renovación del partido "caiga quien caiga" ha tenido un "alto coste"

Cristina Cifuentes, en el Pleno de la Asamblea de Madrid tras conocerse la presunta falsificación de notas en su máster.

Cristina Cifuentes, en el Pleno de la Asamblea de Madrid tras conocerse la presunta falsificación de notas en su máster. EFE

Cristina Cifuentes se reconoce víctima de su propio partido. La presidenta de la Comunidad de Madrid ha reaparecido después de que saliera a la luz la presunta falsificación de las notas de su máster en la universidad pública Rey Juan Carlos, y ha admitido que la «cacería» de carácter «personal» que está sufriendo proviene de fuego ex amigo, tal como adelantó El Independiente. La dirigente, que ha anunciado acciones legales contra los periodistas que publicaron estas informaciones, se ha remitido a la documentación ya aportada y no presentará su trabajo de fin de máster, tal como reclamaban los partidos de la oposición y tal como ya avanzó el PP el pasado jueves. Cifuentes volverá a comparecer el próximo 4 de abril en un Pleno convocado en la Asamblea de Madrid para explicaciones sobre el asunto.

En su intervención en abierto en el comité ejecutivo del PP madrileño, Cifuentes ha defendido que su intento de renovación del partido y la depuración que ha emprendido, «caiga quien caiga», han tenido un «alto coste», y han provocado el ataque de ex dirigentes de filas.  «En los últimos tiempos estoy siendo objeto de ataques feroces de los adversarios políticos, por parte del PP de Madrid también, ataques despiadados».

«La lucha de mi Gobierno contra la corrupción; levantar alfombras, abrir ventanas; y regenerar la vida política y las instituciones, afecte a quien afecte y caiga quien caiga, tiene un alto coste», ha defendido la presidenta, que se ha mostrado tranquila y sonriente en su intervención, retransmitida vía plasma en la sala de prensa del partido después de que la semana pasada evitara someterse a las preguntas de la prensa.

«Esta cacería política, pero también personal, no conoce de normas ni de ética, sólo de estética, porque de lo que se trata es de deteriorar la imagen del objetivo a batir, y de lo que representa», ha defendido la presidenta, que ha sacado pecho de su gestión en el partido y ha vuelto a presentarse como la impulsora de la lucha contra la corrupción en el PP. «No les importa que el Partido Popular de Madrid, durante este año, haya sido un ejemplo de transparencia y de firmeza en la lucha contra la corrupción», ha esgrimido.»Nada importa a quienes nos quieren debilitar a toda costa».

En este sentido, Cifuentes se ha referido a su comparecencia el pasado martes en el Congreso de los Diputados en la comisión de investigación sobre la presunta financiación ilegal del PP. Su llamada a declarar en el Parlamento se produjo después de que Francisco Granados le acusara directamente de conocer los entramados irregulares del partido madrileño y después de que Cifuentes interpusiera una querella contra él.

«Como sabéis, recientemente se forzó mi comparecencia en la Comisión de Investigación del Congreso, dando pábulo a unas declaraciones machistas, injuriosas, calumniosas y difamatorias, de un presunto delincuente que, por desgracia, desempeñó puestos de gran responsabilidad en nuestro partido. Una persona cuyas actuaciones y comportamientos nos avergüenzan profundamente a todos», ha detallado, acusando a los partidos de oposición de utilizar «cualquier munición para derribar al adversario político» y de lanzar «conjeturas sin fundamento, que si se hubieran dicho en la calle, hubieran sido merecedoras de una querella criminal».

Génova responde: «En el PP no hay fuego amigo»

La presidenta madrileña ha intervenido nada más y nada menos que en Génova 13, en la sede nacional del PP, después del silencio que mantuvo la cúpula del PP en un primer momento. En esta ocasión, Cifuentes ha querido sacar músculo y verse arropada por la formación, pese a que la política representa el ala más moderada del PP y habitualmente intenta proyectar la imagen de verso suelto entre los populares. En este escenario, la líder del ejecutivo madrileño ha apelado a su militancia pero ha marcado perfil, señalando que el PP de Madrid se ha «consolidado como el partido de centro que es», evitando las referencias a la derecha.

Cifuentes ha aprovechado el discurso para anunciar querellas criminales contra la periodista de eldiario.es que publicó las informaciones relativas al máster, Raquel Ejerique, y al director del medio, Ignacio Escolar. Las acciones judiciales serán personales, y no desde el PP de Madrid ni desde el Gobierno de la Comunidad de Madrid, ha señalado.

La intervención de Cifuentes se ha producido al mismo tiempo en que se reunía el Comité de Dirección del PP con la presidencia de Mariano Rajoy. Tras la reunión, el portavoz popular Pablo Casado ha mostrado el «apoyo, el reconocimiento y el cariño de la dirección nacional del PP» a Cristina Cifuentes. Sobre la posibilidad de que la polémica del máster provenga de fuego amigo, el vicesecretario general se ha mostrado tajante: «En el PP no hay fuego amigo», ha zanjado. «Este es un partido que se enorgullece de su historia y de las personas que lo conforman».

Comentar ()